Cosmogonía (3) Japeto, el titán y su familia.

Los cuatro titanes que ayudaron a Cronos a derrotar a su padre Urano se ubicaron en los puntos cardinales (un poco la creencia oriental de los cuatro pilares que sostienen el cielo). Japeto era el mayor de los titanes y gobernaba en el pilar del oeste, su nombre traduce ‘perforación o lanza‘. Japeto fue uno de los dos titanes que no desposo a una de sus hermanas (las titanesas, el segundo fue Crio). La esposa de Japeto fue una sobrina, la oceánide Climene (fama) [En algunas versiones a esta ninfa se le llama Asia, indicando que vivía en Anatolia, la hoy Turquía; ello a veces a generado confusión sobre el lugar donde reinaba Japeto; incluso algunos señalan la semejanza del nombre de Japeto con uno de los hijos del Noe biblico, Jafet, que según la tradición hebrea se estableció justo en Anatolia]. El oeste es el sitio donde se oculta el sol, y donde se ubicaba en todas las culturas el reino de los muertos. Japeto era en tiempo de los titanes equiparable en funciones a las que tenía Hades en la era de los dioses olímpicos. Japeto determinaba la duración de la vida de los hombres y de las bestias. Tiene importancia si se toma en cuenta que dos de los hijos de Japeto fueron: Epimeteo, el creador de todos los animales, y Prometeo, el creador de la humanidad.

Japeto

Prometeo tuvo como esposa una oceánide, Asia (nombre también a veces dado a Climene, la madre del joven titán y esposa de Japeto) que habitaba en la región de Anatolia, y de donde se decía que vivía Prometeo. Esta ocenide también recibía los nombres de Pronoia (prospectiva) y de Hesione (conocimiento); ella fue sustituida y/o asimilada por Atenea en la era de los dioses, y a veces es equiparada a oceánide Metis (consejo), la madre de la diosa Atenea. Fruto de la unión de Prometeo y Pronia nacería Deucalión, cuya esposa fue su prima Pirra, hija de Pandora (la primera mujer creada por los dioses) y esposa del titán Epimeteo.

Prometeo_++

Un tercer hermano era Menetio (el dios/titán de la ira), otro hijo de Japeto; a quien Zeus, tras vencer a los titanes, lo envió con un rayo directo al Tartaro por su carácter iracundo, convirtiéndose así en un siervo del dios Hades.

Menetio

El hijo mayor de Japeto y el cuarto hermano era Atlas lo reemplazó en el sostén del pilar del oeste, y en la lucha contra los dioses se condeno a Atlas a sostener desde este sitio a todo el cielo. Japeto y Atlas son a veces asimilados juntos y se les pone el nombre o sobrenombre de Titán, principalmente entre los romanos, nombrando así a toda esta raza de gigantes. Se sabe que cuando el héroe Perseo, que volvía con la cabeza de Medusa montado en Pegaso, vio la carga pesada carga del hijo del titán, se apiadó y lo convirtió en piedra con la mirada de la gorgona; sus restos son hoy las montañas del Atlas en noroeste de África.

Atlas

A Atlas se le conocen tres esposas y/o amantes, la primera fue Hespero (crepúsculo), con quien sería la madre de las siete Hesperides, estas diosas colectivas habitaban el extremo occidental del mundo, y representaban al atardecer con sus múltiples colores. Ellas reemplazaron a su madre como diosa del atardecer, y como inicio de la noche fueron también asociadas a las bodas, o mejor dicho a la noche de boda, ya que cuando apenas oscurecía la pareja de recién casados iba a tener su primer encuentro sexual según la tradición de aquello tiempos.

En un principio se decía que las Hesperides eran tres: Egle (brillante/clara), Eritia (roja), Hesperetusa (oscurecer/oscura); pero otros nombres fueron añadidos terminando en ser siete finalmente; las cuatro siguientes [nombres varían según autores] son: Crisótemis (dorada), Astérope (antes de las estrellas), Lípara (ferviente) y Aretusa (violenta o fluida, que también es el nombre de varias otras ninfas). Ellas eran las guardianas del árbol de las manzanas doradas, regalo de Gea a Hera por su boda con Zeus. Como la diosa Hera desconfiaba que las ninfas no tocaran las manzanas, puso también como guardia del árbol al dragón de múltiples cabezas Ladón.

Hesperides_+

El mítico lugar donde estaba el Jardín de las Hesperides ha sido objeto de discusiones y de distintas ubicaciones; hay sin embargo dos lugares que parecer relacionarse con este importante sitio, que se según la descripción depende del mito asociado. Un primer lugar en la tradición ibérica señala que el jardín se ubicaba en una isla al occidente de la ciudad fenicia de Gadez (hoy Cádiz al sur este de España, más al occidente del estrecho de Gibraltar, frente a las costas de África), esta isla es hoy conocida como la isla de León, y donde ubica la ciudad de San Fernando; en la antigüedad era conocida como la isla de Eritia; lugar al lado Tartessos, región y/o población supuestamente ubicada cerca de la desembocadura del río Guadalquivir; mismo lugar donde Eritia, la hija de Atlas, tuvo al único hijo de las ninfas conocido es Euritión, un hijo de Ares con la ninfa. Euritión era, junto al perro de dos cabezas Orto, uno de los guardianes del ganado rojo del gigante Gerión. Todos ellos muertos por Heracles/Hércules en su décimo trabajo, al tener que robar ganado del gigante de tres cuerpos; que pastaba en la isla de Eritia.

La segunda posibilidad señala que el jardín de las ninfas del atardecer se ubicaba en las islas Canarias, al este de la costa de Marruecos, África. Según el mito el dragón Ladón fue muerto por Heracles [o por Atlas en otras versiones] en su décimo primer trabajo; y la sangre del dragón dio origen, donde cayo cada gota, a un árbol de ramas retorcidas y grueso tronco. En general el árbol del dragón incluye a unas seis especies de arboles (dentro del genero Dracaena, que incluye otra treintena de arbustos), estos son árboles con fuertes troncos y hojas rígidas, de anchas bases, de áreas áridas semidesérticas, típicos de África e islas cercanas. En las Canarias hay una de estas especie, que es endémica de las islas y es conocida como draco (dragón) (dracaena draco), siendo uno de los símbolos de las islas.

La sabia del drago, de un rojo intenso, y la forma retorcida de sus ramas, semejantes a un conjunto de cabezas sujetas a un grueso tronco, dieron lugar a que los autores clásicos vieran en cada árbol drago un descendiente directo de aquel extraordinario dragón/serpiente. Existe otra especie, el árbol de la sangre del dragón (dracaena cinnabari), que se da únicamente en la isla de Socotra (un isla al sur de la península arábica) que era muy preciado en la antigüedad, y al igual que en las Canarias. Su sabia roja (sangre de dragón) se extraía para su uso en medicina y en colorantes; su importancia y valor se igualaba al del incienso y la mirra y otras exóticas especias orientales.

Otro aspecto que apoya la idea de que las Canarias son las islas de las Hesperides es Plinio el Viejo, quien en su obra Naturalis Historia, relata una expedición realizada hasta el archipiélago por un rey de Mauritania; los romanos dieron nombre a varias de estas islas; entre ellos están Junonia (isla de Juno/Hera) por estar plagada de palomas, un ave consagrada de Juno, (hoy Gomera); a una de ellas la llamaron Canaria, por tener una fiera raza de perros (hoy Gran Canaria; y de donde deriva el nombre del archipiélago); Canarias viene del latín canis canis = dos canes, que recuerda un poco el mito del perro de dos cabezas Orto. De cualquier manera, el conocimiento que los clásicos tuvieron sobre las islas fue vago, mezclando mito y realidad.

Hay una tercera versión, que es menos probable, que pone a la isla en el extremo norte, en Hiperboria; de donde se decía que Apolo traía las manzanas doradas y con ellas se fabricaba el néctar de la Ambrosía (que mantenía a los dioses jóvenes). La razón de esta posibilidad es que tras la muerte de Ladón, Hera lo colocó en los cielos (la constelación de Draco = el dragón), al norte del mundo, de manera que a los ojos de griegos siempre era visible y daba vueltas sobre el polo norte vigilando todo el cielo. Según esta idea las siete ninfas conformaban las siete estrellas de la constelación de la osa menor, en otras estas estrellas son las doradas manzanas que está custodiado por el dragón.

La esposa oficial de Atlas fue la oceánide Pleyone (Llena, Abundante) con quien tendría a las siete Pléyades. De las siete, seis de ellas fueron amadas por los dioses, la mayor, Maia (Maya = madre) fue madre con Zeus de Hermes. Los hijos de las Pléyades (salvo Hermes) se convirtieron en los reyes de dinastías en Grecia y Anatolia, siendo así las antepasadas directas de las diversas familias reales, incluidos los reyes de Troya y Esparta. Se tiene que Zeus se acostó con Electra (Ambar/Dorada) y con Táigete (Largo cuello). La primera fue madre de Dardano, fundador de Troya; y de Yasión que es descrito como un joven de gran belleza. Táigete fue la madre de Lacedemón, fundador de Esparta.

Pleyades_1

Cuentan los mitos que tanta fue la hermosura de Yasión que prendó a la diosa Demeter, y juntos fueron padres de Pluto (riqueza) y Filomeno (amigo de lo fácil), condenados ambos a nunca estar de acuerdo; (no confundir a Pluto con el Plutón romano que tenía igual significado al devolver a Proserpina/Perséfone a su madre cada primavera daba por tanto la riqueza a la tierra para los hombres). Pluto suele ser representado como un niño cargando el cuerno de la abundancia; representa al estar vinculado a Demeter la abundancia de las cosechas. Por su parte Filomeno, también conocido como Bootes (labrador) sería el creador del arado y fue premiado por este invento a ser colocado entre las estrellas como la constelación que lleva su nombre.  El padre de ambos chicos sin embargo no tuvo tanta suerte, las versiones de su muerte temprana no están claras, unos que Zeus no le gustó mucho que su hijo se acostara con su hermana (tía del joven), otras que la propia Demeter no soportó la idea de que envejeciera, o incluso que fue muerto por su propio hermano Dardano (una versión de Cain y Abel entre los griegos).  Entre los cretenses Yasión es equivalente  al semi-dios Carmanor (cortar la cosecha), que tuvo con la diosa Demeter a Eubuleo (buen consejo), otro dios menor del arado (similar a Filomeno/Bootes) y a Acacálide,  diosa menor que atiende las fiestas tras la cosecha.

Pluto_

Filomeno

Se cuenta por otra parte que Táigete violada por Zeus mientras estaba dormida, al despertar y verse embarazada se sintió muy avergonzada y se oculto en la montaña en el Peloponeso que lleva su nombre. Zeus sin embargo la siguió persiguiendo por un tiempo y Artemisa ayudó a la ninfa fundiéndola con una cierva. Cuando finalmente el peligro paso la volvió a su forma normal, la ninfa en agradecimiento a la diosa le dio a la cierva cuernos de oro y pesuñas de bronce, siendo la esta Cierva de Cerinea. Táigete fue la madre de Lacedemón, fundador de Esparta.

Amantes de Poseidón fueron Celeno (Oscura) y Alcíone (fuerte ayuda); de quienes descienden los reyes de Tebas y otros pueblos de Beocia. Estérope (llena de estrellas) fue amante de Ares y madre del fundador de Pisa (población cercana a Olimpia, y que tras la guerra de Troya algunos de sus descendientes se mudaron de Grecia a Italia, fundando la nueva y más conocida ciudad de Pisa). Sólo Mérope (Espuma, la de la cara oculta) fue la única de las Pléyades que no mantuvo relaciones con los dioses, sino con un mortal.

Cuando las ninfas viajaban por Beocia y fueron acosadas por el cazador Orión, que no dejó de perseguirlas. Finalmente Zeus se apiadó de las muchachas e interpuso un toro entre el cazador y las ninfas; la imagen sin embargo fue grabada en los cielos; que desde entonces se muestra como las chicas (grupo de las Pléyades en la constelación de Tauro) continúan su huida perseguidas de cerca por Orión.

Aunque eran siete hermanas, sólo seis se pueden ver en el cielo. Una de las tradiciones atribuía esta circunstancia a que todas las hermanas fueron amantes de inmortales, a excepción de Mérope, que era la esposa de Sísifo y que brillaba con menos intensidad por ser la única que había contraído matrimonio con un mortal. Además, Mérope había sido cómplice involuntaria en la treta que usó su marido para librarse de la muerte, al no enterrarlo para que así él pudiera reclamar volver a la superficie para solucionar su debida sepultura. Sísifo y Mérope fueron los fundadores de las casas reales de Corinto y Licia. Otra tradición explica que la pléyade que falta era Electra, quien cuando Troya fue saqueada, entristecida, cubrió su rostro con sus manos por la desaparición de la casa real de su hijo Dárdano.

La ultima de las amantes de Atlas fue la oceánide Etra (aire limpio, no confundir con la madre de Teseo de igual nombre) con quien tuvo a las siete Hiades [Fésila (radiante), Coronis (de curvas), Cleia (ilustre), Eudora (dotada), Ambrosia (nectar), Polixo (multiple) y Faio (luminosa), quien en otras versiones es llamada Dione (diosa) y a la que no hay que confundir con la oceniade de igual nombre madre de Afrodita] y al único hijo del titán, Hyas, un primitivo dios vinculado a las lluvias estacionales. Según los mitos, Hyas fue muerto por un león y sus hermanas lloraron amargamente siendo subidas a los cielos formando las estrellas de la cabeza del toro (Tauro), estación que marcaba el inicio de las lluvias, al igual que las Pleyades ubicadas en la misma zona estelar.

Según esta versión el león fue puesto en los cielos como la constelación de Leo y en las antipodas Hyas es la constelación de Acuario, que marca el inicio de las lluvias (eso antes de que en la tradición Leo fuera el León de Nemea muerto por Heracles y Acuario fuera el copero de Zeus, Ganimedes, puesto en los cielos para molestar a Hera).

Anquiale

La única hija del titán Japeto fue Anquiale (calor), una diosa del fuego, que guardaba el fuego divino que fue robado del cielo por su hermano Prometeo y dado a los hombres, cuando, tras el rapto de Core (Perséfone) por Hades, Demeter se negó a traer la vida a la tierra, provocando el origen del invierno. Desde entonces la encargada del fuego fue Hestia, la hermana de Zeus.

Curetes_

Anquiale fue la madre de los Curetes (también identificados con los Dactilos, los Coribantes y los Cabiros; todos dioses menores que según versiones ocultaron con sus ruidos y cantos en sus forjas los llantos del infante Zeus cuando su madre Rea lo oculto en Creta, en Eubea, o en otro lado). La pareja de Anquiale era Hecatero (una forma local del dios rústico, del campo, Sileno), un ser entre cuyos hijos figuran no solo los Curetes, sino también con su unión con las ninfas Oreiades (diosas de los pinos y coníferas), hijas de los dioses de las montañas, Hecatero será el padre de varias de las razas de sátiros y de faunos, igualado así a Sileno (el viejo sátiro que cuido al niño Dioniso y le enseño como fabricar el vino).

Entre los nombres asociados a los Curetes tenemos el de Hoplodamo, que traduce hombre armado, y es descrito como un gigante que ayudo y protegió a Rea cuando Cronos descubrió que había escondido a Zeus; otro fue Anito, quien estuvo por un tiempo al servicio de la diosa Demeter, y crió a la hija de la diosa Despoina (hija de Demeter y Poseidón). El líder de los curetes era Pírrico (danza con fuego), a quien muchos asocian con el propio Sileno.

Los Curetes eran descritos por tanto como gigantes y habiles en la metalurgía; ello hizo que fueran también vinculados a los Telquines, otra serie de gigantes con iguales artes, pero cuya ascendencia esta en los dioses marinos Ponto y Thalasa. Los puntos en común entre ambos grupos era el poder manipular los metales y que a ambos grupos se les pone como padres de los primeros pobladores de Creta (los Telquines fueron en principio los primeros habitantes de la isla de Rodas y luego se dispersaron por el resto de islas del Egeo).

Griegos y Troyanos peleando en los cielos (7) Odiseo, el planeta de la trampa

(1143) Odiseo es un asteroide troyano de Júpiter, descubierto en 1930, y es el segundo troyano de Karl Wilhelm, recibiendo el nombre del héroe griego que, según la mayoría de las leyendas, ideó la trampa del caballo de Troya para poder entrar a la ciudadela y finalmente poner fin a la guerra. Con 126 kilometros de diámetro medio, (1143) Odiseo es el octavo troyano más grande de Júpiter conocido.

Odiseo (en latín, Ulises) es hijo de Laertes y Anticlea, y nieto de Arcisio por parte paterna, y de Autólico, por parte materna; pero existe la versión de que su padre era Sísifo, según esta Autólico (uno de los argonautas) se había convertido en un exitoso ladrón gracias a que su padre, Hermes (el dios de los ladrones), que le había otorgado el don de poder cambiar el color de todas las cosas que robase, por lo que podía actuar impunemente. Pero Sísifo logró descubrirlo simplemente porque notó que el número de reces de Autólico aumentaba mientras que el suyo disminuía. Para descubrirlo, hizo marcas en las pezuñas de su ganado, por lo que pudo reconocerlo incluso si había cambiado de color. Cuando Sísifo acudió a casa de Autólico para reclamar su ganado, se entretuvo varios días y finalmente consiguió seducir a Anticlea, la hija del ladrón. Poco después, Anticlea casó con Laertes y tuvo a Odiseo, por lo que muchos dudaban de la auténtica paternidad de Laertes. La hija de Laertes y Anticlea fue Ctímene, hermana menor de Odiseo; fue esposa de Euríloco; quien fue compañero de viaje de Odiseo.

Como tantos héroes griegos, Odiseo fue discípulo del centauro Quirón, en el monte del centauro recibe una herida por un jabalí, que le deja una cicatriz en una rodilla, por la que habría de ser reconocido a su regreso a Ítaca tras la guerra de Troya. En Lacedemonia recibe de Ífito el arco de Éurito, que era regalo de Apolo; a cambio de una espada y una lanza; y que nadie salvo el verdadero dueño podía usar. Al llegar a la mayoría de edad, Laertes le entrega el reino con todas sus riquezas y Odiseo se encarga de reconstruir su casa. Adquiere fama por su hospitalidad y por su respeto a los dioses, en especial a Zeus y Atenea, diosa ésta que le habría de proteger siempre.

Como muchos acudió como pretendiente a la casa de Tindaro para pedir la mano de Helena, al darse cuenta de las escasas posibilidades que tenía de conseguirla, decidió solicitar a Penélope, hija de Icario y sobrina de Tindaro. Para asegurarse la ayuda de éste en tal propósito, le aconsejó que obligase a todos los pretendientes de Helena a jurar que respetarían la elección de ella y que defenderían al elegido contra cualquier agravio, evitando así disputas ulteriores que podrían ser funestas para el propio rey. Ello sería vital a la hora de rescatar a Helena de los troyanos.

Tras el rapto de Helena, Menelao y Palamedes, que estaban reclutando a los expedicionarios para su rescate, llegan a la corte de Odiseo en Ítaca, este se finge loco, pero su treta es descubierta y en su partida dice a Penélope que si él muere, se case de nuevo cuando Telémaco, el hijo, aún niño de ambos, alcance la edad viril.

En Troya Odiseo dará muerte a muchos troyanos, Odiseo es el encargado de devolver a Criseida a su padre, el sacerdote Crises. Con Agamenón se encarga de concertar el combate singular entre París y Menelao, y con Héctor mide el escenario del mismo para poner fin a las hostilidades. Tras el reinicio de hostilidades y la muerte de Patroclo, Odiseo calma a Aquiles y le indica esperar hasta terminar los funerales del joven. Tras la muerte de Aquiles, Odiseo y Ayax (primo de Aquiles) pelean por las armas del héroe; cuando Agamenón se las entrega a Odiseo, Ayax enloquece y finalmente se suicida.

Odiseo fue quien captura al vidente Héleno, arrancándole el secreto de que Troya no será conquistada sin el concurso de las flechas de Heracles, los restos de Pelope y el Paladio (estatua de Atenea en Troya). Sabedor de que tales armas estaban en poder de Filoctetes, quien por consejo suyo había sido abandonado en la isla de Lemnos tras haber sido mordido por una serpiente, consiguió su colaboración desplazándose allí en compañía de Diomedes. Junto con Diomedes entra en Troya disfrazado de mendigo, y consigue robar el Paladio. A él, en fin, se le atribuye la idea de construir el caballo de madera en cuyo interior se alojaron treinta guerreros escogidos, mientras los demás simulaban poner fin al asedio, lo que fue finalmente la caída de Troya.

Tras la guerra muchos de los griegos serían castigados por sus abusos en la toma de Troya, en su regreso a su patria; algunos no volverían a la misma, muriendo en el camino. Odiseo fue el que más tiempo pasó fuera de su casa; los diez años que duró la guerra y otros diez, Poseidón lo castigó haciéndolo vagar por todo el Mediterráneo, esta es la segunda obra de Homero, La Odisea, que narra las desventuras del héroe en su regreso a casa. Odiseo pasó veinte años fuera de Ítaca: los diez que duró la guerra de Troya y otros diez años que transcurrieron desde el fin de la guerra hasta su regreso a Ítaca.

La Odisea no inicia con el relato de Odiseo, sino de su hijo Telémaco, que era todavía un niño cuando su padre marchó a la guerra de Troya, y en sus casi veinte años de ausencia creció hasta hacerse adulto. Atenea pide a su padre Zeus que es hora de que Odiseo vuelva a su tierra, y este permite a la diosa iniciar la historia; disfrazada de Mentor, un maestro de Telémaco, Atenea exhorta al chico de que expulse a los pretendientes de su madre y vaya en busca de información de su padre. Pese a que nadie en el pueblo lo ayuda para expulsar a los pretendientes, el chico logra emprender el viaje en busca de noticias de su padre. En Pilos pide noticias a Néstor, este relata lo que sabe de los que pasó a los héroes griegos pero nada sabe de Odiseo, envía a Telémaco a Esparta, con Menelao, y acompaña al chico, el hijo menor de Néstor, Pisístrato. En Esparta Menelao relata su regreso y como supo a través de Proteo, un dios marino cambia forma, que derrotó para saber su camino a casa, que Odiseo era retenido por la diosa Calipso. Mientras tanto, los pretendientes sabiendo del viaje del joven, le preparan una emboscada a su regreso.

Pero la decisión de los dioses ya esta dada y Zeus envía con Hermes un mensaje a Calipso, que suelte su prisionero. Calipso hace su último intento de retener al héroe y tienta a Odiseo con el regalo de la inmortalidad, pero el héroe sabiendo que puede irse prepara una balsa y abandona la isla de la diosa. La balsa no aguanta las olas y zozobra, Poseidón aún lo persigue por el daño a su hijo el cíclope Polifemo. Odiseo apenas logra llegar a la isla de los feacios, donde es rescatado por Nausícaa, la hija del rey Alcínoo. Aquí tras reponerse Odiseo narra su viaje desde Troya; con lo que el rey queda impresionado y le ofrece la mano de su hija, mas Odiseo no acepta, por lo que el rey cambia su ofrecimiento por ayudarlo a llegar a su isla.

En su historia Odiseo cuenta que primero destruyeron la ciudad de Ísmaro (donde estaban los cicones), donde perdió a bastantes compañeros. Más tarde llegaron a la isla de los lotófagos. Allí, tres compañeros comieron el loto, y perdieron el deseo de regresar, por lo que hubo de llevárselos a la fuerza. Posteriormente, llegaron a la isla de los cíclopes. En una caverna se encontraron con Polifemo, hijo de Poseidón, que se comió a varios de sus compañeros. Estaban atrapados en la cueva, pues estaba cerrada con una enorme piedra que les impedía salir. Odiseo, con su astucia, emborrachó con vino a Polifemo y mandó afilar un palo con el que cegaron al cíclope mientras éste dormía. Consiguieron escapar ocultándose debajo  de las ovejas de cíclope.

Viajaron hasta la isla de Eolo, que trató de ayudarles a viajar hasta Ítaca. Eolo entregó a Odiseo una bolsa de piel que contenía los vientos del oeste. Al acercarse a Ítaca, sus hombres decidieron ver lo que había en la bolsa, dejando salir a todos los vientos y crearon una tormenta que hizo desaparecer la esperanza del regreso al hogar. Tras seis días de navegación, llegaron a la isla de los Lestrigones, gigantes antropófagos que devoraron a casi todos los compañeros de Odiseo. Huyendo de allí llegaron a la isla de Circe. Cuando Odiseo llegó a la isla de la bruja mandó bajar a la mitad de la tripulación, quedándose él en su barco. Circe invitó a los marineros a un banquete, envenenando la comida con una de sus pociones, transformándolos en cerdos con una vara después de que se hubieran atiborrado. Sólo Euríloco, su cuñado, sospechando una traición desde el principio, logró escapar y avisó a Odiseo y a los otros que habían permanecido en el barco. Odiseo partió al rescate de sus hombres pero en el camino fue interceptado por Hermes, quien le dijo que se hiciese con algunas hierbas de moly para protegerse del mismo destino. Cuando Circe no pudo convertirlo en animal Odiseo le obligó a devolver a sus hombres a la forma humana.

Más tarde Circe se enamoró de Odiseo y le ayudó en su viaje de regreso a casa después de que él y su tripulación pasasen un año con ella en su isla. Según Homero, Circe sugirió a Odiseo dos rutas alternativas para volver a Ítaca: bien hacia las «rocas errantes» (las pumíceas islas Lípari), donde reinaba el rey Eolo, o bien pasar entre la peligrosa Escila y el remolino de Caribdis, normalmente identificado con el estrecho de Mesina.

En su camino al estrecho se detiene en el país de los Cimerios y realiza un sacrificio de varias ovejas a Hades; Odiseo así visita la morada de Hades para consultar con el adivino Tiresias, quien le profetizó un difícil regreso a Ítaca. A su encuentro salieron todos los espectros, que quisieron beber la sangre de los animales sacrificados. Odiseo se la dio en primer lugar a Tiresias, luego a su madre Anticlea y también bebieron la sangre varias mujeres destacadas y algunos combatientes que habían muerto durante la guerra de Troya.

De nuevo en ruta, lograron escapar de las sirenas, cuyo canto hacía enloquecer a quien las oyera. Para ello, siguiendo los consejos de Circe, Odiseo ordenó a sus hombres taparse los oídos con cera exceptuándolo a él y manda ser atado al mástil. Escaparon también de las peligrosas Caribdis y Escila. Consiguieron llegar a Trinacria (nombre griego de Sicilia), la isla del Sol. Pese a las advertencias de no tocar el ganado de Helios, los compañeros sacrificaron varias reces, lo que provocó la cólera del dios. Al hacerse de nuevo a la mar, Zeus lanzó un rayo que destruyó y hundió la nave, sobreviviendo únicamente Odiseo. Finalmente, arribó a la isla de Calipso hasta que pudo salir de la misma.

Acompañado por navegantes feacios, Odiseo llega a Ítaca. Se disfraza de vagabundo para evitar ser reconocido. Por consejo de la diosa Atenea, va a pedir ayuda a su porquerizo, Eumeo. Odiseo no revela su verdadera identidad a Eumeo, quien le recibe con comida y manta. Eumeo relata su vida y sus orígenes al mendigo, y de cómo llegó al servicio de Odiseo. Es cuando Telémaco regresa a Ítaca, quien consigue eludir la trampa que los pretendientes le habían preparado a la entrada de la isla. Una vez en tierra, se dirige a la casa de Eumeo, donde conoce al supuesto mendigo. Cuando Eumeo marcha a casa de Penélope a darle la noticia del regreso de su hijo, Odiseo revela su identidad a Telémaco, asegurándole que en verdad es su padre, a quien no ve desde hace veinte años. Tras un fuerte abrazo, planean la venganza. Al día siguiente, Odiseo, de nuevo como mendigo, se dirige a su palacio. Sólo es reconocido por su perro Argos que, ya viejo, fallece frente a su amo. Al pedir comida a los pretendientes, es humillado e incluso golpeado por éstos.

Odiseo, aún ocultando su verdadera identidad, mantiene una larga conversación con Penélope, quien ordena a su criada Euriclea que le bañe. Ésta, que fue nodriza del héroe cuando era niño, reconoce la cicatriz que a Odiseo, en su juventud, le hizo un jabalí cuando se encontraba cazando en el monte Parnaso. La esclava, pues, reconoce a su amo, que le hace guardar silencio para no hacer fracasar los planes de venganza. Odiseo aprovecha para ver quién es fiel al desaparecido rey, y librarse así de la venganza. Un profeta, amigo de Telémaco, advierte a los pretendientes que pronto los muros se mancharán de su sangre. A pesar de que algunos de ellos creen en la profecía y huyen, la gran mayoría de ellos se ríe de la adivinación.

Penélope esperó durante veinte años el retorno de su marido de la guerra de Troya. Por esta razón se le considera un símbolo de la fidelidad conyugal hasta el día de hoy. Mientras su esposo está fuera, Penélope es pretendida por múltiples hombres. Para mantener su castidad ante la ausencia de su marido idea un gran plan. Les dice a los pretendientes que aceptará la desaparición de Odiseo, con la consecuente promesa de un nuevo enlace, cuando termine de tejer un sudario. Para mantener el mayor tiempo posible este tejido en elaboración, procura deshacer por la noche lo que creó durante el día, y de esta forma soporta los veinte años. Justo cuando Odiseo llega a casa, Penélope termina la labor. Aquí Penélope señala a los pretendientes que se casará con aquel que consiga hacer pasar la flecha por los ojos de doce hachas alineada, usando el arco de su esposo. Uno tras otro, los pretendientes lo intentan, pero ni siquiera son capaces de tensar el arco. Odiseo pide participar en la prueba, ante la negativa de los demás. Tras la insistencia de Telémaco, le es permitido intentarlo. Con suma facilidad, Odiseo tensa el arco y consigue hacer pasar la flecha por los ojos de las hachas, ante el asombro de los presentes. A la señal de su padre, Telémaco se arma, preparándose para la lucha final.

Antinoo, jefe de los pretendientes, se encuentra bebiendo cuando Odiseo le atraviesa la garganta con una lanza, dándole muerte. Ante las quejas de los demás, Odiseo responde con amenazadoras palabras, y los pretendientes temen por sus vidas. Se inicia la feroz lucha, con los numerosos pretendientes por un lado y Odiseo, su hijo y dos fieles criados por otro. Todos aquellos que traicionaron a Odiseo van muriendo uno por uno. Los esclavos traidores son colgados del cuello en el patio del palacio. Odiseo manda a Euriclea que haga fuego y limpie el patio con azufre. La esclava avisa a las mujeres que fueron fieles al héroe, que abrazan a su amo.

Después de que Odiseo matase a los pretendientes que se hospedaban en su casa. Odiseo manda a los presentes a que vistan sus mejores trajes y bailen, para que los vecinos no sospechen de lo ocurrido. Con la ayuda de Euriclea, el héroe se presenta a Penélope, pero ella no le reconoce ya que ella estaba convencida de que él estaba muerto y el aspecto que tenía en ese momento no era el mismo que cuando se marchó a la guerra. Entonces, Odiseo describe el lecho conyugal del matrimonio, y cómo lo hizo él mismo de un olivo. Penélope, convencida ya, abraza a su esposo, que le narra sus aventuras, como por ejemplo el enfrentamiento que tuvo con Polifemo, el monstruo de Escila, cuando Circe convirtió en animales a todos sus marineros y así sucesivamente. Finalmente le cuenta que aún tendrá que hacer otro viaje, antes de terminar su vida en una tranquila vejez.

El hijo de Odiseo fue puesto en los cielos en 1997, (15913) Telémaco; quien ha sido descubierto al menos cuatro veces, como señalan sus nombre alternativos: 1997 TZ27, 1996 RY29, 1998 WQ10 y 2000 AY7. Por su parte su esposa se encuentra en el cinturón principal de asteroides desde 1879, dando el nombre al asteroide (201) Penélope, cuyo diámetro es de unos 68 km.

Odiseo es ante todo un tramposo, no es que haga la trampa por maldad propiamente, sino como una forma de vencer y de sobrevivir. Engaña a los troyanos con el Caballo de Troya, haciéndoles creer que es una ofrenda de paz, mientras los griegos parecen retirarse; emborracha a Polifemo, para así poder vencerlo, cegándolo luego y escapar disfrazados de ovejas; se disfraza de mendigo para poder entrar en su casa y descubrir quienes son sus amigos y enemigos.

odiseo-simbolo-4

Pero Odiseo es también el esposo fiel, no acepta la inmortalidad que le ofrecen las diosas Circe y Calisto; rechaza a la princesa Nausícaa y su reino; todo por volver con su contra-parte Penélope; ambos como pareja, más ella que él, son símbolo de la fidelidad matrimonial. Telémaco es el hijo que trata de proteger a su madre y ayudar a su padre, como niño no le hacen mucho caso, pero por su familia es capaz de todo, es signo de paciencia, sabe que su hora ya llegará; tuvo que aguantar durante toda su infancia a los pretendientes de su madre, que no sólo lo vejaban, sino también se devoraban los bienes de la casa; pero al tener su oportunidad, acabó con cuantos pudo. El grifo de Odiseo deriva del arco de Ulises, que él utilizó para vencer a los pretendientes de su esposa Penélope que habían acampado con arrogancia en su casa en su ausencia. Su hijo tiene igual inspiración; por su parte Penélope deriva del velo que tejía y destejía cada día y noche.

Griegos y Troyanos peleando en los cielos (5) Néstor, el planeta de los consejos no pedidos

(659) Néstor fue el cuarto asteroide troyano descubierto, es el tercero en el campo griego y el segundo del astrónomo Max Wolf, descubierto en 1908, a un año del descubrimiento de (624) Héctor y nueve años antes del siguiente troyano, (884) Príamo. Su tamaño es de unos 109 km aproximadamente, ocupando el décimo quinto lugar en tamaño entre los troyanos conocidos. El cuerpo toma el nombre de uno de los argonautas que luego acompañó a los griegos en la guerra, por ser demasiado mayor para la lucha iba como consejero y fue acompañado con dos de sus hijos.

Los mitos nos cuentan que tras la destrucción del mundo por agua (el mito del diluvio) sobrevive una pareja: Deucalión y Pirra; hijo de estos fue Helén (Heleno, no confundir con el hijo de Príamo de igual nombre), quien da a los griegos el nombre de helenos y al esplendor de su cultura se le dice helénica. Descendientes de Helén serán los pueblos: dorios (descendientes de Doro), jonios (descendientes de Juto) y eolios (Hijos de Eolo —no confundir con el dios de los vientos de igual nombre, que es un nieto del mismo—).

Eolo tuvo una aventura con la hija del centauro Quirón, Melapina, fruto de ello nació la ninfa Arne, quien fue luego una amante de Poseidón, fruto de esta unión nacen los gemelos Beoto y Eolo. Al crecer Beoto se establece en la región que se conoce como Beocia y su hermano viajó hasta unas islas cercanas a Sicilia, las Eolias, donde su padre Poseidón lo convirtió en el rey de los vientos.

Otros descendientes de Eolo no fueron muy afortunados, entre ellos podemos citar a: Perites, que fue el primer esposo de la única hija de Perseo y Andromaca, Gorgófone; y juntos fueron padres de Afareo y Leucipo. Afareo le sucede en el trono; y los hijos de este fueron los gemelos Idas y Linceo. Leucipo tuvo tres hijas: Arsínoe, Hilaíra y Febe. Las dos ultimas fueron raptadas y desposadas por Cástor y Pólux (los Dioscuros). Cuando sus primos Idas y Linceo fueron a su rescate, estos mueren a manos de los Dioscuros. El reino de Afareo, sin herederos directos, pasa luego a su sobrino Néstor.

Otro fue Deyoneo, que tuvo entre sus hijos a Céfalo (abuelo de Odiseo) y Actor (padre de Menecio y abuelo de Patroclo), su hija fue Dia, esposa de Ixión, cuando Deyoneo pretendió cobrar la dote que le correspondía, Ixión le puso un trampa y lo mato, ese fue el primero de su crímenes. A Sísifo se le pone como padre de Odiseo (violando la mujer de su sobrino nieto) pero es su intento de burlar a la muerte por lo que es condenado a sufrir en el infierno a cargar una gran roca por una colina, la cual escapa de sus manos ante de alcanzar la cúspide y volver a empezar de nuevo. Su hermano Salmoneo (padre de Tiro) tampoco fue alguien muy digno, quiso igualarse a Zeus y este lo mató de un rayo. Atamante no tuvo mejor suerte, casa con Ino, hija del rey Cadno, pero cuando cuidan al niño Dioniso, hijo de Semele (hermana de Ino) y Zeus, Hera los castiga volviéndolos locos, terminan matando a sus hijos, para luego suicidarse.

El último de esta larga lista digno de mención es Creteo; su mujer fue Tiro, la hija de su hermano, con quien fue padre de Esón. Pero Tiro estaba enamorada del dios del río Enipeo. Poseidón asume la apariencia de Enipeo, y fruto de esa unión nacieron los gemelos Pelias y Neleo. Pelias deseaba el trono de su padre, y a la muerte de este encierra a Esón (el primogénito) y exilia a Neleo. El hijo de Esón, Jasón, que estaba entrenándose con Quirón, regresa a su casa ya adulto. Pelias se le había profetizado que un desconocido con una sandalia provocaría su muerte. Cuando Jasón atraviesa el río, pierde uno de sus calzados y Pelias reconoce a su victimario. En un intento de evitar perder el trono reta al joven a conseguir lo imposible, el vellocino de oro. Es el viaje de los argonautas, donde los grandes héroes del mundo griego de esa época se embarcaron en tamaña aventura. A su regreso, la mujer de Jasón, Medea; engaña a las hijas de Pelias, quienes descuartizan a su padre, creyendo que lo pueden devolver a la vida más joven. Tras recuperar el trono, Jasón descubre que su padre había muerto en prisión, donde se había suicidado.

Neleo no tuvo mejor suerte, funda la ciudad de Pilos, en la región de Mesenia (costa sur occidental de la Grecia continental). En una visita de Heracles, en alguna de sus tantas tareas, Neleo de alguna manera lo ofendió y como el invitado no era de buenas pulgas, terminó en su disgusto (algo muy común) matando a Neleo y a todos sus hijos, sólo sobrevivió Néstor; quien tras heredar Pilos, poco tiempo después controlaba toda la región de Mesenia tras heredar el reino de su tío Afareo.

Néstor fue un argonauta, luchó contra los centauros y participó en la caza del jabalí de Calidón. Pero se le recuerda más cuando él y sus hijos: Antíloco y Trasimedes, lucharon junto a los aqueos en la Guerra de Troya que siguió al rapto de Helena; y aunque por su avanzada edad no podía luchar (ya había vivido tres generaciones), era de utilidad en el ágora y daba consejos a los más ilustres con el fin de asegurar el triunfo de la causa griega.

Su opinión era tenida en alta estima, siendo desobedecido solamente una vez por Agamenón; cuando Néstor le había aconsejado que no quitase a Briseida a Aquiles. El rey de el rey de Micenas hizo todo lo contrario, aunque bien pronto Agamenón tuvo que reconocer su error debido a la vergonzosa pérdida que su ejército estaba sufriendo frente a los troyanos. Fue cuando Patroclo en un intento de rescatar la confianza de los griegos se pone la armadura de Aquiles, pero pronto muere a manos de Héctor.

Los hijos de Néstor que estuvieron en el sitio de Troya fueron inmortalizados en los cielos con los asteroides troyanos del lado griego: (1583) Antíloco descubierto en 1950 y (3801) Trasimedes descubierto en 1985.

Según los mitos Antíloco fue el portador ante Aquiles de la noticia de la muerte de Patroclo. Ocuparía el lugar de Patroclo en la tienda del héroe. Tiempo después Antíloco muere luchando contra Memnón, rey de Etiopía y sobrino de Príamo, que había venido a ayudar a los troyanos. Antíloco trataba de permitir el escape de su padre Néstor, que era rescatado por su hermano mayor Trasimedes ante el avance de los troyanos dentro del campamento griego. Trasimedes trató de luchar por la posesión del cadáver de su hermano, pero debido a la fuerza superior de Memnón se vieron obligados a retirarse y solicitar la ayuda de Aquiles. Aquiles cobra su muerte matando luego al rey etíope y rescatando el cuerpo de Antíloco. Trasimedes fue luego uno de los soldados que entró dentro del Caballo de Troya.

Néstor y Trasimedes sobrevivieron a la guerra y regresaron a su casa sin problemas. Por ser Néstor el único guerrero aqueo que se había portado con total justicia durante el sitio de Ilión, el supremo dios Zeus le concedió un regreso relativamente sin complicaciones, y ya en su patria Néstor vivió tranquilamente y sin problemas en compañía de su esposa y de sus hijos; seguramente Trasimedes lo sucedió en el trono a su muerte.

Estando ya en su patria Néstor dio hospedaje a Telémaco, hijo de Odiseo, y le informó sobre los primeros incidentes del regreso de los aqueos. Aunque no podía dar noticias ciertas sobre Odiseo, sí facilitó caballos a Telémaco para que fuera a Esparta a encontrarse con Menelao, y además encomendó a su hijo menor, Pisístrato, para que acompañara a Telémaco como compañero de viaje.

En Néstor tenemos al abuelo que ha aprendido por la experiencia y trata de trasmitir algo de su saber acumulado a lo largo de sus años; Néstor representa muchas veces, como ocurre con los ancianos, una voz que no desea ser escuchada, es el consejo que nadie pidió; un equivalente en los cielos del famoso Pepito grillo de Pinocho; aunque sus consejos son considerados importantes, rara vez alguien los toma en cuenta. Su hijo Antíloco es la imagen del que trae malas noticias, pero también representa al amigo y junto con su hermano son el amor filial, del hijo al padre. Ambos representan a alguien que apoya a su familia, sobre todo a los mayores de la casa; su hermano Trasimedes con más fuerza indica el respecto y la ayuda del hijo hacia el padre mayor, ya anciano.

Hijos de la Noche (13) Tánatos, Thanatus, Mors

Tánatos era el dios (daimon) de muerte no violenta. Su toque era manso, asemejado en eso a su hermano gemelo Hipnos (el sueño), hijo de Nix (diosa de la noche) y Érebo (dios de las tinieblas). La muerte violenta era el dominio de las hermanas de Tánatos, las Keres, espíritus de matanza y enfermedad. En el arte, Tánatos era representado como un hombre joven con barba llevando una mariposa, una corona o una antorcha invertida en sus manos. A veces tiene dos alas y una espada sujeta a su cinturón. Tánatos juega un papel prominente en dos mitos.

Tras ser condenado a servir un año a un mortal como castigo por matar a los Cíclopes, Apolo escogió la casa de Admeto y se convirtió en su pastor. Apolo quedó tan impresionado por el trato que le dispensó Admeto que lo ayudó a lograr la mano de la princesa Alcestis, la hija de Pelias, rey de Yolco. Alcestis tenía tantos pretendientes que Pelias, para librarse de los numerosos pretendientes, declaró que le daría su hija a él sólo si iba a su corte en un carro tirado por leones y jabalíes. Admeto logró hacer esto con la ayuda de Apolo, logrando así casarse con Alcestis. Pero la mayor ayuda que Apolo prestó a Admeto fue convencer a las Moiras de que aplazasen la muerte de Admeto de su día predestinado. Apolo emborrachó a las Moiras, y éstas accedieron a indultar a Admeto si lograba encontrar a alguien que muriese en su lugar. Admeto creyó inicialmente que uno de sus ancianos padres moriría con gusto en lugar de su hijo, pero cuando éstos terminaron negándose, fue Alcestis quien murió en su lugar por amor hacia él.

Tánatos actua cumpliendo el destino que las Moiras dictaban para cada mortal. Esta situación fue remediada por Heracles, quien de camino a su trabajo con las yeguas de Diomedes. Al conocer lo que ocurría, entró en la tumba de Alcestis y luchó con Tánatos, intentando persuadirle de que esperase a que a la joven le llegase su hora de forma natural. Tánatos repudiaba estas triquiñuelas de los dioses (especialmente a Apolo) que interferían sus funciones, y tras esta pequeña derrota, reclamó el respeto debido y fue incluso capaz de llevarse al mismo Heracles cuando le llegó su turno.

Otra vez fue capturado por el Sísifo que lo entrampó en un saco para evitar la muerte. Sísifo fue fundador y rey de Éfira (nombre antiguo de Corinto). Era hijo de Eolo y de acuerdo con algunas fuentes (posteriores), fue el padre de Odiseo con Anticlea, antes de que ésta se casase con su último marido, Laertes. Fue promotor de la navegación y el comercio, pero también avaro y mentiroso. Recurrió a medios ilícitos, entre los que se contaba el asesinato de viajeros y caminantes, para incrementar su riqueza. Sísifo tuvo fama de ser el más astuto de los hombres. Cuando Tánatos fue a buscarle, Sísifo le puso grilletes, por lo que nadie murió hasta que Ares vino, liberó a Tánatos, y puso a Sísifo bajo su custodia. Pero Sísifo aún no había agotado todos sus recursos; antes de morir le dijo a su esposa que cuando él se marchase no ofreciera el sacrificio habitual a los muertos, así que en el infierno se quejó de que su esposa no estaba cumpliendo con sus deberes, y convenció a Hades para que le permitiese volver al mundo superior y así disuadirla. Pero cuando estuvo de nuevo en Corinto, rehusó volver al inframundo, hasta que fue devuelto a la fuerza por Hermes. En el infierno Sísifo fue obligado a empujar una piedra enorme cuesta arriba por una ladera empinada, pero antes de que alcanzase la cima de la colina la piedra siempre rodaba hacia abajo, y Sísifo tenía que empezar de nuevo desde el principio. El motivo de este castigo no es mencionado y resulta oscuro. Según algunos, había revelado los designios de los dioses a los mortales. De acuerdo con otros, se debió a su hábito de atacar y asesinar viajeros.

Aristófanes (siglo V a IV a.C.) Señala:

Tánatos es el único entre los dioses que no ama los regalos [traducido: los sacrificios al dios no logran nada].

Esopo (siglo VI a.C.) Cuenta entre sus fábulas:

Un hombre pobre estaba llevando una carga de madera en sus hombros. Después de un rato él estaba sintiéndose muy cansado y débil, así que él se sentó al lado del camino. Apartando su carga, él convocó amargamente a Tánatos, convocando Tánatos con por sus palabras inmediatamente se presentó y dijo al hombre, —¿Por qué usted me ha llamado?— El hombre dijo: —¡Oh, sólo para pedirle que me ayude a levantar esta carga de la tierra! [traducción: desear la muerte es una cosa, verla llegar es desear otra cosa].

Una leyenda inglesa nos cuenta la misma idea de vencer a la muerte:

Estando la madre de Jack debatiéndose entre la vida y la muerte, su hijo bajó a la playa cercana a aliviar su tristeza. De repente, una silueta alta y delgada, se acercó a él, vestida con una capa negra y el rostro tapado, y le preguntó por la Granja Beanstalk, que era donde él vivía. ¿Quién quiere saberlo?, preguntó Jack. La muerte, respondió. Jack le pidió que lo demostrara metiéndose en una pequeña botella. La muerte se encogió hasta meterse allí dentro. Jack había atrapado a la muerte y volvió a casa feliz, donde encontró a su madre totalmente recuperada y con mucha hambre. Cuando Jack empezó a buscar comida se encontró con que los animales no se morían y las verduras no podían salir del huerto. Los días pasaban y nada moría, todos tenían cada vez más hambre. Y, además, cada vez había más de todo, más moscas, más pulgas. Todo esto es muy raro, dijo la madre, ¿Qué has hecho?, Jack le contó lo sucedido. Vas a tener que sacar la muerte de la botella, siguió la madre. Cuando así lo hizo. La muerte le dijo: Quizás ahora entiendas que no soy enemiga de la vida, pues sin mí, no existiría. Somos dos caras de la misma moneda, no podemos existir la una sin la otra Y se despidió. Jack volvió a la playa a mirar las olas ir y venir, al regresar a casa, encontró a su madre sentada en su mecedora favorita, con cara de serenidad, muerta.

Euripides en Alcestis (la tragedia griega del siglo V a.C.) nos narra:

APOLO
¡Moradas de Admeto, en las que yo, aunque dios, estuve en la mesa de los siervos! Zeus tuvo la culpa, que mató a mi hijo Asclepio hundiéndole en el pecho el rayo, por lo cual, yo irritado voy y mato a los Cíclopes, forjadores del fuego de Zeus. Y mi padre a servir me obligó en castigo, en casa de un hombre mortal. Vine a este país y fui boyero de mi huésped; hasta ahora he guardado esta casa. Yo, que soy santo, con un santo hombre topé, el hijo de Feres, a quien he salvado de morir engañando a las Moiras. Las diosas me han permitido que Admeto escape por ahora el infierno, con tal de que ofrezca otro muerto a los de abajo. A todos los suyos los ha recorrido y probado, a su padre y a la vieja madre que lo dio a luz, ni, fuera de su mujer, encontró quien quisiera morir por él y dejar de ver la luz. A ella la lleva por la casa en sus brazos, derrámasela el alma: pues en este día tiene que morir y dejar la vida. Yo, para que no se alcance impureza en la casa, dejo este techo, mi más caro cobijo en este mundo. Ya veo aquí cerca a Muerte, que sacrifica a los moribundos, y que a las moradas de Hades se la va a llevar: ha Llegado en su momento guardando el día en que ella tiene que morir.

TÁNATOS
¡Ah, ah! ¿Qué haces tú en esta casa?, ¿qué haces aquí dando vueltas, Febo? Pecas cuando los honores de los de abajo recortas y suprimes. ¿No te ha bastado impedir el destino de Admeto, a las Moiras con taimadas artes engañando? Y ahora, otra vez, custodias, tu brazo armado del arco, a la que ha prometido, para salvar a su marido, morir ella, la hija de Pelias.

APOLO
Tranquilízate. Guardo justicia y buena razón.

TÁNATOS
¿Y a qué viene el arco, si guardas justicia?

APOLO
Siempre es mi costumbre llevarlo.

TÁNATOS
Y ayudar a esta casa fuera de justicia.

APOLO
De un hombre amigo me duelen las desgracias.

TÁNATOS
¿Y me vas a alejar de este segundo cadáver?

APOLO
Por la fuerza el primero no te he quitado.

TÁNATOS
Pues ¿cómo sobre el suelo está y no debajo de tierra?

APOLO
Ha dado en cambio su mujer, a por la que tú vienes.

TÁNATOS
Y me la llevaré allá abajo, bajo la tierra.

APOLO
Tómala y vete. No sé si podría convencerte…

TÁNATOS
¿De matar al que es preciso? Ésta es mi obligación.

APOLO
No, sino de dar muerte a los que se resisten a morir.

TÁNATOS
Me has dado razón y confianza tú mismo..

APOLO
¿Habría modo de que Alcestis llegara a la vejez?

TÁNATOS
No. Piensa que yo también disfruto con mis honores.

APOLO
Al fin y al cabo no te llevas más que un alma.

TÁNATOS
Cuando mueren jóvenes, gano mayor honor.

APOLO
Pero si muere una vieja la enterrarán con más pompa.

TÁNATOS
Febo, ¿dispones la ley mirando a los ricos?

APOLO
¿Qué dices?, ¿es que habías disimulado su ingenio hasta ahora?

TÁNATOS
Los ricos tendrían la ventaja de morirse de viejos.

APOLO
¿No me quieres hacer ese favor?

TÁNATOS
No. Ya sabes mis costumbres.

APOLO
Enemigos de los hombres y odios para los dioses.

TÁNATOS
No puedes tener todo lo que no debes tener.

APOLO
Pues tú me obedecerás aunque tan duro eres. A la casa de Feres vendrá un hombre tal, enviado de Euristeo por un carro de caballos de los lugares de duro invierno de Tracia, que hospedado en esta casa de Admeto por la violencia te quitará esta mujer y no tendrás mi agradecimiento aunque lo hagas, y me serás odioso.

TÁNATOS
Por mucho que digas, no sacarás más. Esta mujer bajará a la casa de Hades. Voy hacia ella a sacrificarla con la espada. Sacro a los dioses de bajo tierra es aquel de cuya cabeza esta espada el cabello santifique.

***

ADMETO
Amigos, el destino de mi mujer, más feliz que el mío lo creo, pues al cabo no piensa. Ya nunca la alcanzará a ella ningún dolor, y con gloria ha terminado muchos dolores. Yo, el que no debía vivir, pasado mi destino llevaré una vida lamentable: ahora lo comprendo. ¿Cómo voy a soportar entrar en esta casa? ¿A quién saludaré, quién me hablará para que mi entrada sea dulce? ¿Dónde me dirigiré? La soledad que hay dentro me expulsa cuando veo vacía de mi mujer la cama, y las sillas en que se sentaba, y por la casa descuidado el suelo, y los niños que a mis rodillas se abrazan y lloran a su madre, y los que por su señora gimen, se les ha ido de la casa. Esto en mi casa, fuera me repugnan las bodas tesalias y las reuniones de mujeres, porque no puedo soportar la visita de las que son de la edad de mi esposa. Dirá el que siendo mi enemigo contemple esto: ¡Mira el que vive miserable por no haber soportado la muerte, que cedió por cobardía a su mujer y evitó el Hades! ¿Después de esto se cree un hombre? Odia a sus genitores él, que no quiso morir. Ésta es la fama que entre los malignos tendré. ¿Para qué, amigos, me glorío de vivir, con
mala fama y mala fortuna?.