Griegos y Troyanos peleando en los cielos (10) París, el planeta de los malos presagios

El asteroide 3317, descubierto en 1984 recibe el nombre del príncipe troyano París, uno de los numerosos hijos del rey Príamo. Ocupa el puesto cuarenta y uno en la posición de descubrimiento de troyanos, pero con 116 km es el décimo en tamaño dentro del grupo de asteroides troyanos de Júpiter. Al igual que en los mitos, (3317) París tuvo que esperar a sus hermanos, menores y mayores fueran ubicados en los cielos, pero cuando llegó su momento, resulto ser uno de los más grandes cuerpos. El asteroide fue descubierto por los esposos Carolyn y Eugene Shoemaker, quienes tuvieron en su récord más de 800 asteroides y cometas, siendo la pareja famosa por el descubrimiento en 1993 del Cometa Shoemaker-Levy-9 (junto con David Levy); cometa que ocupo el año siguiente los titulares mundiales al ser el primer cuerpo que la ciencia observaba al estrellarse contra el gigante Júpiter, las heridas provocadas por el cometa sobre el gigante gaseosos durarían varios meses sobre su superficie. Aunque los cometas se estrellan contra el planeta de forma regular, en promedio dos cada siglo, un gran cometa como el Shoemaker-Levy-9 ocurre en promedio una vez cada milenio.

En la mitología griega, París, también llamado Alejandro (Aléxandros = el protector del hombre) fue un príncipe troyano, hijo del rey Príamo y de su esposa Hécuba; y como muchos de su familia, tuvo el don de la belleza; y fue conocido como ‘el de la hermosa figura’. Estuvo predestinado desde su nacimiento a ser la caída de Troya. En el embarazo de la reina Hécuba, ella soñaba que daría a luz a una antorcha que incendiaría la ciudad. Correspondió a Ésaco, hermanastro del futuro príncipe, quien poseía el don de interpretar los sueños en señalar que al nacer el nuevo príncipe debía ser sacrificado. El rey Príamo no se atrevió a tal horror, descartando en un principio tan recomendación; pero las profecías seguían llegando; Heleno y Casandra, dos hermanos gemelos del príncipe recién nacido y con el don de ver el futuro, contaban a su padre que acercarse a la cuna, tenían visiones de fuego y destrucción.

Así, pese a su horror de sacrificar a un hijo suyo, Príamo ordenó la muerte del niño; enviando al recién nacido al monte Ida, a que fuera devorado por las bestias. Pero la suerte del niño era otra, pero Agelao, el esclavo enviado por el rey a abandonarlo, volvió a la semana a buscar los restos para darle sepultura, pero inexplicablemente el bebe seguía vivo, así que consideró que era destino de los dioses, lo recogió y crió como propio. Su padre adoptivo lo llamó París. El chico creció, convirtiéndose un joven guapo y fuerte, que dominaba el arte de la música. Su primer amor fue una ninfa de nombre Enone; hija del dios del río Cebrén. Ella poseía el don de la profecía y la medicina, y le señaló al amado que ella sería la única que podría salvarlo de una herida mortal. Algo que sería cobrado años más tarde. De las relaciones entre Enone y París nace Córito.

Y ocurrió por esos tiempos que en las bodas de Peleo y Tetis (padres de Aquiles), pero una diosa no invitada al evento se apareció en la fiesta y lanzo con indiferencia una manzana dorada, Eris solo dijo a los presentes ‘para la más hermosa’. Todas las diosas presentes se vieron tentadas por aquella fruta dorada, pero tres finalmente se atrevieron a reclamar el honor; ante esas tres, ninguna otra se atrevió a intentarlo. Hera, la reina del Olimpo, Atenea la hija predilecta de Zeus y Afrodita, la única foránea que se atrevió a disputar la manzana a las dos más grandes diosas del Olimpo. Zeus prefirió mantenerse lejos de la disputa, una era su mujer y las otras dos sus hijas (Afrodita es en los mitos una diosa surgida de la sangre derramada por la castración de Urano por Cronos, y por ello anterior a los dioses mismos; pero la mente racional griega modifica el mito para impedir que Afrodita fuera superior a los dioses y la ponen como hija del Zeus con una oceánida llamada Dione, así su poder no puede ser superior el de su padre). Zeus envía a Hermes por un pastor de la región de Illión para que sea el juez en la disputa. París se vuelve el juez en el concurso de belleza y cada diosa le ofrece un premio por hacerla la más bellas de las diosas. Hera le ofrece reinar sobre un imperio en Asia (Anatolia); Atenea le ofrece convertirlo en el más grande guerrero de la historia, pero Afrodita, con menor que ofrecer decide usar su mayor don, a diferencia de sus rivales, se desnuda ante el mortal y le ofrece el amor de la mujer más hermosa en la tierra. Esa vista fue suficiente para convencer al pastor que dio el título de la más bella a Afrodita, que siempre protegería al chico, y obtuvo el odio eterno de las otras diosas.

En Troya por su parte, Príamo celebraba cada año unos juegos en honor a su hijo muerto. El premio en una ocasión era un poderoso toro; y en esa oportunidad París se atrevió a competir, ganando el premio, y la furia de sus hermanos, que no aceptaban el triunfo de un simple pastor. Antes de que fuera asesinado por sus propios hermanos, Casandra reconoció que el pastor era el hijo del rey; ante lo que Agelao tuvo que reconocer el origen de su hijo adoptivo. Así aquel pobre pastor pasa a convertirse en un príncipe del reino; pero eso sería el inicio de la caída tanto presagiada. París fue acogido en la corte real de Troya y pronto fue enviado como embajador a Grecia, la misión pedir el regreso de su tía Hesíone, que era concubina de Telamón, desde que el padre de Príamo no había pagado lo pactado a Heracles años atrás. Pese a las recomendaciones de Héleno, que presagiaba desgracias a Troya tras ese viaje la nave partió.

Tras un viaje infructuoso en la encomienda, París llega a Esparta y conoce a Helena, la más bella de las mujeres, y recordando la promesa de Afrodita, pide la ayuda de la diosa para enamorar a la esposa del rey Menelao. Mientras Menelao parte a Creta para las honras de su abuelo materno, París aprovecha la oportunidad de escapar a Troya con Helena y su dote, dejando atrás a Hérmione, la hija de nueve años de la reina con Menelao. La llegada a Troya dividió a la nación, mientras la población no aceptó a la reina fugitiva, la familia real aceptó a Helena y la desposó con París. La ninfa Enone se sintió traicionada y marcha de Troya con el hijo de ambos Córito. Años después Córito que era tan hermoso como su padre, y fue enviado por su madre, que quería vengarse de París o al menos estropear la relación, a cortejar a Helena; pero París, en un ataque de celos, acabó con él sin saber que era su hijo.

Pese a que los griegos reclamaron la devolución de la reina, la casa troyana no hizo caso a dicha petición; posiblemente en respuesta la misma razón de la no devolución de la única hermana de Príamo a los troyanos, la reina Hesíone, que estaba presa por los griegos. Menelao reunió una gran flota y durante diez años sitió a Troya. París intervino en varias batallas, pero es recordado en la guerra por dos cosas: la primera es su lucha con Menealo para decidir el destino de Helena, donde fue salvado por Afrodita, haciéndolo desaparecer en una nube, mientras Pándaro, instigado de Deifobos (un hermano de París), disparaba una flecha de Menelao. La segunda es haber dado muerte a Aquiles, cuando su hermana Políxena engaña al héroe y descubre su punto débil, y en una de los encuentros entre los amantes, París dispara en el talón de Aquiles la flecha envenenada que le daría muerte.

Al poco tiempo París muere a manos de Filoctetes, quien usando el arco de Heracles dispara una flecha mortal contra el príncipe troyano en una de esas tantas batallas. Los mitos señalan que París logró escapar de la batalla herido y busca a Enone, pero la ninfa se negó a ayudarlo (la traición con Helena y la muerte de su hijo Córito pesaban demasiado). Finalmente cuando la ninfa arrepentida salió en su búsqueda ya París había muerto. Los mitos dicen que en los funerales de París, Enone se suicidó arrojándose sobre la pira en la que era incinerado su amor. Así acababa la historia del bello príncipe troyano que por amor provocaría la mayor guerra entre los mortales de los mitos griegos. Lo que ocurrió con Helena lo relataremos más adelante.

París es desde sus inicios signo de destrucción, su presencia anuncia el caos y la muerte; es la antorcha que ilumina el camino de la guerra, la que presagia la caída y fin de algo. París, como muchos otros fue instrumento de los dioses, fue rescatado muchas veces para cumplir con las profecías que determinaron los hados; pudo haber muerto al ser abandonado en el monte Ida, pero fue rescatado; pudo morir a manos de sus propios hermanos, que desconociéndolo no aceptaban el triunfo en unos juegos de un campesino sobre verdaderos príncipes, pero lo salva su hermana al reconocerlo; pudo morir ante Menelao, más fuerte y ágil con las armas, pero lo salva Afrodita; así París sobrevive una y otra vez para poder cumplir su destino; y este se inicia con un juicio; decidir entre el poder de la fuerza y el amor; y al escoger al amor pone al mismo como la fuerza más poderosa, pero a su vez nos enseña del peligro de ser guiados por los instintos más que por la mente concreta; ese es el mensaje que trasmite este cuerpo celeste; poner las pasiones, las emociones, y entre ellas, una de las más básicas, el deseo sexual, por encima de la razón conduce muchas veces a la perdición misma, así recordamos que la lujuria más que el amor es y ha sido causa de infinitas tragedias.

Griegos y Troyanos peleando en los cielos (9) Troilo, el planeta de la decepción

Descubierto por el alemán Karl Wilhelm Reinmuth el 31 de diciembre de 1931, el asteroide (1208) Troilo recibe el nombre de un joven príncipe troyano, hijo de Príamo y Hécuba, y cuyo destino fue ligado por una profecía al de la ciudad de Troya, razón por la Aquiles lo emboscó y lo mató. Troilo fue el décimo cuerpo descubierto entre los troyanos de Júpiter y con 103 km de diámetro medio ocupa el décimo sexto lugar en tamaño en el grupo de troyanos.

El nombre de Troilo es la combinación de Tros e Ilo, reyes míticos fundadores de Troya, y su vida se la vincula desde su nombre a la mítica ciudad. Otros señalan también que es combinación de «Troië» (‘Troya‘) y del verbo «lyö» (‘destruir’), indicando el destino relacionado. Muchos sugieren que su mito es posterior a la leyenda de Homero y que ha sido desarrollado en dos periodos históricos distintos de forma diferente. El primer momento se ubica en el mundo griego; aunque no hay fuentes completas del periodo arcaico y clásico de la antigua Grecia, escenas de su vida y muerte por Aquiles han estado presentes en todas las cerámicas de los distintos periodos. En la Iliada de Homero, el rey Príamo reprende a sus hijos vivos, comparándolos con los ya muertos: Troilo y Héctor. Se cree que el nombre de Troilo no fue inventado por Homero y que ya existía una versión anterior descrita en la Cipria, una parte del ciclo troyano hoy perdida y que cubría los sucesos anteriores a la guerra de Troya y la primera parte de ésta; pero las versiones más amplias se ubican desde el periodo helénico a la antigua Roma, donde Troilo era simplemente una nota a pie de pagina, mencionado como complemente en otras obras y poemas menores, sobre todo desde el periodo helénico a los primero años del imperio Romano.

La versión griega cuenta que Troilo era un muchacho o efebo, hijo de Hécuba, reina de Troya, y por su excepcional belleza se creía que era hijo de Apolo, en vez del rey Príamo. Las profecías ataban el destino de Troilo al de la propia Troya, señalando que si el chico cumplía los veinte años, Troya jamás sería vencida. Así, poco después de iniciada la guerra, Aquiles fue animado a cazar al muchacho.

El joven príncipe solía montar a caballo, Aquiles emboscó a Troilo y a su hermana Políxena (cuya inclusión es la historia es posterior) en una fuente cerca del templo de Apolo, donde había parado a dar de beber agua a sus caballos. Aquiles quedó prendado de la belleza de los jóvenes y logró agarrar a Troilo por los cabellos y tumbarlo del caballo; el chico y su hermana logran escapar del acoso del héroe griego, que pretendía violarlos. La joven logra huir por ayuda, pero Troilo sólo puede escapar al interior del templo de Apolo, seguido por el guerrero hasta allí dentro, matando a Troilo con su espada y mutilando el cuerpo antes de que pudiese llegar ayuda alguna. Antes de morir Troilo predice la muerte de su asesino, la de su hermana y la de su sobrino Astianacte. Años después Políxena, entre tregua y tregua, enamora a Aquiles, que estaba encaprichado con la joven de excepcional belleza, descubriendo así ella su punto débil, el talón; y en una de sus tantas reuniones secretas, previo aviso a París, el príncipe troyano aprovecha para disparar en el talón una flecha envenenada, matando al héroe. La flecha según fue guiada por el propio Apolo, vengando así la muerte de Troilo, su hijo con Hécuba.

El segundo periodo histórico de la leyenda se ubica en el medievo y el renacimiento, donde el personaje deja de ser una simple cita en la historia y se convierte en protagonista. En esta versión se deja de lado la versión clásica del efebo deseado pederastamente por Aquiles y es un chico locamente enamorado de una chica, envuelto en una tragedia de amores no correspondidos. En la edad media Troilo ya no es un chico indefenso atacado por un hombre, es un guerrero, joven, pero guerrero al fin, y a la muerte Héctor, Troilo lo sucede en el campo de batalla, su muerte no ocurre al inicio de la guerra, sino al final. Es tras la muerte de Troilo, que Hécuba, Polixena y París planean la muerte de su asesino, no ocurrió así con la muerte de Héctor, llorado amargamente por Príamo. Se propone una tregua y se da a Políxena como esposa para Aquiles como parte del trato, pero ya sabemos lo que pasó en ese encuentro. Así la cita de Homero, cuando Príamo regaña a sus hijos aún vivos y los compara con Troilo y Héctor, pone a ambos hermanos en el mismo nivel, el de grandes guerreros.

En el desarrollo renacentista posterior, Troilo solía burlarse de la estupidez de los asuntos amorosos; hasta que conoce a Crésida en el Templo de Atenea y se enamora locamente de ella. Crésida es una joven viuda, hija de Calcante, el augur griego, que ha desertado del campamento griego. Troilo se niega al principio a tales sentimientos, pero su amigo Pándaro le persuade para que revele su amor a la chica; de quien era una pariente (tío o primo según versiones). Tras Troilo revelar su amor a Crésida, ambos jóvenes pasan un tiempo relativamente felices; pero Calcante convence a Agamenón para que le devuelva a Crésida como parte de un intercambio de prisioneros, a cambio de Antenor (el ministro de Príamo, capturado previamente). Los dos amantes quedan angustiados e incluso piensan en fugarse, pero el intercambio se lleva a cabo y Crésida le señala a su amante de permanecer fiel a su amor y de encontrarse en unos pocos días, llevando un broche de Troilo en señal de su promesa.

El guerrero griego Diomedes se enamora de la chica y busca ganar su corazón, ya sea por influencia de su padre Calcante, que señala el final de Troya y la muerte de todo varón de la familia real o por la insistencia de Diomedes. A oídos de Troilo llega la noticia de que Crésida lo ha traicionado, él disfrazado entra al campamento griego y ve a la amada con Diomedes cuando esta  le entrega el broche; el chico es detenido por Odiseo, Troilo logra salir, calificando a la chica de prostituta. Eso hace que se vuelva más agresivo y heroico en batalla; y ocurre finalmente la lucha entre Troilo y Diomedes, el broche en la ropa de Diomedes enfurece más a Troilo, resultado herido el héroe griego. Algunas versiones señalan en este punto que Crésida, que había estado reacia a aceptar los avances de Diomedes, atiende las heridas del guerrero griego y se enamora finalmente del mismo, convirtiéndose Crésida en un símbolo de la inconstancia femenina, contra el fijo amor de Troilo. Finalmente Troilo muere en batalla; y igual que Crésida traicionó a Troilo, Antenor traicionaría más tarde a Troya.

La dificultad principal en esta versión moderna es que en el relato tradicional Diomedes sobrevive a la guerra y Troilo muere a manos de Aquiles, que no forma parte del triángulo amoroso, Crésida no es un personaje clásico griego, sino un agregado literario renacentista, y como tal su nombre no ha sido dado a ningún asteroide; pero si a una luna del planeta Urano, ya que estas llevan el nombre de personajes de obras del escritor Williams Shakespeare. La luna Crésida tiene unos 45 km de diámetro, y es una de las lunas interiores, descubierta en 1986 por el Voyager 2, y que forma parte del Grupo Portia de satélites, que incluye a: Bianca, Desdémona, Julieta, Porcia, Rosalinda, Cupido, Belinda y Perdita; y gira alrededor del planeta cada 14 horas y 25 minutos.

Entre los principales escritores que han narrado esta historia de amores y desamores tenemos a: Boccaccio, Chaucer y al propio Shakespeare. La obra de este último ‘Troilo y Crésida’ es una que por su trama intrincada y poco congruente, sobre todo su flojo final, no la hizo muy apreciada entre los espectadores, dudándose incluso de su presentación en escena; es el siglo XX cuando las guerras mundiales y sobre todo la guerra de Vietnam, la satírica burla entre los ideales y la realidad la han revalorizado.

La versión Shakespeariana nos muestra a un Troilo cuya vida está orientada a dar satisfacción a sus instintos y ven a Crésida como un ideal de belleza divina destinada a ser suya. Troilo le habla a Crésida de valores y de fidelidad inquebrantable, pero busca en ella la obtención del máximo placer, acto que conseguirá finalmente. Tras el hecho consumado, los ideales y los valores se irán diluyendo poco a poco hasta desaparecer. Por su parte Crésida lucha por ser ella misma y dejar a un lado los lazos condicionantes, y poder actuar de acuerdo con su forma de ver la vida. Pero cuando consigue desatarse de las cadenas que la limitaban, su persona es en realidad un ser interesado y pérfido que trata de jugar para estar en el lado ganador, aunque para ello tenga que actuar sin honor, sin conciencia, ni moral, sin importarle lo que tenga que hacer para conseguirlo. Nada ni nadie está por encima de sus intereses.

Así Troilo aparecer en todas las historias como un ser humano que es destruido por sucesos fuera de su control. El pensar en el Troilo astrológico es pensar en ese ideal que lucha contra la realidad, es el Troilo fiel a sus ideas y amores, contra los desamores y contradicciones del mundo real. Troilo como muchos héroes de la guerra, sobre todo aquellos que eran hijos de dioses y mortales, tuvieron su destino amarrado a las profecías, no tuvieron libertad de acción, eran ratas de laboratorio que corrían por senderos marcados a su meta, otros guiaron sus pasos, ir a buscar a la amada superó los peligros de entrar en el campamento enemigo; descubrir su traición implicó no tener temeridad y arriesgarse más de lo debido, ser arrasado por los eventos que el mismo despreciaba y terminar destruido por la contradicción entre sus ideas y su propia realidad. Así en Troilo tenemos la imagen de la decepción provocada por los demás, sobre todo cuando esa decepción ocurre en personas a las que amamos.

Griegos y Troyanos peleando en los cielos (4) Príamo, el planeta de la paternidad

Tras el descubrimiento de (624) Héctor en 1907, al año siguiente, en 1908 el astrónomo Max Wolf descubre a su segundo troyano, nombrado (659) Néstor, pero pasarían unos nueve años antes de que Max Wolf encontrara un nuevo troyano en Júpiter, en 1917 se encuentra su tercer troyano y el segundo en el campo de los troyanos, recibe por nombre (884) Príamo, en honor al rey troyano que soporta el asedio de los griegos; (884) Príamo tiene un tamaño estimado de 99 km.

El rey Príamo es el último de los hijos varones sobreviviente del rey Laomedonte, y a su vez el último rey de Troya. En su sangre se conjugan por un lado una herencia cretense y griega, que formaron su propia dinastía en la región de la hoy península de Anatolia. Según las crónicas el primer rey que gobernó la región de Troya fue un príncipe cretense de nombre Escamandro. Tras una gran hambruna, Escamandro llega a la región noroeste de Anatolia y por consejo de Apolo se establecen en la misma.

La región era parte del culto al dios Apolo y era según la tradición donde la diosa Leto sufrió los primeros dolores del parto de Apolo y Artemisa; y el río Janto (Xantho = amarillo = dorado) tuvo su origen en esos dolores. En su lucha contra pueblos vecinos Escamandro muere sobre el río Janto que bañaba la región y Apolo lo recompensa transformándolo en dios del río, que desde entonces toma su nombre.

Treuco es el hijo de Escamandro con una ninfa llamada Ida (nombre de un monte en Creta y nombre dada a la montaña que rodea la región de Troya), el Treuco griego que es hermano de Ayax recibe el nombre de este bisabuelo. En la guerra de Troya el dios río Escamandro quiso detener a Aquiles enviando una crecida que arrastró los cuerpos muertos sobre las riberas del río y con ellos pretendía ahogar al héroe.

El fundador de la primera ciudad importante en la región fue otro príncipe griego, de nombre Dárdano. Según los mitos Zeus y la ninfa Electra, una de las hijas del gigante Atlas con la diosa Pleyade (el crepúsculo), tuvieron dos hijos: Lasio (o Yasión) y Dárdano. Lasio y varios de los descendientes de su hermano fueron varones muy bellos, y ante tal belleza muchas diosas y el propio Zeus se encapricharon. El primero en sentir los hados del destino por ese don fue el propio Lasio, de quien se prendó la diosa Demeter; juntos fueron padres del dios Pluto (no confundir con el dios romano de los infiernos Plutón). Pluto es el dios de la riqueza y se le representa como un niño sosteniendo la cornucopia (el cuerno de la abundancia). El destino de Lasio fue pronto truncado, las riquezas obtenidas de la diosa provocaron la envidia de su hermano Dárdano y este quiso tomar el trono matando a su hermano, que reinaba en Arcadia (región central de la península del Peloponeso – Grecia); pero el pueblo no lo acepto por tal crimen y Dárdano tuvo que huir a Asia (región que es hoy la península de Anatolia – Turquía). Ya en Asia el fugitivo Dárdano casa con Batía, la hija del rey Treuco, hereda el trono de este rey y funda Dardania.

Dárdano tuvo dos hijos con Batía, el primogénito fue Ilo, quien murió joven y sin dejar herederos; así el trono pasó a el segundo hijo, Erictronio. Mientras que su padre reinó sobre una población casi campesina, Erictronio hizo crecer las riquezas de la región y llenando las laderas con la cría de caballos, y tal era la belleza de estas bestias, que el dios del viento Bóreas se enamoró de las yeguas y adoptando la forma de un potro negro las embarazó dando a los potros del pueblo dardano tal velocidad que se decía que volaban sobre los pastos.

Erictronio casa con otra ninfa, Astíoque, una de las hijas del río Simois (otro río de la región). De esta unión nace el rey Tros, y cuyo nombre da a los dardanianos el título de troyanos. Tros desposó a Calíoroe, otra de las hijas del río Escamandro. De esta unión nacen tres hijos varones: Ilo (que toma el nombre de su tío), Asáraco y Gamínedes. El más joven era tal su belleza que Zeus lo raptó y convirtió en su copero en el Olimpo. En compensación Zeus le regala a Tros dos caballos tan rápidos que podían correr sobre el agua. Asáraco casa con la ninfa Hieromneme, hermana de Astíoque, y fueron padres de Capis.

Ilo desposa a Eurídice (una hija del rey Adastro de Argos – Grecia) y tiene tres hijos; un varón: Laomedonte y dos hijas: Temiste y Telecleia. Ilo abandona la ciudad de Dardania dejándosela a su hermano Asáraco y funda Ilión (Troya). Su hija Temiste casa con su primo Capis se serán padres de Anquises, este príncipe dardano, tenía tal belleza que fue amado por la misma diosa de la belleza y el amor, Afrodita; juntos serán padres del héroe Eneas, quien tras la caída de Troya huye con su padre e hijo y funda Roma. La segunda hija, Telecleia desposa a Ciceo, rey de Tracia, y serán padres de Téano, sacerdotisa de Atenea y esposa de Antenor, un ministro del rey Príamo.

Es el hijo varón de Ilo quien inicia la causa de la caída de la casa de Ilión. Laomedonte transformó a la pequeña Ilión en una gran ciudadela de impugnables muros. Según el mito los dioses Apolo y Poseidon fueron convertidos en mortales y condenados a trabajar para el rey de Ilión en castigo por conjurar contra Zeus. Laomedonte le pidió a estos dioses la construcción de murallas que ningún ejercito pudiera tumbar y los dioses cumplieron, pero al terminar la obra el rey se negó a pagar por ello. En castigo los dioses enviaron una peste y un monstruo marino. Para aplacar a los dioses, al igual que en la historia de Andrómeda, Laomedonte tenía que sacrificar a su hija Hesíone. Heracles, que por ese entonces iba con los argonautas se comprometió a ayudar al rey a cambio de los fantásticos caballos que Zeus había regalado a su abuelo Tros. Laomedonte aceptó, pero cuando Heracles, tras cumplir el trato, envió a Telamón e Ificlo a buscar lo pactado, Laomedonte los traicionó encerrándolos.

La furia de Heracles no se hizo esperar, pero dentro de los muros, Podarces, el hijo menor de Laomedonte, ayudaba a escapar a los presos, por no estar de acuerdo con las acciones de su padre. Heracles entra con ayuda de los fugitivos y el resto de los argonautas a la ahora fortaleza y mata al rey y todos sus hijos, sobreviven solo Hesíone y Podarces. Hesíone fue dada como esposa a Telamón y como dote Hesíone pidió la liberación de su hermano Posarces, quien iba a ser convertido en esclavo, comprándolo con su velo de novia. El joven Posarces fue conocido desde entonces como Príamo, en alusión al pago simbólico del velo de su hermana. Los argonautas siguieron su viaje y Príamo quedó como rey de Troya.

No todos los hijos varones de Laomedonte murieron a manos de Heracles; otro que se salvó de la furia del hijo de Zeus y Alcmena fue el príncipe Titono. Titono tuvo la suerte que muchos de sus ancestros, fue un chico de una gran belleza. Su belleza prendó a Eos, la diosa de la aurora, quien había sido maldecida por Afrodita al descubrirla en la cama con Ares, a que arrancaría a los hombres de las camas de sus amantes, pero ninguno terminaría con ella. El mito explica el por que los hombres se levantan con las luces de la aurora para ir a trabajar todas las mañanas, abandonando a sus esposas. Titono fue el amante mortal más fiel que tuvo la diosa y de su unión nacerán Memnón, rey de Etiopía, y Ematión, rey de Arabia. Pero el destino de Titono no fue como el de su tío abuelo Ganímedes. Eos pidió a los dioses que le concedieran la inmortalidad al joven, algo que los dioses aceptaron, pero no pidió juventud eterna y Titono envejeció, y envejeció hasta que se arrugó tanto que la diosa por piedad lo transformó en grillo. Por ello los grillos cantan toda la noche llamando a la amada y al llegar la aurora callan.

El joven Príamo vuelto rey transformó la región y extendió los dominios de la ciudad de Ilión, hasta que la misma fue llamada la dueña de Asia. Como su padre Príamo tuvo muchos hijos, según algunos más de cincuenta, pero con su esposa oficial, la reina Hécuba podemos citar a: Héctor, Héleno y su hermana gemela Casandra, Deífobo, París, Troilo, Polites, Polidoro, Creúsa (esposa de Eneas y madre de Ascanio) y Polixena entre los más famosos.

Príamo intentó rescatar a su hermana Hesíone,por ser el único descendiente varón de Laomedonte que quedaba vivo, pasó a ser rey de Troya y decidió tratar de conseguir el regreso de su hermana. Para ello envió a su consejero Anténor en un viaje diplomático a Grecia, pero los griegos se negaron a la devolución. Según algunas versiones, el motivo del viaje de Paris, hijo de Príamo, a Esparta, fue precisamente volver a reclamar el regreso de Hesíone o castigar a los griegos por negarse a la devolución; el rapto de Helena obedecía a más que simplemente una historia de amor y a la promesa de una diosa dada a un pastor que a su juicio la había catalogado como la más bella de las diosas.

Príamo es siempre descrito en la Ilíada dando pruebas de una inmensa bondad y de una justicia ejemplar. Al contrario que sus consejeros, no culpó a Helena de la guerra. Demasiado viejo para tomar parte en los combates, Príamo tuvo que limitarse a presidir los consejos. Uno a uno vio perecer a sus hijos y su dolor llegó al máximo cuando Aquiles mata a su hijo mayor Héctor en combate singular delante de las murallas de Troya, para luego arrastrar su cuerpo por el polvo. El anciano rey, humillado, acudió al campo enemigo al encuentro del vencedor, para suplicarle la devolución del cadáver de su hijo a cambio de un elevado rescate.

Cuando Troya cayó finalmente, presa del fuego, Príamo quiso tomar las armas para intentar una defensa desesperada, pero su esposa Hécuba lo arrastró hasta el altar de Zeus, al fondo del palacio, para ponerlo bajo la protección del dios. Mientras Neoptólemo, el hijo de Aquiles, mata al más pequeño de los hijos vivos de Príamo y Hécuba, el niño Polites, en presencia de su madre; Príamo no resiste y grita de dolor; Neoptólemo, al descubrir su escondite lo degolló sin piedad. Así terminaba el último rey troyano, la mayoría de sus hijos e hijas muertos, sólo sobreviven los gemelos Casandra y Heleno, ahora convertidos en esclavos.

Los dos primeros cuerpos en los puntos langragianos L4 y L5 de Júpiter se vinculan con cuatro aspectos vinculados al sexo masculino; así como las cuatro primeras diosas del cinturón de asteroides (Ceres, Palas, Juno y Vesta) se relacionan con los aspectos femeninos de madre, hija, esposa y hermana. Aquiles, Patroclo, Hector y Príamo son sus equivalentes masculinos: hijo, amigo, esposo y padre. Aquiles es el joven que pretende demostrar que ya es hombre y ser capaz de tomar sus propias decisiones. Patroclo es el amigo inseparable, el hermano que hace todo por su amigo, incluso tomar su lugar para rescatarlo. Héctor es ante todo esposo, y por su mujer es capaz de hacer las cosas más imposibles; y en Príamo tenemos ese deseo interno de paternidad. Ante todo Príamo es padre, orienta a sus hijos, pero no los limita, sufre con ellos y por ellos. Príamo es símbolo de paternidad, no por el número de hijos que tuvo, sino por el amor que por todos ellos sintió. Por otra parte aunque los tres primeros cuerpos muestran aspectos negativos de: ira incontrolable, deseos de venganza y fuerza intimidatoria, Príamo cierra este ciclo señalando que todas esas acciones están acompañadas por un inmenso dolor de perdida. Su grifo hace referencia a las torres de la fortaleza de Troya y a la letra griega Pi, inicial del rey Príamo.

Griegos y Troyanos peleando en los cielos (1) Aquiles, el planeta del valor

Mientras el cinturón de asteroides está lleno de diosas y ninfas; un poco más lejos, en la órbita de Júpiter, las fuerzas gravitatorias del gigante gaseoso crean dos regiones de estabilidad, ubicados a 60° por delante y detrás la órbita del planeta. Estas regiones están llenas de pequeños cuerpos (asteroides) que han sido nombrados con personajes masculinos de la Guerra de Troya y se conocen como puntos L4 y L5 de Lagrange respectivamente. La teoría señalaba que cuerpos de pequeña masa, comparada con la masa del planeta y del sol, podían ubicarse en esas posiciones y permanecer en una órbita estable en la misma resonancia que el planeta.

Hubo que esperar casi cien años para probar la teoría. A inicios de 1906 el astrónomo alemán Maximilian Franz Joseph Cornelius Wolf (Max Wolf) descubre al primer asteroide ubicado en el punto L4 de Lagrange de la órbita de Júpiter; este hecho demostraba la valides de las ecuaciones de Lagrange en su aplicación a la mecánica celeste. El astrónomo austriaco Johann Palisa sugirió el nombre de (588) Aquiles; y a partir de entonces los asteroides que se ubican en la órbita de Júpiter fueron conocidos como troyanos y se les nombra con nombres de los héroes de la mítica Guerra de Troya. Hoy por extensión se conocen como asteroides troyanos aquellos cuerpos que se ubican en las posiciones langragianas (L4 y L5) no sólo de Júpiter, sino en de órbitas de otros planetas alrededor del sol; o de grandes lunas alrededor de los planetas. (588) Aquiles tiene un tamaño medio de 135 km de diámetro y recibe el nombre del héroe de la Iliada de Homero.

A diferencia de los grandes cuerpos planetarios, los asteroides no han tenido verdadera presencia en el quehacer astrológico; salvo por los cuatro primeros cuerpos descubiertos (Ceres, Palas, Juno y Vesta) dentro del cinturón de asteroides, el resto no es tomado en cuenta dentro de la astrología. Sin embargo, si estos cuerpos antes nombrados del cinturón de asteroides representan aspectos típicamente femeninos (madre, hija, esposa y hermana). Los asteroides troyanos de Júpiter, que llevan nombres de héroes (varones) de la mitología griega, corresponden a características propiamente masculinas.

Aquiles es el héroe más grande dentro de la historia de la Iliada de Homero. Aquiles representa la fuerza y el valor. La vida de Aquiles fue la de un hombre que lucha contra su propio destino, y esta lucha es tanto externa, ante las fuerzas que lo impulsan; e interna que se niega a aceptar su destino. Aquiles vivió su vida llena de augurios, como hijo de una diosa (Tetis) y un mortal (Peleo) su nacimiento partía de un oráculo, que había predicho que el hijo de la diosa sería más importante que el padre; ante ello, dioses más poderosos (Zeus y Poseidón) se negaron a tentar al destino y casaron a la diosa de las aguas con el mortal Peleo.

A esta boda no fue invitada la diosa Eris (la discordia), pero esta se apareció de igual forma y lanzando una manzana dorada dijo que era para la más hermosa. En la disputa por la manzana entraron Atenea, Hera y Afrodita, y el juez fue un joven pastor llamado París. Afrodita gana el trofeo al ofrecer al joven el amor de la mujer más bella, Helena. Ello sería el detonante de una guerra que cambiaría el curso de muchos pueblos.

De la unión de Peleo y Tetis nace Aquiles, que crece rápido y fuerte, dada su naturaleza divina; su madre para protegerlo de todo mal lo sumerge en la laguna de la diosa Estigia, donde se vuelve invulnerable, salvo por el talón donde su madre lo sostenía. Ya mayor Aquiles, fue enviado por su padre, junto con su sobrino Patroclo, a ser entrenado por el centauro Quirón, entrenamiento por el que pasaban todos los héroes griegos. Estando en estas tierras, el augur Calcos o Calcante le decía al joven Aquiles que pronto tendría que decidir entre una vida corta y gloriosa, o una larga y anodina.

La decisión llegó pronto. Cuando el joven París, ya adulto rapta a la bella Helena y la lleva a su patria Troya; el esposo oficial de la chica Menelao y el resto de los antiguos pretendientes griegos deciden ir a rescatarla. Calcos señala que para tener la victoria hace falta la presencia de Aquiles. Su madre Tetis, sabiendo de la profecía previa de Calcos envía a su hijo a la corte del rey Licomedes, disfrazándolo de una chica que lleva por nombre de Pirra. Pero Odiseo, disfrazado de comerciante trae varios objetos a las hijas del rey, y Aquiles se ve tentado por unas armas, armas fabricadas por el dios Hefesto a petición de la diosa Tetis, que veía sus esfuerzos por salvar la vida de su hijo inútiles, descubriéndose así su identidad y partiendo para la guerra. No sin ante haber embarazado a la princesa Deidamía, el hijo de esta unión fue Neoptólemo, también llamado Pirro.

Aquiles fue como se predijo un gran guerrero en la batalla y mato a muchos héroes troyanos. Entre sus actos más recordados se encuentra el asesinato del príncipe troyano Troilo, que tenía en ese entonces diecinueve años y que una profecía señalaba que de llegar a los veinte Troya sería invencible. Pero el hecho más recordado es su furia o ira, ante el rey Agamenón, quien le había arrebatado la esclava Briseida. Aquiles no participa en más luchas, y para no perder los ánimos, su sobrino Patroclo se disfraza con la armadura del héroe. Pero el chico no tiene la fuerza del tío y muere en batalla a manos de Hector, que pensaba que era Aquiles. Ante estas noticias, dadas a Aquiles por Antiloco, un hijo del argonauta Nestor, el héroe vuelve a la batalla y mata a Hector. Arrastra el cuerpo del hijo mayor de Príamo por el campo de batalla y se niega a devolverlo; pero el rey Príamo le ruega en persona y accede. Siendo esta la historia narrada en el poema de la Iliada.

Tras estos hechos su nuevo compañero es Antiloco y cuando este muere a manos del guerrero etíope Memnón, sobrino de Príamo; Aquiles repite lo ocurrido con Patroclo, y mata a hijo de la diosa Eo, la aurora, que aún lo llora y vemos sus lagrimas todas las mañanas en el rocío matutino. Esta historia se narra en una obra perdida conocida como la Etiópida.

Pronto llegaría la muerte de Aquiles, mientras trata de acostarse con la princesa troyana Políxena, que tenía raptada desde la muerte de Troilo, París le dispara una flecha en el talón. El mito dice que esa flecha fue guiada por el propio Apolo, ya que Troilo, según algunas versiones, era su hijo con la reina Hécuba. Más tarde Filoctetes mató a París usando el enorme arco de Heracles. La armadura de Aquiles se la disputaron Odiseo y Ayax (el mayor); ganando el primero y enloqueciendo el segundo de tal forma que se suicido luego por su locura. (Sus armas: escudo y espada, son uno de sus grifos, el otro es propuesta de Mark Andrew Holmes)

Aquiles en astrología refleja primero al valor, pero también el aspecto negativo de la ira. El héroe se debate entre opuestos: la valentía y las tendencias suicidas, la venganza y el auto control. Aquiles promueve actos cuyas implicaciones afectan la vida de todos; influye en los líderes que pretenden cambios y la lucha por los derechos civiles. Por otra parte Aquiles es como el hombre joven que experimenta salir por primera vez del hogar y la presión materna, no sabe si seguir los pasos que le han guiado sus padres o si labrarse su propio destino; y es influenciado por tanto con facilidad por sus amigos. Es como el joven universitario que experimenta por primera vez la libertad de acción, pero su interior se debate entre seguir las ordenes de estudio, carrera y destino planificada por sus progenitores, o abrirse a sus propios deseos, aspiraciones y ambiciones. El valor no es sólo la capacidad de hacer actos heroicos, es la capacidad de enfrentarse a sus propios temores, aquellos que le han inculcado y lo retienen, y aquellos deseos internos que se fuerzan por aflorar y mostrar el verdadero potencial.