Úroboro (1992 QB1), el planeta de los primeros impulsos.

A fines de agosto de 1992 David C. Jewitt y Jane X. Luu en el Observatorio Mauna Kea , Hawaii descubren a 1992 QB1, el asteroide recibió el número 15760, sus descubridores querían llamarlo Smiley (Sonreír), pero ese nombre ya estaba asignado al asteroide (1613) (1950 SD) del cinturón principal de asteroides, descubierto el 16 de septiembre de 1950 por S. Arend en Uccle.

Para los astrónomos descubrimientos de objetos mayores con tamaños sobre los seiscientos kilómetros de diámetro dentro de este cinturón (Make Make, Haumea, Quaoar, Varuna, Logos, Caos, Deucalión, Salacia, Borasisi, Altjira, Teharonhiawako) han dejando detrás de 1992 QB1 y la propuesta inicial de nombramiento fue anulada y olvidada. Es por ello aún hoy no se le ha puesto nombre a 1992 QB1, y se llama simplemente QB1. Ello genera también un problema ya que hay un gran número de asteroides nombrados igual salvo por el año.

1992 QB1 fue el primer objeto descubierto más allá de Plutón, y su nombre se designa al resto de objetos propios del cinturón de Kuiper, los cubewanos = QB1s, que se pronuncia en ingles ku-bi-wans. Los cubewanos son objetos que se encuentran ubicados entre la resonancia 3:2 a 2:1 con Neptuno; esto es órbitas medias ubicadas entre las 39 UA a 48 UA aproximadamente. 1992 QB1 es un objeto relativamente pequeño, unos 160 km, tiene un periodo de traslación de unos 289 años, perihelio de 40,9 UA y afelio de 47,6 UA, dándole una órbita casi redonda ya que su excentricidad es de 0,075; también tiene poca inclinación sobre el plano de la eclíptica, cuyo ángulo es apenas superior a 2°. Estas características definieron a la mayoría de cuerpos propios del cinturón de Kuiper, pequeño tamaño, poca excentricidad e inclinación.

La falta de un nombre más corriente que su denominación astronómica es para algunos un impedimento a la hora de ver su influencia astrológica; sin embargo otros lo comparan con el resto de sus ‘hermanos mayores’ y permiten a partir de este punto dar algunas propuestas sobre su influencia. La mayoría de los cuerpos del cinturón de Kuiper tiene nombre de dioses creadores, vinculados a los elementos atmosféricos y acuáticos, al cielo y los mares; por tanto a los fluidos, el aire, al agua y a la sangre misma. Mientras los centauros transitan entre Júpiter y Neptuno; moviéndose entre lo concreto y normado a lo imaginario y libre; desde lo material a lo espiritual; el cinturón de Kuiper se ubica entre Plutón y los Plutinos, hasta los Twotinos y Eris; entre el submundo oscuro y temido del más allá, a las fronteras desconocidas del más allá. Desde Plutón y sus hermanos vinculados a la transformación del alma a la temible Eris, moldeadora de destinos. Así los cubewanos son un filtro cuyo lento andar sirven de atractores y catalizadores de las experiencias, la conciencia, las ideas y la fe misma. Pero el primero de ellos, 1992 QB1, ¿qué simboliza?

Michael Coleman propone para este cuerpo la idea del Úroboro (Ouroborus), un antiguo símbolo representado por una serpiente o dragón que se devora a si mismo; siendo un signo en culturas antiguas de la inmortalidad o del infinito (de ahí la sugerencia de su grifo como una flecha —camino— que se cierra en un circulo; aunque la versión de Mark Andrew Holmes es una combinación de la Q y la B)

1992 QB1 (Ouroborus), como el primero de estos cubewanos, debe ser el más básico y simple de todos; así como el uno (1) es el primero de los número y todas las culturas lo representan como una raya (horizontal o vertical) este número es el inicio de toda cuenta; es por ello que 1992 QB1 debe ser lo más simple en cuanto a la conciencia y la experiencia; y a su vez es el incitador de acciones para revelar lo oculto. Todas las culturas difieren en su fe, en el nombre de su dios y en como aplacarlo y/o adorarlo; pero en todas se aprecian conceptos más básicos: la verdad, la justicia, la libertad, la bondad. 1992 QB1 nos habla en sencillo de lo que es bueno y lo que es malo; eso es algo que todos podemos hacer y saber sin entrar en grandes discusiones filosóficas.

1992 QB1 trata también sobre búsquedas, su descubrimiento promovió la búsqueda de otros objetos tras Neptuno y Plutón; en menos de diez años esas fronteras serían cambiadas y la aparición de nuevos mundos incluso cambiaría la definición de planeta. Así desde el punto de vista astrológico tenemos una búsqueda de la verdad, de descubrir secretos, de impulsar acciones; de develar misterios. Así otros creen que el no haberle asignado un nombre le permite al cuerpo ser libre de esa influencia y le permite ser el que marca la pauta en las acciones de los otros.

Quaoar, el planeta del logro colectivo

Quaoar —pronunciado Kwawa— (50000 Quaoar / 2002 LM60) es un planeta enano en el cinturón de Kuiper, con una luna conocida. Fue descubierto el 4 de junio de 2002 a partir de imágenes obtenidas en el Telescopio Samuel Oschin en el Observatorio Palomar. Su nombre responde al dios creador de los Tongva, nativos de la zona alrededor de Los Angeles, donde se ubica el observatorio, y fue el primer cuerpo nombrado con un dios de la mitología nativa norteamericana, el otro es  Teharonhiawako descubierto en 2001 pero que recibió nombre en 2007.

Su descubrimiento y anuncio vino acompañado de gran entusiasmo dado que su tamaño inicial de unos 1260 km; era la mitad del tamaño de Plutón; en medidas más actuales su tamaño ronda los 890 km (1/3 de Plutón). Antes de la aprobación del nombre oficial se le asigno el número 50000 para conmemorar tamaño descubrimiento; un poco lo que paso con 20000 Varuna en el año 2000. Descubrimientos más grandes posteriores no tuvieron tal honor, siguiendo la enumeración según sus órbitas eran confirmadas.

En 2002, con un diámetro estimado de 1.260 km, lo convirtió en el objeto más grande encontrado en el Sistema Solar desde el descubrimiento de Plutón. Quaoar fue sustituido más tarde por Eris, Sedna, Haumea y Makemake; y el plutino Orco del similar tamaño a Quaoar; pero Quaoar era 2 ½ veces más masivo que su homologo plutino, indicando una composición más de roca que de hielo. Quaoar fue el primer objeto tras Neptuno medido directamente desde el Telescopio Espacial Hubble (HST), lo que provocó problemas de medición, por encontrase en el límite de la resolución del HST y durante el 2004 con las observaciones del HST, se sabía poco sobre las propiedades superficiales de los objetos del cinturón Kuiper, pero ahora se sabe que la superficie de Quaoar es en muchos aspectos similar a los satélites helados de Urano y Neptuno. Desde 2010 su tamaño revisado se estima cerca de los 890 km de diámetro.

El descubrimiento de su luna, en febrero de 2007, tuvo la designación provisional, S/2006 (50000)1; se les pidió a los Tongva la elección del nombre, quienes seleccionaron al dios del cielo, Weywot, primer hijo de Quaoar. Su luna permitió calcular la masa de Quaoar, dando una densidad media al planeta de 3,5 a 4,2 g/cm³; bien distinta a los mundos helados como Plutón, que ronda 1,75 g/cm³ o a Eris que tiene unos 2,30 gr/cm³; indicando una composición más rocosa que de escombros de hielo. Weywot tiene un tamaño de unos 75 km de diámetro; gira alrededor de Quaoar a una distancia de 14500 km del planeta, cada 12,4 días. Sus descubridores creen que se trata de un fragmento del planeta que quedó tras una colisión que hizo que perdiera sus capas exteriores de hielo dejando mayoritariamente las rocas, explicando así su alta densidad. El origen de la luna sigue en discusión, si se trata de elementos que se fusionaron tras el disco de escombros que dejo la colisión que expulsó las capas de hielo la órbita de Weywot sería circular, esta sin embargo es elíptica; creando más dudas que respuestas.

Se supone que Quaoar originalmente estaba cubierto por un manto de hielo que lo hacía unos 300 a 500 kilómetros más grande que de lo que es hoy, chocó con otro cuerpo del cinturón de Kuiper aproximadamente el doble de su tamaño, un objeto más o menos el diámetro de Plutón, posiblemente incluso Plutón, perdiendo así su capa de hielo. El afelio de Plutón supera la órbita de Quaoar, pero las inclinaciones de ambos cuerpos hacen que sus órbitas actuales no se crucen. La órbita de Quaoar no está afectada por Neptuno ya que no se encuentra en resonancia con el mismo, pero recibe la influencia del cercano y gran binario Plutón-Caronte. A partir de 2008, Quaoar se encuentra a sólo 14 UA de Plutón, una relación muy estrecha. La última conjunción astrológica entre ambos ocurrió durante todo el año 1997, pero Plutón estaba en su perihelio a más de 15 UA de Quaoar; la proximidad entre ambos cuerpos ocurrirá por unos años más, ya que Plutón viaja ahora hacia su afelio; pero finalmente se separan hasta encontrase nuevamente en unos 2000 años más, después de unas siete vueltas de Quaoar, otra vez cuando Plutón se encuentre nuevamente en su perihelio.

Quaoar órbita entre 41,7 UA a 45,1 UA; una órbita es casi circular y moderadamente inclinado en aproximadamente 8°, típica de objetos pequeños del cinturón de Kuiper; pero excepcional para cuerpos mayores como Varuna, Haumea y Makemake, todos con órbitas muy inclinadas y más excéntricas. Ello sigue generando dudas sobre su origen; incluso se ha especulado que podría ser un cuerpo del Cinturón de Asteroides, explicando su naturaleza más rocosa, que fue expulsado a su órbita actual por Júpiter; pero si ese fuera en caso la órbita sería mucho más excéntrica parecida a un Centauro o un Damoclito, y no circular y estable como la existente.

Quaoar es la deidad que la creación de los Tongva, una de las muchas tribus de nativos norteamericanos en el estado de California —el estado como mayor cantidad de tribus distintas en toda Norteamérica—. Al igual que en otros mitos de la creación, en un primer momento hubo caos —nada— , entonces llegó Quaoar. Viendo el vacío de la existencia empezó a bailar, girar y girar, mientras cantaba la canción de la Creación. Dios del cielo, Weywot, fue el primero en nacer; Weywot se suma a la danza y surge Chehooit, que se convirtió en la diosa de la Tierra, quien danza ahora con el dúo y nacen dos nuevas deidades, el sol (Tamit) y la luna (Moar). Cuando cada divinidad se une a las canciones y a los bailes, la canción se vuelve más compleja y el baile más complicado. Nacen luego Pamit, la diosa del mar; Manit, el señor de los sueños y visiones; Manisar, el que trae la comida y las cosechas; Tukupar Itar, el coyote del Cielo (que es también el mayor héroe en los cuentos de los nativos norteamericanos en toda Norteamérica); Tolmalok, la diosa de Shishonga (el mundo de las profundidades); todos se unen a las canciones, a los bailes y a la creación. Y finalmente crean los siete grandes gigantes que sostienen los mundos. Los Gigantes a la vez son ayudados por cuatro animales que surgen ahora: el Águila, el Pato, el Oso y la Rana; adentrándose en el mundo la Rana saca la tierra del mar oscuro y los cuatro animales bailan sin parar. Cuando toda la existencia fue creada y el mundo tenía colinas, montañas, árboles, ríos, animales y plantas, finalmente llegaron las personas; Tobohar (el primer hombre) y Pahavit (la primera mujer) que también formaron parte de la canción de esta gran creación y la danza. Tras ello Quaoar se desvaneció en la oscuridad, tal vez para regresar a donde quiera que vino originalmente.

Para los astrólogos en 2002 los planetas transpersonales: Urano, Neptuno y Plutón tenían ahora un planeta hermano más en las grandes profundidades que sólo podemos empezar a imaginar. Quaoar cambiaría la manera en que pensamos acerca de nosotros mismos, nuestra evolución espiritual, y nuestro lugar en el Universo. Astrólogos occidentales tomaron buena nota de Quaoar para incluirlo en la astrología occidental; siendo para ellos el único sistema astrológico en el mundo que acepta nuevos cuerpos planetarios y se reformula en sí para tener en cuenta los significados y la visión de cada nuevo planeta que llega; así había ocurrido con Urano, Neptuno y Plutón; poco imaginaban los astrólogos de principios de siglo que esta primera década traería a la luz a una veintena de medianos cuerpos, por no hablar de más de quinientos rocas y hielos dispersos de corto tamaño.

Quaoar no es el único planeta con nombre de dios creador, otro es Makemake, el mayor de los cubewanos y tercero en tamaño después de Plutón y Eris; Altjira, Teharonhiawako y el propio Caos se suman a este grupo de cuerpos que dieron inicio a la creación y forma al mundo. Así Quaoar pasa a formar parte de una nueva generación de mundos cuya influencia es la creación de nuevas formas de ver el universo, y una nueva compresión del mundo que nos rodea. Y en esta era de informática y telecomunicaciones Quaoar parece tener la capacidad de crear estructuras que permitan crecer la red de encuentros entre todos para hacer algo en común. Quaoar viene precedido por la creación de Wikipedia (2001), donde un colectivo disperso y sin relación se une en una meta común, o el sistema operativo Window XP (2001) que se diseño con una nueva forma usar el intenet; y aunque el origen de las redes sociales se remonta, al menos a 1995, cuando Randy Conrads crea el sitio web classmates.com; es en 2002 cuando comienzan a aparecer sitios web promocionando las redes de círculos de amigos en línea; cuando el término se empleaba para describir las relaciones en las comunidades virtuales, y se hizo popular en 2003 con la llegada de sitios tales como MySpace o Xing. Hoy hay más de 200 sitios de redes sociales. La popularidad de estos sitios creció rápidamente y grandes compañías han entrado en el espacio de las redes sociales en Internet.

Otro invisible es el sistema operativo Linux-GNU; Linux se desarrollo en 1993, justo el año que Quaoar pasa de Escorpio a Sagitario, el signo de las aspiraciones y la generosidad, y aunque el proyecto GNU viene de principio de los ochenta, la unión de ambos programas permitió que su crecimiento y desarrollo sea producto de otra red social de personas que trabajan como hormigas y sin cobrar para desarrollar el principal sistema operativo que existe en el mercado que es gratis. La posibilidad de acceso al código fuente (lo que permite personalizar el funcionamiento, auditar la seguridad y privacidad de los datos tratados), a la independencia de proveedor y la rapidez con que incorpora los nuevos adelantos tecnológicos lo hacer el más estable de los sistemas operativos, y por ello que si bien en mercado domestico lo domina Window; el 90% de las supercomputadoras y el 80% de los servidores que sirven para internet usan Linux-GNU.

Los símbolos de Quaoar son el rayo que cae en la tierra, y la letra “Q” donde la cola de la letra es dibujada como una canoa;  inicialmente la propuesta del diseñador Denis M Moskowitz fue circular, luego la modifico a una forma más angular, más propia de los dibujos de los nativos.

Teharonhiawako, el planeta del beneficio de la duda

Teharonhiawako (88611 Teharonhiawako / 2001 QT 297) es un objeto trans-neptuniano descubierto en agosto de 2001 y es un miembro del cinturón de Kuiper, mide unos 175 km de diámetro. Se trata de un sistema binario y su compañero con un diámetro de unos 120 km es llamado Sawiskera y fue encontrado en noviembre de ese mismo año. En 2007 el sistema binario recibió los nombres de dos hermanos gemelos (que eran como Cain y Abel) en el mito de la creación de los Iroqueses (una confederación de cinco naciones: Seneca, Cayuga, Onondaga, Oneida y Mohawk que se unieron a mediados del siglo XII, a las que se sumó posteriormente, Tuscarora en 1720. Eran nativos norteamericanos americanos que habitaban la región de los grandes lagos hasta la desembocadura del río San Lorenzo)

El binario gira alrededor del Sol en un periodo de 294 años, con un perihelio de 42,9 UA y un afelio de 45,3 UA; mostrado como muchos cubewanos una órbita muy circular (excentricidad 0,03) y una casi mínima inclinación sobre la ecléctica de 2,6°. Su nodo norte se ubica a 4° Acuario y su perihelio a 2° libra, siendo su último paso por perihelio en marzo de 1888, no volverá hasta 2182. Entre los eventos importantes para esas fechas se indican: Fundación en USA de la National Geographic Society, con el propósito de incrementar y difundir el conocimiento geográfico y la Gran Ventisca de 1888, llamado también el Gran Huracán Blanco; una tormenta de nieve que paralizó toda la costa este norteamericana, principalmente la región donde habitaban los iroquenses, encerrado a las personas en sus casas por más de una semana y matando por frío a más de 400 personas, entre ellos 100 marinos atrapados en sus barcos y unas 200 personas en Nueva York. Sawiskera gira alrededor de Teharonhiawako a una distancia de 27300 km; y tarda en dar una vuelta completa unos 825 días.

Breves de la mitología Iroquense

Teharonhiawako y su hermano gemelo Sawiskera son hijos de la nieta/hija/esposa del Gran Espíritu (Ha Wen Neyu, llamado Wakanda entre los indios dakota, Manitou del algonquin, y el Oki de los iroqueses; Wakan Tanka entre los Sioux, El Viejo entre los pie negros, etc.) que es la fuente de la creación.

En una de las muchas versiones de la historia de la creación de nativos americanos se dice que toda Tierra primitiva estaba completamente cubierta por las aguas profundas y por esta razón, la gente vivía más allá de las estrellas. Entonces un día, una mujer, que estaba embarazada, cayó del cielo al agua. Atahensic, era según algunos mitos, una de las esposa o hija del Gran Espíritu, y que este la había expulsado de los cielos ante falsos rumores sobre su embarazo. Todos los animales como el castor, la nutria y el desmán (un mamífero insectívoro parecido al topo) y aves como: los patos y los gansos para evitar que se ahogara la llevaron a la Gran Tortuga, el maestro de todos los animales, quien dijo que la pusieran en su parte superior de su cáscara. Luego ordenó a los animales de mar para bucear bajo las aguas y recuperar la tierra que había caído del cielo con la mujer. Esta mágica tierra fue depositada en el caparazón de la tortuga, y pidió a la mujer del cielo bailar en un círculo sobre él. La Gran Tortuga comenzó a crecer hasta convertirse en una enorme isla —la tierra—.

La mujer del cielo, Atahensic, dio a luz a gemelos (en otra versiones a la madre de los gemelos, quien muere en el parto y estos son criados por la ahora abuela). Uno de ellos es diestro y se llamo Teharonhiawako (llamado también Hahgwehdiyu), el “Portador del universo”; el otro es zurdo y se le llamo Sawiskera (conocido como Hahgwehdaetgah), “el malicioso”. Teharonhiawako era justo y honesto, mientras que Sawiskera era un espíritu travieso, fuerte, celoso, cruel y astuto, hábil suficiente para convencer a su madre/abuela que tenía razón.

A la muerte de su madre/abuela, los gemelos no lograron ponerse de acuerdo sobre qué hacer con sus restos. Mientras Sawiskera sólo quería deshacerse de ellos, Teharonhiawako decidió honrar su memoria y uso distintas partes de su cuerpo para crear al sol, la luna y las estrellas; y en su vientre hizo germinar el maíz, en algunos mitos traído desde el cielo por Ga-gaah, el cuervo, que trajo un grano con él. Teharonhiawako lo plantó en el cuerpo de la tierra (su madre/abuela muerta) y fue la primera mata de maíz, que dio alimento a la gente. Ya que el maíz es el regalo de cuervo con el hombre, él tiene el derecho de volar sobre los campos y comer a las larvas jóvenes que ponen en peligro los brotes tiernos, y reclamar la primera parte.

Teharonhiawako trabajo para crear la vida. Él creó todo lo que crece como el trigo, frutas y tabaco, así como todo tipo de criaturas animales. Sawiskera su hermano, sin embargo, es fue creador de malezas, plagas y monstruos. Sawiskera siempre buscaba dañar los logros de su hermano. Así que cuando Teharonhiawako creó las rosas, Sawiskera añadió las espinas. Un día Teharonhiawako cansado de las acciones de su hermano y decidió pelear con él para determinar quien gobernaría el mundo de una vez por todas. Después de una larga y dolorosa lucha, Teharonhiawako puso a su hermano fuera de acción, y aunque pudo destruirlo, decidió sabiamente para perdonarlo Sawiskera y lo desterró del reino de las tinieblas y la oscuridad.

Después de esta victoria, Teharonhiawako decidió que tenía que crear a un ser que se le parecía, pero que emanaran de la tierra, un ser con una inteligencia superior para que pueda ser responsable de supervisar la evolución de su creación. Luego se decidió que sería mejor crear un solo ser y dar a cada uno de ellos las mismas instrucciones y observar el paso del tiempo si sería capaz de pagar. Creó cuatro hombres, todos parecidos al lugar en que fueron creados, primero uno de piel dorada como el brillo de la madera al salir el sol —los asiáticos—, luego uno blanco como el color de un gran lagos salado —los europeos—; luego uno negro como el oscuro bosque —los africanos— y finalmente para completar las razas acordes con cada estación del año creó un cuarto hombre, de piel rojas como la arcilla — los nativos americanos—; pronto descubrió que no se llevan bien los cuatro hombres entre si y los ubicó en continentes distintos, dejado al piel roja en su tierra de origen.

Teharonhiawako sería un dios creador, e infundió su aliento en otras entidades o espíritus; entre estos destacan: Ga-oh, que es el dios/espíritu/gigante que guarda —cuida— los vientos. Los vientos son animales llamados por Ga-oh y dotados de poderes; así el viento del norte es un gran oso llamado Ya-o-gah. Cuando Ga-oh lo libera, el invierno barre la tierra y el agua se congela a partir del aliento helado. El poder del oso es tal que, si se le ordena, podría aplastar el mundo en sus tormentas o destruirla con el frío. El viento del sur se llama Beoga, es un cervatillo que lleva el aroma de las flores y el canto de los pájaros y arroyos en todo el mundo. Dajoji, es un puma, es el espíritu del viento del oeste. Fue llamado por Ga-oh en el cielo para luchar contra las tormentas. Dajoji controla las tempestades, tumba arboles, y castiga a las olas del mar; se dice que incluso el sol oculta su rostro (detrás de las nubes) cuando escucha los gruñidos de Dajoji. Los vientos húmedos del este son el aliento del enorme alce celeste.

Los indios iroqueses del este de América del Norte dicen que es un gran cazador, Sosondowah, perseguía al alce celestial. La diosa de la aurora lo capturó y lo convirtió en su guardián. Un día Sosondowah vio a una joven mortal, Gendenwitha, en la tierra y se enamoró de ella. Se fue a la Tierra para conquistarla, pero se mantuvo alejado por tanto tiempo que la diosa de la aurora se enojó y lo ato al dintel de su puerta. Y volvió Gendenwitha en la Estrella de la Mañana. Así Gendenwitha brilla por encima de él fuera de su alcance, por lo que Sosondowah eternamente la anhela.

Adekagagwaa es la personificación del verano y diosa del arcoiris; cuando viaja al sur, Gohone, la personificación del invierno sale de su cueva y llama a Ga-oh para que libere a Ya-o-gah. Su regreso es anunciado por el poderoso Hino, un cazador que representa las tormentas y que celebra el regreso de su esposa. Tarhuhyiawahku es un gigante equivalente a Atlas y sostiene el cielo. Por su parte el joven Onatha es un dios de los agricultores, lo acompañan los deohakos, nombre genérico de los iroqueses a los espíritus de las plantas, especialmente aquellas que son esenciales para su supervivencia. Estas plantas incluyen frijol, maíz y calabaza. Los deohakos son equivalente a ninfas o dríades. Otros espíritus más pequeños son los Jogah, similares a las hadas  y duendes, representan aspectos de la naturaleza, y se dividen en varios grupos en función de su relación con el mundo: la Gahonga son los jogah de rocas y ríos, el Gandayah que dan vida a la tierra fértil y los Odhows que controlan a los espíritus del mundo subterráneo, evitando que vengan a la superficie de la Tierra. Ioskeha es el dios de la medicina y dio tabaco a los hombres, en algunos mitos lo hacen el creador de la humanidad. Los honochenokehs son espíritus benignos que acompañan a Teharonhiawako y cumplen sus deseos, mientras que los otkons son espíritus de lo que está mal, de la muerte y la decadencia, todo lo contrario son los orendas, la esencia misma de todo lo que es bueno, la vida y la vitalidad.

Entre las leyendas posteriores se narra una gran guerra que hubo entre los pieles rojas; eso hasta que ‘El Gran Pacificador‘, (Deganawida o Dekanawida = dos corrientes que fluyen juntas), un profeta, llevó la paz a las tribus en guerra, unificándolas bajo una misma ley y un mismo gobierno, poniendo también fin a la práctica del canibalismo. La idea fue finalmente puesta en practica con Hiawatha (también conocido como Ayenwatha o Ha-yo-went’-ha) que vivió por el siglo XV y fue el fundador de la Confederación Iroquesa, (también conocida como Haudenosaunee). Así ‘El Gran Pacificador‘ fue el hombre de las ideas, Hiawatha fue el político que realmente las puso el plan en práctica. Sobre las fechas de estos hechos muchos no se ponen de acuerdo; unos suponen que ocurrieron entre el siglo XV y XVI, coincidiendo con la llegada los europeos; otros ubican sus inicios en el siglo XII, ya que coincide con un eclipse total de sol que se dio en la región y que está vinculado a las leyendas del inicio de la Confederación Iroquesa.

Teharonhiawako en la astrología

Astrológicamente, Teharonhiawako parece manejarse como el dios que representa: optimista, da a los demás el beneficio de la duda, inspira las ideas innovadoras, experto en mediación; pero puede ser ingenuo, ciego, confíado, no aplica un sano escepticismo; se le vincula a tratados y acuerdos que requieren de buena fe, las cuestiones raciales, las migraciones, las expediciones. Es un dios de dicotomías, de domesticar el entorno para el cultivo, trata de servir como puente para la conciliación de opuestos.

Teharonhiawako es un agricultor, a diferencia de Sawiskera que era cazador. Lo que implica que tiene que haber conocimiento de las estaciones y el momento adecuado para sembrar, cosechar y el resto de los procedimientos de cosecha. Así el tema principal es la comunicación con el paso del tiempo, la astrología, los horarios. Su logo hace referencia a unir los opuestos, volver a formar el circulo lleno; también el collar deriva de la bandera iroquense, y este del cinturón de Hiawatha.