Quaoar, el planeta del logro colectivo

Quaoar —pronunciado Kwawa— (50000 Quaoar / 2002 LM60) es un planeta enano en el cinturón de Kuiper, con una luna conocida. Fue descubierto el 4 de junio de 2002 a partir de imágenes obtenidas en el Telescopio Samuel Oschin en el Observatorio Palomar. Su nombre responde al dios creador de los Tongva, nativos de la zona alrededor de Los Angeles, donde se ubica el observatorio, y fue el primer cuerpo nombrado con un dios de la mitología nativa norteamericana, el otro es  Teharonhiawako descubierto en 2001 pero que recibió nombre en 2007.

Su descubrimiento y anuncio vino acompañado de gran entusiasmo dado que su tamaño inicial de unos 1260 km; era la mitad del tamaño de Plutón; en medidas más actuales su tamaño ronda los 890 km (1/3 de Plutón). Antes de la aprobación del nombre oficial se le asigno el número 50000 para conmemorar tamaño descubrimiento; un poco lo que paso con 20000 Varuna en el año 2000. Descubrimientos más grandes posteriores no tuvieron tal honor, siguiendo la enumeración según sus órbitas eran confirmadas.

En 2002, con un diámetro estimado de 1.260 km, lo convirtió en el objeto más grande encontrado en el Sistema Solar desde el descubrimiento de Plutón. Quaoar fue sustituido más tarde por Eris, Sedna, Haumea y Makemake; y el plutino Orco del similar tamaño a Quaoar; pero Quaoar era 2 ½ veces más masivo que su homologo plutino, indicando una composición más de roca que de hielo. Quaoar fue el primer objeto tras Neptuno medido directamente desde el Telescopio Espacial Hubble (HST), lo que provocó problemas de medición, por encontrase en el límite de la resolución del HST y durante el 2004 con las observaciones del HST, se sabía poco sobre las propiedades superficiales de los objetos del cinturón Kuiper, pero ahora se sabe que la superficie de Quaoar es en muchos aspectos similar a los satélites helados de Urano y Neptuno. Desde 2010 su tamaño revisado se estima cerca de los 890 km de diámetro.

El descubrimiento de su luna, en febrero de 2007, tuvo la designación provisional, S/2006 (50000)1; se les pidió a los Tongva la elección del nombre, quienes seleccionaron al dios del cielo, Weywot, primer hijo de Quaoar. Su luna permitió calcular la masa de Quaoar, dando una densidad media al planeta de 3,5 a 4,2 g/cm³; bien distinta a los mundos helados como Plutón, que ronda 1,75 g/cm³ o a Eris que tiene unos 2,30 gr/cm³; indicando una composición más rocosa que de escombros de hielo. Weywot tiene un tamaño de unos 75 km de diámetro; gira alrededor de Quaoar a una distancia de 14500 km del planeta, cada 12,4 días. Sus descubridores creen que se trata de un fragmento del planeta que quedó tras una colisión que hizo que perdiera sus capas exteriores de hielo dejando mayoritariamente las rocas, explicando así su alta densidad. El origen de la luna sigue en discusión, si se trata de elementos que se fusionaron tras el disco de escombros que dejo la colisión que expulsó las capas de hielo la órbita de Weywot sería circular, esta sin embargo es elíptica; creando más dudas que respuestas.

Se supone que Quaoar originalmente estaba cubierto por un manto de hielo que lo hacía unos 300 a 500 kilómetros más grande que de lo que es hoy, chocó con otro cuerpo del cinturón de Kuiper aproximadamente el doble de su tamaño, un objeto más o menos el diámetro de Plutón, posiblemente incluso Plutón, perdiendo así su capa de hielo. El afelio de Plutón supera la órbita de Quaoar, pero las inclinaciones de ambos cuerpos hacen que sus órbitas actuales no se crucen. La órbita de Quaoar no está afectada por Neptuno ya que no se encuentra en resonancia con el mismo, pero recibe la influencia del cercano y gran binario Plutón-Caronte. A partir de 2008, Quaoar se encuentra a sólo 14 UA de Plutón, una relación muy estrecha. La última conjunción astrológica entre ambos ocurrió durante todo el año 1997, pero Plutón estaba en su perihelio a más de 15 UA de Quaoar; la proximidad entre ambos cuerpos ocurrirá por unos años más, ya que Plutón viaja ahora hacia su afelio; pero finalmente se separan hasta encontrase nuevamente en unos 2000 años más, después de unas siete vueltas de Quaoar, otra vez cuando Plutón se encuentre nuevamente en su perihelio.

Quaoar órbita entre 41,7 UA a 45,1 UA; una órbita es casi circular y moderadamente inclinado en aproximadamente 8°, típica de objetos pequeños del cinturón de Kuiper; pero excepcional para cuerpos mayores como Varuna, Haumea y Makemake, todos con órbitas muy inclinadas y más excéntricas. Ello sigue generando dudas sobre su origen; incluso se ha especulado que podría ser un cuerpo del Cinturón de Asteroides, explicando su naturaleza más rocosa, que fue expulsado a su órbita actual por Júpiter; pero si ese fuera en caso la órbita sería mucho más excéntrica parecida a un Centauro o un Damoclito, y no circular y estable como la existente.

Quaoar es la deidad que la creación de los Tongva, una de las muchas tribus de nativos norteamericanos en el estado de California —el estado como mayor cantidad de tribus distintas en toda Norteamérica—. Al igual que en otros mitos de la creación, en un primer momento hubo caos —nada— , entonces llegó Quaoar. Viendo el vacío de la existencia empezó a bailar, girar y girar, mientras cantaba la canción de la Creación. Dios del cielo, Weywot, fue el primero en nacer; Weywot se suma a la danza y surge Chehooit, que se convirtió en la diosa de la Tierra, quien danza ahora con el dúo y nacen dos nuevas deidades, el sol (Tamit) y la luna (Moar). Cuando cada divinidad se une a las canciones y a los bailes, la canción se vuelve más compleja y el baile más complicado. Nacen luego Pamit, la diosa del mar; Manit, el señor de los sueños y visiones; Manisar, el que trae la comida y las cosechas; Tukupar Itar, el coyote del Cielo (que es también el mayor héroe en los cuentos de los nativos norteamericanos en toda Norteamérica); Tolmalok, la diosa de Shishonga (el mundo de las profundidades); todos se unen a las canciones, a los bailes y a la creación. Y finalmente crean los siete grandes gigantes que sostienen los mundos. Los Gigantes a la vez son ayudados por cuatro animales que surgen ahora: el Águila, el Pato, el Oso y la Rana; adentrándose en el mundo la Rana saca la tierra del mar oscuro y los cuatro animales bailan sin parar. Cuando toda la existencia fue creada y el mundo tenía colinas, montañas, árboles, ríos, animales y plantas, finalmente llegaron las personas; Tobohar (el primer hombre) y Pahavit (la primera mujer) que también formaron parte de la canción de esta gran creación y la danza. Tras ello Quaoar se desvaneció en la oscuridad, tal vez para regresar a donde quiera que vino originalmente.

Para los astrólogos en 2002 los planetas transpersonales: Urano, Neptuno y Plutón tenían ahora un planeta hermano más en las grandes profundidades que sólo podemos empezar a imaginar. Quaoar cambiaría la manera en que pensamos acerca de nosotros mismos, nuestra evolución espiritual, y nuestro lugar en el Universo. Astrólogos occidentales tomaron buena nota de Quaoar para incluirlo en la astrología occidental; siendo para ellos el único sistema astrológico en el mundo que acepta nuevos cuerpos planetarios y se reformula en sí para tener en cuenta los significados y la visión de cada nuevo planeta que llega; así había ocurrido con Urano, Neptuno y Plutón; poco imaginaban los astrólogos de principios de siglo que esta primera década traería a la luz a una veintena de medianos cuerpos, por no hablar de más de quinientos rocas y hielos dispersos de corto tamaño.

Quaoar no es el único planeta con nombre de dios creador, otro es Makemake, el mayor de los cubewanos y tercero en tamaño después de Plutón y Eris; Altjira, Teharonhiawako y el propio Caos se suman a este grupo de cuerpos que dieron inicio a la creación y forma al mundo. Así Quaoar pasa a formar parte de una nueva generación de mundos cuya influencia es la creación de nuevas formas de ver el universo, y una nueva compresión del mundo que nos rodea. Y en esta era de informática y telecomunicaciones Quaoar parece tener la capacidad de crear estructuras que permitan crecer la red de encuentros entre todos para hacer algo en común. Quaoar viene precedido por la creación de Wikipedia (2001), donde un colectivo disperso y sin relación se une en una meta común, o el sistema operativo Window XP (2001) que se diseño con una nueva forma usar el intenet; y aunque el origen de las redes sociales se remonta, al menos a 1995, cuando Randy Conrads crea el sitio web classmates.com; es en 2002 cuando comienzan a aparecer sitios web promocionando las redes de círculos de amigos en línea; cuando el término se empleaba para describir las relaciones en las comunidades virtuales, y se hizo popular en 2003 con la llegada de sitios tales como MySpace o Xing. Hoy hay más de 200 sitios de redes sociales. La popularidad de estos sitios creció rápidamente y grandes compañías han entrado en el espacio de las redes sociales en Internet.

Otro invisible es el sistema operativo Linux-GNU; Linux se desarrollo en 1993, justo el año que Quaoar pasa de Escorpio a Sagitario, el signo de las aspiraciones y la generosidad, y aunque el proyecto GNU viene de principio de los ochenta, la unión de ambos programas permitió que su crecimiento y desarrollo sea producto de otra red social de personas que trabajan como hormigas y sin cobrar para desarrollar el principal sistema operativo que existe en el mercado que es gratis. La posibilidad de acceso al código fuente (lo que permite personalizar el funcionamiento, auditar la seguridad y privacidad de los datos tratados), a la independencia de proveedor y la rapidez con que incorpora los nuevos adelantos tecnológicos lo hacer el más estable de los sistemas operativos, y por ello que si bien en mercado domestico lo domina Window; el 90% de las supercomputadoras y el 80% de los servidores que sirven para internet usan Linux-GNU.

Los símbolos de Quaoar son el rayo que cae en la tierra, y la letra “Q” donde la cola de la letra es dibujada como una canoa;  inicialmente la propuesta del diseñador Denis M Moskowitz fue circular, luego la modifico a una forma más angular, más propia de los dibujos de los nativos.

Saoshyant (1999 TC36), el planeta que guía de la oscuridad a la luz

1999 TC36, (47171 1999 TC36), apodado por los astrólogos como Saoshyant, es un sistema transneptuniano (TNO) compuesto por tres objetos. El cuerpo principal fue descubierto en 1999 y se trato de uno de los primeros plutinos en ser descubiertos; su tamaño de 300 a 500 km no represento mucho en su momento, con un periodo de traslación de unos 246 años, ubicándose entre las 30,5 UA a 47,9 UA, una excentricidad de 0,23 y una inclinación de 8,4° no mostraba al inicio nada para ser algo de importancia mayor. Compuesto de hielo y rocas, no indicaba nada que no fuera producto de una agrupación de escombros propio de muchos cuerpos del cinturón de Kuiper.

El cuerpo resulto ser un binario, siendo los componentes de 1999 TC36 llamados A1 y A2, estos tienen tamaños respectivos de 285 km y 265 km, separados unos 870 km, que juntos dan un aspecto mayor al real, y giran respecto al baricentro común cada 45 horas. Su luna S 2001 (47171)1 (cuerpo B), descubierta el 08 de diciembre de 2001, tiene un diámetro estimado de 140 km; transformado a este sistema binario en un plutino triple. El satélite (B) órbita a unos 7400 km al baricentro de A1+A2 cada 50 días.

Existen dos principales hipótesis sobre como se formó este sistema triple. La primera una gigantesca colisión y posterior reacreción del disco. La segunda es la captura gravitacional de tercer objeto por un binario pre-existente. El tamaño similar de componentes A1 y A2 apoya más la última hipótesis. En la actualidad sólo está 30,7 UA del Sol, y es uno de los TNO más brillante y llegará a su perihelio en Abril de 2015 iniciando así su paso por Tauro.

En la tradición zoroástrica Saoshyant, que traduce ‘quien trae regalos’, es una figura vinculada a la muerte y el fin de los tiempos. Se señalan tres salvadores futuros, uno para el final de cada período de 1000 años, que abarcan los últimos 3.000 años del mundo. Los tres nacerá de doncellas, concebidos mientras sus madres se bañaban en un lago que preservó la semilla del mismo profeta Zoroastro. El primero se llamará Hushedar, el segundo Hushedarmah, y el tercero será Saoshyant, que conducirá a la humanidad en la batalla final contra la mentira.

La historia de la concepción del Saoshyant señala que a treinta años antes de la batalla final decisiva, una doncella entrará en un lago y sentada en el agua, la niña será fecundada sin presencia de hombre. Su hijo, cuando nace, no conoce alimento de su madre, se alimentra los primeros 17 años de vegetales, los 30 siguientes de agua y luego de los últimos 10 años sólo del “alimento espiritual”.

Señala el foro de hechizosgratis.es lo siguiente:

Al acercarse el fin del tiempo, surgirá Saoshyant, el salvador. Preparará el mundo para su renovación y ayudará a Ahura Mazda (Dios) a destruir a Ahriman (el demonio). En el tiempo de Saoshyant las personas serán puras: primero dejarán de comer carne, luego leche, plantas, agua y finalmente no tendrás más necesidad de comer nada. Entonces ya no habrá más pecado… pero Az, demonio del deseo, hija de Ahriman, sentirá un hambre infinita. Se volverá su creador y tratará de comérselo; entonces Ahriman le implorará a Ahura Mazda su salvación, pero éste le expulsará de la creación por el mismo agujero que hizo para entrar en ella. Luego el tiempo llegará a su fin, y el mundo comenzará de nuevo. Saoshyant resucitará a los muertos y Ahura Mazda reunirá los cuerpos con las almas. El primero en renacer será Gayomart, primer sacerdote del fuego, luego Mashya (Eva) y Mashyoi (Adán), madre y padre de la humanidad. Todo el metal de las montañas del mundo se derretirá y todos los hombres y mujeres atravesarán el río de metal fundido y surgirán purificados de él. Para los justos, el río será como un baño en leche caliente; para los condenados, será una lenta agonía y se quemarán en sus propios pecados. El nuevo mundo será inmortal, eterno y libre de mal.

Bajo esta imagen, 1999 TC36 [Saoshyant] tiene el poder de transformar la oscuridad en luz, guiar el alma perdida a la redención, otorgar el perdón al pecador; es como aquellos grandes lideres espirituales que practicaron el perdón a los pecados y a los pecadores como una forma de guiarlos al camino de la luz. Su grifo muestra que de lo enterrado (rayas horizontales = materia / muerta / enterrada / cadaver) surge/renace al crisol de la luz, el alma (semicírculo) que busca la iluminación, trata de alcanzar y retener al espíritu (circulo = infinito = eterno).

Radamanto (Rhadamanthus), el planeta que busca la verdad

Radamanto (38083 Rhadamanthus / 1999 HX11), fue descubierto en 1999 y en su momento fue considerado un miembro de la categoría de los plutinos, por ello su nombre hace referencia a un mítico juez de los infiernos. Hoy se le ubica como otro objeto no resonante del cinturón de Kuiper, clasificado simplemente como un TNO (Objeto Trans-Neptuno); con un periodo 242 años; muy cercano a una resonancia 3:2 con Neptuno; lo que le valió esa primera clasificación. Radamanto tiene un diámetro cercano a los 200 km; su perihelio es de unas 33,2 UA y su afelio de unas 45,3 UA. Su perihelio se ubica al iniciar su paso por Géminis y su último paso por el ocurrió a finales de junio de 1948; eventos importantes en esas fechas tenemos: el Rey de Inglaterra renuncia al título de emperador de la India, el bloqueo a Berlín da inicio a la Guerra Fría, Yugoslavia se separa de la URSS y se patenta el transistor. En el momento de su descubrimiento en 1999 se encontraba iniciando su paso por Libra. Su órbita tiene una excentricidad de 0,16 y una inclinación sobre la eclíptica de unos 13°. Se encuentra con Neptuno cada quinientos años aproximadamente; el último encuentro ocurrió a fines de 1809 hasta inicios de 1810 entre 7° a 9° Sagitario, y como cosa extra también entraron en conjunción por esas fechas Saturno y Neptuno; ese fue el año que los países iberoamericanos iniciaron la lucha de su independencia de España.

En el mito Radamanto era hijo de Zeus y Europa, fue hermano de Minos, el rey de Creta y Sarpedón. Europa era la princesa fenicia de Tiro que terminaría dando su nombre al continente europeo. Según la leyenda, Zeus estaba enamorado de Europa y decidió seducirla o violarla, siendo ambas versiones casi equivalentes en la mitología griega. Zeus se transformó en un toro blanco y se mezcló con las manadas del padre de la chica. Mientras Europa y su séquito recogían flores cerca de la playa, ella vio al toro y acarició sus costados y, viendo que era manso, terminó por subir a su lomo. Zeus aprovechó esa oportunidad y corrió al mar, nadando con ella a su espalda hasta la isla de Creta. Entonces reveló su auténtica forma y tuvo el acto amoroso respectivo. Zeus le dio tres regalos: Talos, un autómata de bronce; Laelaps, un perro que nunca soltaba a su presa; y una jabalina que nunca erraba. Más tarde Zeus recreó la forma del toro blanco en las estrellas que actualmente se conocen como la constelación Tauro, es por ello que tauro se vincula con los románticos y su planeta regente es Venus.

El rey fenicio Agénor que gobernaba Tiro mandó a sus hijos: Cílix, Cadmo, y Fénix, y su esposa la reina Telefasa, que estaba embarazada, a buscar a Europa, con orden de no volver al reino, bajo pena de muerte, sin haber antes encontrado a Europa. Todos juntos comenzaron un largo viaje por mar hacia el Este, siguiendo la dirección que había tomado el toro. Fénix fue el primero en abandonar la búsqueda y fundó su reino junto al de su padre y lo llamó Fenicia, actualmente Líbano. Siguiendo la costa, continuaron hacia el norte y Cílix, el mayor, agotado, le pidió a su madre que abandonara el viaje y se quedara con él allí. Ella se negó, continuando la búsqueda y Cílix abandonó el viaje y fundó Cilicia (donde hoy es Armenia). Poco más adelante murió Telefasa al dar a luz a Fineo, este permaneció en Tracia (donde al sur de los balcanes, donde limitan Grecia, Bulgaria y la Turquía europea) y se volvió rey de la región. Cadmo cruzó al continente llegó a Grecia y el oráculo de Apolo le dijo que dejara la búsqueda y donde los dioses de indicaban construir su reino; tras seguir a una vaca, matar a un dragón —mascota del dios Ares—, y desposar a Armonía, la hija del dios Ares con Afrodita, Cadmo fundó finalmente la ciudad que fue llamada luego Tebas.

Por su parte Europa tras llegar a Creta fue desposada por Asterión, rey de la isla, quien adoptó los tres hijos engendrados por Zeus: Minos, Radamanto y Sarpedón. Y aunque la mayoría de las versiones le niegan descendencia propia a Asterión, algunos le atribuye la paternidad de Creta, una supuesta esposa de Minos. Sarpedón se levantó contra el rey Asterión y entonces fue desterrado por Minos. Sarpedón buscó refugio con su tío, el rey Cílix, en Cilicia. Combatiendo al lado de su tío, Sarpedón conquistó la región de Licia (sur este de Anatolia / Turquía) y allí gobernó como rey.

Tras la muerte del padre adoptivo Radamanto gobernó Creta antes que Minos, y dotó a la isla de un excelente código de leyes. Expulsado de Creta por su hermano Minos, que estaba celoso de su popularidad, huyó a Beocia, donde se casó con Alcmena, princesa de Micenas, madre de Heracles, que había sido expulsada por su esposo Anfitrión al conocer su infidelidad. A Radamanto se le tachó de inflexible e integro; por ello fue convertido en uno de los jueces de los muertos en el Hades, junto con Éaco y su hermano Minos. Se suponía que juzgaba las almas de los orientales (asiáticos y africanos), mientras Éaco hacía lo propio con los occidentales (europeos), teniendo Minos el voto decisivo en caso de indecisión.

Aunque es creencia popular que Dante hizo a Radamanto uno de los jueces de los condenados en la parte del Infierno de La divina comedia; en realidad Dante solo coloca como Juez a Minos, omitiendo por completo a Éaco y Radamanto. Sin embargo, Virgilio hace una breve descripción de las funciones de Radamanto como Juez de las sombras en la Eneida:

«El cretense Radamanto ejerce aquí un imperio durísimo. Indaga y castiga los fraudes y obliga a los hombres a confesar las culpas cometidas y que vanamente se complacían en guardar secretos, fiando su expiación al tardío momento de la muerte. Al punto de pronunciada la sentencia, la vengadora Tisífone (una Furia), armada de un látigo, azota e insulta a los culpados, y presentándoles con la mano izquierda sus fieras serpientes, llama a la turba cruel de sus hermanas (el resto de las furias)».

Astrológicamente, Radamanto parece funcionar como un juez que actúa como un administrador de justicia, justo, modesto y autocrítico. Radamanto, parece tener una conexión con las cosas originadas en Asia (incluyendo el cristianismo, que se originó en lo que hoy es Israel), y también parece estar relacionado con las creencias que quedan fuera de la corriente principal.

Radamanto tiene la capacidad de entender algo de otra persona, es un experto en el interrogatorio de los sujetos y tiene la capacidad de evaluar la pertinencia de los contenidos durante una entrevista o durante una prueba. El tema principal de Radamanto es obtener la verdad acerca de algo que se dejo en el pasado. Radamanto promueve una mente abierta, justa y sin prejuicios, ver el todo de la imagen, recuerda aquí a los celebres personajes Hércules Poirot y Jane Marple de Agatha Christie, o al más famoso detective de ficción: Sherlock Holmes de Arthur Conan Doyle; capaces de ver la verdad entre tantas versiones distintas que se muestran. En su aspecto negativo puede volverse critico y condenatorio; se siente perseguido y persigue; y sus acciones como juez terrible se reflejan en su símbolo, que hace referencia a la soga de un verdugo.

Huyá (Huya), el planeta de las vidas pasadas

Huyá (38628 Huya / 2000 EB173) fue descubierto por Ignacio Ferrin el 10 de marzo de 2000 con un telescopio del Observatorio de Venezuela, y recibió su nombre de un dios de la lluvia, de la etnia Venezolana Wayúu —Pueblo indígena de la Guajira— en agosto de 2003. Fue considerado el mayor y más brillante objeto transneptuniano conocido hasta esa fecha, con un diámetro estimado de 500 km, un cuarto del tamaño de Plutón. Su perihelio de 28,5 UA apunta a Escorpio, tiene un afelio de 50 UA y un periodo de traslación de 246 años, que lo ubica como un plutino. Huyá parece tener un color rojo oscuro, a semejanza de otros cuerpos del cinturón de Kuiper. Las órbitas de Plutón y Huyá son prácticamente iguales, salvo por el hecho que giran en planos distintos, el nodo ascendente de Huyá se ubica a 19° virgo, mientras que el Plutón a 20° Cáncer; y en la actualidad ambos cuerpos se encuentran separados unos 120° aproximadamente.

Breve cosmogonía Wayúu

Los Wayúu son gente de arena, sol y viento y han resistido durante siglos en la árida península de la Guajira (entre Colombia y Venezuela).

Según los mitos una primera generación estaba constituida por los “dioses”, todos fenómenos portentosos y auto suficientes, eran ellos: Maleiwa, el primero y creador de las cosas, habitaba en el cielo azul, era el firmamento —aquí equivale a Urano—; sus hermanos fueron Kaí, el dios Sol, que para muchos es la hoguera de Maleiwa que calienta al mundo y que ha existido siempre y Kashi, un dios de la Luna, que era la lampara de Maleiwa. Inicialmente trabajaron juntos pero finalmente Kaí trabajó de día y descanso en la noche, cuando trabajaban Maleiwa y Kashi. Kaí tenía una hija llamada Warattui (Claridad = Aurora) y Kashi otra hija llamada Pluushi (oscuridad = crepusculo); hijas de esta última son las estrellas.

Debajo de Maleiwa se encontraban: Mma, la Tierra y Palaa/Palachi, la mar, Mannuuya, dios de la niebla y el rocío; Weinshi, dios del tiempo, es sinónimo de eterno y uno de los tantos amante de Pulowi; finalmente Maitos o Jimatuui, diosa de la calma (sin viento); y debajo de ellos finalmente un inframundo, un mundo de cavernas y aguas estancadas poblado por seres conocidos como Akalakui, que tienen la estatura de niños pequeños, van en grupos numerosos y atacan a los hombres de muchas maneras (demonios/duendes).

Palaa/Palachi y Maleiwa serían los padres de Huyá (se lee y escribe también como Juyá) y sus hermanos, y estos llenarían el espacio entre el cielo —Maleiwa— y la tierra —Mma—; estos nuevos dioses reinaban sobre la lluvia y los vientos. El dios principal de las tormentas es Huyá, la lluvia poderosa, también llamado Wawai, el huracan; lo acompañan sus hermanos: Simirriuu, la fuerte tormenta; Iruwalaa, la lluvia copiosa; Iiwa, la lluvia incipiente, Jonoi/Joutai, la lluvia devastadora; Ommala, la lluvia fuerte y Atchaperraa, la lluvia terminante; para muchos solo son manifestaciones/nombres del mismo dios. Otros dioses del viento son: Japichikua, dios de las brisas, que desposo Iiwa, diosa de la primavera y hermana de Huyá; y Pulowi, diosa de la sequía y el viento seco, esposa de Huyá. Pulowi y Japichikua serán hijos de Mma y Maleiwa; vinculados, la primera a la tierra desértica y a la costa caribeña; y el segundo a las montañas; vientos que van hacia el mar sin humedad y que arrastran arena y polvo.

Según el mito un día Huyá empezó a caminar y conoció a Mma y se enamoró de ella; de su unión brotaban del vientre de Mma todas las plantas, que forman la segunda generación. Huyá es sinónimo por excelencia de masculinidad; se muestra ante los Wayúu de diversos modos, pero su presencia se asocia generalmente a la lluvia y a los relámpagos. Huyá representa la movilidad, recorre el mundo en forma de lluvia, representa la vida, es maestro de los cazadores, y se le asocia al frío. Cuando llegan las primeras lluvias, la tierra es fertilizada, renace toda planta muerta y se desarrolla todo lo que ya vive; un poco la imagen de Urano que fertiliza a Gaya/Gea en el mito griego. Las plantas que surgieron de la unión de Huyá y Mma tenían muchas formas y tamaños, pero todas eran quietas y no se movían. Mma se puso muy triste porque ella quería hijos que caminaran y se movieran, y fueran de un lugar a otro.

Maleiwa viendo la tristeza de Mma, creó a los animales, la tercera generación, pero estas criaturas se depredaban entre sí. Entonces, el demiurgo Maleiwa, en un momento de ira, decide perfeccionar su creación y en una cuarta generación crea a los hombres; seres conscientes y con el don de la palabra; y les da las leyes que los rigen; entre ellas asigna cada animal a una familia o clan —tótem—. Pero a media de que los hombres se dispersaron por la tierra, Maleiwa se dio cuenta que no dejó un lugar para que reinara su hija Pulowi, entonces hizo brotar del mar a la Península de La Guajira; y en ella se asentaron luego los Wayúu.

Huyá era como todo gran dios, un dios de muchas mujeres; entre ellas estaba Siichi; una joven mortal a la que Huyá embarazó con solo tocarla; de esta unión nacieron dos gemelos —un mito muy común en las culturas prehispánicas—; los chicos llamados Mayui y Ulapule crecieron y entre sus muchas aventuras vencieron a un demonio femenino que habitaba entre las lagunas.

Wolunka, era una hija de Huyá con Pulowi, y era conocida como ‘la mujer de la vagina dentada’. Wolunka disfrutaba de bañarse en las lagunas; se desnudaba y coqueteaba a los hombres y los invitaba a bañarse con ella; luego se zambullía en la laguna y salía, y cada vez que los hacía, los dientes de la vagina, hacían ‘Kuruchi… Kuruchi…’.

Los mellizos al observarla se enamoraron de la sirena, pero el problema era no ser devorados por aquella boca inferior; finalmente ellos hicieron varias flechas y un día uno de ellos se colocó de frente con las flechas en la mano, mientras el otro nadaba y jugaba con la sirena en el agua, manteniéndola a raya con otro arco y flechas. Los dientes le sonaban al hacer contacto con el agua; y mientras el segundo distraía a la sirena, el primero vio su oportunidad y disparo su flecha rompiendo los dientes mortales. Tras ello se acostaron con la sirena y de esta unión nació una nueva generación de humanos, los Wayúu, que se asentaron en la Guajira.

Pulowi fue la esposa oficial de Huyá, a la cual abandona por su esterilidad. Pulowi era hija de Maleiwa y su padre le dio como reino la Guajira; así Pulowi queda atada a una tierra seca, por un lado fija y por el otro con su soplo (viento) que lleva solo polvo y calor o que hace que las olas que golpean con furia las costas Guajira con furia, así vinculada a la tierra y al mar, no es móvil, sino múltiple en aspectos.

Pulowi está asociada a la sequía; la sequía aquí emana de la tierra. En los lugares donde se encuentra Pulowi hay siempre mucho viento y este viento es responsable de la deshidratación del suelo. Como la Guajira es una tierra estéril, su vegetación es espinosa y fauna hostil. Pulowi esta vinculada también al arcoiris y al final de las lluvias. Según los mitos, el arcoiris es la lengua o aliento de un gran dragón/serpiente, o el dragón mismo; una de las muchas formas de la diosa, que aparta a su marido finalmente de su lecho.

Los Wayúu le han dado un sentido a la vida y muerte, y en este dualismo dominan el pensamiento Pulowi y HuyáHuyá es el amo de las aguas del cielo, simboliza la vida que renace, la fecundidad; vinculado a los cultivos y la cría de ganado, hace germinar las semillas y reverdecer el pasto. Es lo masculino, único, móvil como las lluvias torrenciales que todos los años inundan las tierras indígenas, como hombre polígamo que visita a sus esposas diseminadas por un ancho territorio. Es también el amo de la caza. Su arma infalible es el relámpago.

Por su parte Pulowi es soberana de las profundidades donde dominan los animales salvajes y las plantas silvestres, como una Artemisa, señora de las bestias salvajes, Pulowi se asocia a la muerte, la sequía y la oscuridad, también lleva en silencio sus propias penas. Los sitios donde Pulowi habita están en los huecos de la tierra y las cuevas; y estas son entradas al inframundo, el pasadizo entre el mundo de los vivos y el mundo de las sombras de los muertos.

Será producto de las infidelidades de su esposo, o que ella misma es en esencia infiel; Pulowi adquiere formas diversas y como mujer seductora atrae y hace desaparecer a los hombres más viriles (suerte de Artemisa y Afrodita que seduce y mata a los que entran en sus tierras silvestres), o cuando Pulowi se le aparece por la noche al que se encuentra perdido, bajo la apariencia de una serpiente se lo traga y lo desaparece. Así Pulowi arrastra a los hombres a su mundo subterráneo para poseerlos ejerciendo una irresistible atracción o seducción sobre ellos, ejerciendo un poder absoluto, excluyéndolos del mundo de los vivos; y este inframundo pasa a llamarse como su ama.

Puede ser la soledad del mar o en la silenciosa mansión de las profundidades que habita Pulowi, el desamor de su esposo o sus propias traiciones lo que hacen de la diosa tener su carácter sombrío; pero ella no está sola en estas oscuras cavernas, la acompañan poderosos emisarios portadores de males, son los Wanuluu, deidades maléficas por excelencia. Estos asumen una apariencia humana, Wayúus vestidos de negro que en la noche lanzan sus flechas invisibles, matan o hieren gravemente a los humanos, los enferman. 

Huyá y Pulowi, dotados de virtudes opuestas y aparentemente incompatibles, son sin embargo marido y mujer. Su complementariedad y sus relaciones conflictivas representan las paradojas y los movimientos del mundo natural y social, alternancia de las estaciones, tensiones conyugales, oposición entre economía y ecología, etc.

Estos aspectos cíclicos de muerte y resurrección hacen que astrológicamente que Huyá se le relacione con la transformación de patrones fijos que se repiten, son las vidas pasadas que se muestran iguales y a su vez diferentes, cambiantes, flexibles. Huyá parece indicar la conciencia de que algo falta, el ecologismo, así como la falta de atención. Huyá nos habla de cambio y de disputas familiares; de relaciones de pareja, de insconstacias y adulterios.

_____________

Nota: se tomaron en los mitos algunas libertades literarias en virtud de las múltiples versiones, para así dar uniformidad a la historia.

Ixión, el planeta de los conflictos internos

Ixión (28978 Ixion / 2001 KX76) es un objeto del cinturón de Kuiper, más concretamente, un plutino. Descubierto el 22 de mayo de 2001, recibe su nombre de Ixión, una figura de la mitología griega. Ixión se caracteriza por su moderado color rojo, que indican que la superficie de Ixión es una mezcla de compuestos orgánicos, y siendo un Plutino comparte con ellos una relación de resonancia 2:3 con Neptuno. Su periodo orbital es de unos 249 años; un perihelio de 30 UA que apunta a Aries y un afelio de 49 UA hacia Libra. Con una inclinación de 20° y una excentricidad de 0,24 (Plutón tiene 29,6 AU, 48,8 UA, periodo de 248 años, inclinación 17,2° y excentricidad 0,23), El diámetro de Ixión es de unos 1000 km; esto es casi la mitad del tamaño de Plutón. [Mediciones más actuales ponen su tamaño cercano a los 730 km]

El nodo ascendente de Ixión apunta a unos 11° Géminis, y su perihelio a 11° Aries; la separación angular entre Plutón e Ixión es de unos 15°; Ixión siguiendo a Plutón. Ixión y Plutón siguen órbitas similares pero orientadas de manera diferente: el perihelio de Ixión está por debajo de la elíptica, mientras que el de Plutón está por encima de ella. En la actualidad, Ixión está cruzando la elíptica hacia abajo, y alcanzará su perihelio en 2070. Plutón pasó su perihelio en 1989 y está descendiendo hacia la elíptica.

Ixión fue un rey de los lapitas y uno de los gobernantes griegos más traicioneros y mentirosos; Ixión prometió a Deyoneo un valioso regalo si le permitía casarse con su hija Día, pero nunca cumplió su promesa, por lo que su suegro, en compensación, le tomó en prenda sus yeguas. Ixión, disimulando su resentimiento, invitó a Deyoneo a una fiesta en Larissa, prometiéndole el pago y una vez que lo tuvo en su casa, lo arrojó a un foso lleno de carbones ardiendo. Este crimen, que vulneraba las leyes sagradas de la hospitalidad horrorizó tanto a los reyes vecinos que ninguno quiso purificarle, obligando a Ixión a vivir escondido y huyendo del trato de los demás.

Abandonado y aborrecido por todos, imploró perdón al dios Zeus, que se apiadó de él, acordándose de que hasta los mismos dioses hacían locuras por amor y, purificándole, le invitó a la mesa de los dioses. Pero Ixión, lejos de estar agradecido, intentó seducir a Hera, la mujer de Zeusque indignada se lo contó a su marido. Para probar si las proposiciones eran ciertas Zeus creó una nube con la forma de su mujer, y la hizo aparecer ante Ixión, que cayó en la trampa. De la unión de Ixión y la falsa Hera, llamada Néfele, nació Kentauro, que cuando llegó a adulto engendró con yeguas magnesias la raza de los hombres-caballo, o centauros.

Zeus, pensando simplemente que el beber el néctar de los dioses había trastocado a Ixión, se conformó con desterrarlo simplemente. Pero cuando vio que el ingrato presumía de haber seducido a Hera, le mató con un rayo (la única forma de morir que tenían los que habían probado la ambrosía), y le condenó al Tártaro, donde Hermes le ató con serpientes a una rueda ardiente que daba vueltas sin cesar. Sólo descansó de su tormento el tiempo que Orfeo estuvo en los infiernos, pues su maravilloso canto hizo que se parara la rueda.

Tras Neptuno convertirse en el último planeta en 2006, representa lo que divide “lo que podemos conocer” de “lo que no podemos saber” como un hecho. Neptuno se convierte así en el símbolo de la confianza, por lo que Neptuno es bajo esta nueva concepción, es el “más alto armónico” de Saturno, quien es símbolo de todas las cosas tangibles, predecible, regulado y estructurado, estructurales y capaces de ser trabajados (lo visible).

Más allá de Neptuno se encuentra una región llamada cinturón de Kuiper. Donde residen muchos objetos, que viajan lentamente y parecen despertar situaciones o experiencias sobre las que no tenemos control. Plutón por más de setenta años (un miembro acreditado de la multitud del cinturón de Kuiper) se ha asociado con las energías que nos transforman como individuo.

Si bien Marte es el regente de Escorpio, signo del cambio y las transmutaciones; a Plutón se le puso como gobernante de este signo de forma secundaria; y al parecer todos los cuerpos del cinturón de Kuiper actuan bajo este signo zodiacal. Por su parte Neptuno es el regente de secundario de Piscis, que por regla principal lo es Júpiter. Asociado con Piscis y la casa duodécima, Neptuno simboliza lo terrible, maravilloso, confuso, frustrante y desconcertante mundo de la fantasía, lugar de la inspiración y las ilusiones. Y Júpiter que representa el conocimiento, está aquí impregnado de espíritu de de emociones, como el perdón y la misericordia; distinta a su otra casa, Sagitario, donde el conocimiento es frio y distante.

Por el momento los más conocidos plutinos son: Plutón, Orco e Ixión. Plutón que conocemos bastante bien y tiene que ver con la transformación individual; Orco con la transformación del grupo. Esto nos deja pendiente el efecto de Ixión. En el mito se he hace descendiente de Ares, dios de la guerra, lo primero que podemos sospechar acerca de Ixión es que incorpora una especie de factor de conflicto. Al ver que el otro nombre de Ares es Marte, esto refuerza la relación de Ixión con Escorpio; también es interesante que su perihelio  coincida con el signo donde Marte es regente único.

En el mito Ixión mata a su suegro para no cancelar una deuda de dote; así, nuestro joven rey, no sólo elige a ser un violador de juramentos, sino también un torturador y un asesino; mostrando alevosía y poco valor por la vida humana. Es la versión mitología griega de derramar sangre de los afines, recordando la historia de Caín y Abel. Los habitantes de la tierra natal de Ixión tuvieron que lidiar con el conflicto de juzgar al hacerdor de las leyes —el rey—, al que no se le podía condenar, ni absolver de su crimen. No había parámetros para juzgarlo. La solución fue quitarle la ciudadanía —derrocarlo—. Así que Ixión vago hasta que Zeus/Júpiter lo purificó —le dio el perdón por sus pecados—, pero su naturaleza conflictiva lo hizo pecar nuevamente, esta vez contra su superior; y el castigo ya no fue destierro, sino ser enviado al Tartaro a pagar con horrible sufrimiento.

Así astrológicamente, Ixion significa ajetreo, adicción al trabajo, lujuria por adquirir o poseer cosas, materialismo y sus consecuencias, falta de apreciación o gratitud por las cosas, no tener remordimientos, arrogancia y sus propios errores toman su vida propia y pasan los problemas sus generaciones futuras. El tema principal de Ixión es la transformación que se devuelve (karma) por aplicar abusos en las relaciones con los otros.

Dado que Plutón e Ixión están tan próximos entre si, han ocurrido conjunciones entre ambos en promedio tres encuentros por siglo, desde el siglo XVI; y como cosa curiosa siempre ocurren en Escorpio y en Piscis, donde son regentes Plutón y Neptuno. Las fechas son:

06 Jun 1815 23° Pis 05 May 2063 26° Pis
15 Ago 1815 22° Pis 19 Sep 2063 26° Pis
26 Feb 1568 19° Pis 14 Feb 1816 21° Pis 24 Ene 2064 28° Pis
26 Dic  1746 26° Esc 19 Dic  1994 29° Esc
02 Jun 1747 25° Esc 29 Jun 1995 28° Esc
15 Sep 1747 24° Esc 29 Ago 1995 28° Esc

En 1568 se tiene el inicio de los conflicto entre la monarquía española (dinastía Habsburgo) y las Provincias Unidas (hoy Países Bajos); conflicto que duro unos 80 años. En 1746 la casa Hannover se impone sobre el último pretendiente Estuardo al trono británico; en 1747 se ejecuta por decapitación al jacobita escocés Lord Lovat por alta traición; —última vez en Reino Unido esta forma de pena de muerte—. En 1815 son los últimos intentos ingleses por controlar las colonias y Napoleón es derrotado finalmente en Waterloo. En 1816 Argentina alcanza su independencia y Bolívar inicia la conquista de Guayana, base para la liberación de Venezuela, la Nueva Granada y Peru. Entre 1994 a 1995, salvo por el conflicto en Chechenia hay poco que comentar.

Neptuno y Ixión tienen conjunciones aproximadamente cada 500 años, y la última ocurrió el 22 de diciembre de 1948 en 15° libra. Fue en esas fechas que se hizo la Declaración de los Derecha Humanos (libra es el signo del equilibrio), Neptuno el místico inspiró estos nuevos ideales producto del conflicto armado de la Segunda Guerra Mundial; Ixión era el karma que recordaba los horrores del conflicto y la idea de nunca más algo igual .

Ixión estuvo en Libra desde 1943 hasta 1957. Un periodo entre el final de la segunda guerra mundial y el inicio de la postguerra, con la guerra de Corea como fondo en el centro del periodo. Fue unos años que estuvieron marcados por mucha confusión en las relaciones humanas, hubo un marcado sentimiento de inseguridad, porque nadie sabía muy bien cómo actuar; fue una generación que anhelaba la igualdad de todas las personas y no hace discriminación alguna entre miembros de distintos niveles sociales u otro color de piel.

Los grifos de Ixión representan un monograma de sus dos primeras letras (IXión), en versión latina o griega ( Ἰξίων =ἸΞίων); o a la rueda a la que fue condenado.