Varuna, el planeta de la aplicación de justicia

Varuna (20000 Varuna / 2000 WR 106) toma su nombre de la deidad hindú que gobierna las aguas del cielo y del mar, es equivalente al griego Poseidón y romano Neptuno. Descubierto en noviembre del año 2000, Varuna recibió el número 20000 de los objetos observados y obtenía su nombre oficial en el 2001. En su momento fue el más grande cubewano encontrado, con un diámetro que rondaba los 900 km. Las estimaciones para el tamaño de Varuna han variado desde 500 hasta 1100 km y las dos estimaciones más recientes lo ubican más cerca de los 500 kilómetros. Esta gran diferencia de tamaño a provocado criticas en la forma en que se determina el tamaño de objetos tan alejados del Sol. Otros señalan que estos resultados tan variables de deben a la forma de Varuna, que más que esferoide es elipsoidal.

Varuna tiene un período de rotación de aproximadamente 3,2 horas, una rápida rotación, rara en objetos tan grandes, lo que apoya la idea de que Varuna es un esferoide alargado. Despues del descubrimiento de Varuna, otro cuerpo aún mayor tiene otra una rápida rotación (3,9 h), se trata de Haumea, descubierto en 2003 del que también se cree que tienen una forma alargada.

La superficie de Varuna es moderadamente roja, similar a otros cuerpos del cinturón de Kuiper; como su compañero Quaoar (descubierto en 2002). Varuna sigue una órbita casi circular, con perihelio de 40,6 UA apuntando a Aries y tiene afelio de 45,3 (una excentricidad de 0,06) comparable a la de Deucalión. Curiosamente, las órbitas de Varuna y Plutón tienen inclinación similar y están igualmente orientado (el nodos de ambas órbitas están Cancer), salvo que el periodo de 281 años lo deja fuera del efecto resonante 3:2 con Neptuno que si experimenta Plutón.

Varuna era el dios hindú de las aguas, del cielo y la tierra; así de grande era su poder. Varuna es el custodio de los varios demonios del océano y se le asocia con las nubes y la lluvia, dando la vida a las cosechas. Por ello se le vinculó con la muerte y con la inmortalidad. Inicialmente como un dios celeste era vinculado al Sol, pero al ser Mitra quien gobierna la luz del día, Varuna paso a representar la oscura noche y la Vía Láctea era el río (océano) celeste donde vivía. Las estrellas le valen el titulo de dios del millar de ojos, ojos con los que supervisa todo el mundo y que abarcan el mundo entero. Varuna significa “el que cubre” en sánscrito, asociándolo más a la noche que cubre con su manto toda la tierra.

Esta asociación con el cielo —equivalente a Urano— se evidencia en el mito de Lakshmi; algunos incluso comparan los nombres Urano = Varuna como similares denotando una raíz común. El batido de la leche del cielo es una de los mitos más populares; los dioses (Devas) y los demonios (Asuras —nombre de los dioses persas) buscan el néctar de la inmortalidad y hay que extraerlo del océano celeste (la Vía Láctea —Varuna—); para ello los dioses se ubican a un lado y los demonios al otro del río celeste. En medio se pone el dios Vishnu como palo batidor y la serpiente de múltiples cabezas y mascota del dios, Vasuki —similar a una hidra— lo envuelve; la cola en el lado de los Deva, las cabezas hacia los demonios. Lentamente la serpiente es halada, adelante, atrás, revolviendo la Vía Láctea, de batido van surgiendo entre muchas cosas: Halahala, el tóxico ingerido por Shiva y por ello su color azul, las Apsaras, ninfas que sirven a los Devas; Lakshmi, la diosa de la fortuna y la riqueza consorte Vishnu; Airavata, el elefante de Indra, y muchas más. Por último, Dhanvantari, el médico celestial, salió con una olla con el Amrita, el néctar divino de la inmortalidad. Intensos combates se produjeron entre los Devas y los Asuras por el néctar. Para proteger el néctar de los Asuras, el divino Garuda, un ser mitad águila, mitad hombre que era cabalgadura de Vishnu se llevó el bote, y se alejó del campo de batalla escena. Los dioses vencen finalmente.

Aquí Varuna es un dios del cielo, es el océano celeste, que es la vía láctea, y Laksmi se dice que han surgido del océano de leche, por tanto, es una hija de Varuna. Afrodita se dice que han nacido a partir de la caída de las sangre tras la castración de Urano al océano. Tanto Lakshmi y Afrodita se asocian con el planeta Venus. Ambas son diosas del amor y la belleza, y Lakshmi como diosa de la fortuna es considerada por muchos voluble y caprichosa con sus dones, algo atribuido también a Afrodita. Este carácter compartido de las dos deidades también lleva a su identidad tuvo una raíz común.

Después de una gran guerra entre los dioses védicos y los demonios, los dioses decidieron que cada uno debía ser asignado a un ámbito claramente definido de influencia para evitar futuros conflictos. Varuna obtuvo las aguas de la tierra para gobernar e Indra consiguió las aguas del cielo. Varuna se sienta con su esposa Varuni en un trono de diamantes y las deidades de los ríos, lagos y manantiales del mundo forman su corte; aquí se asemeja a Poseidón y Anfitrite. Aquí que recoge las alma de los muertos en el mar y se mantiene como un dios de la muerte y resurrección, distribuye y custodia la vida eterna. Varuna a menudo se muestra como un hombre de piel blanca que monta sobre Makara, un monstruo que combinaba partes de un cocodrilo, elefante y pez.

En una de las aventuras de Rama (un avatar —reencarnación— de Vishnu) debe cruzar el océano para ir a rescatar a su esposa secuestrada Sita —la reencarnación respectiva de Lakshmi— cautiva del rey demonio Ravana. Rama reza a ayuna por la ayuda de Varuna durante tres días; al cuatro se le acaba la paciencia y envía flechas encendidas al mar que pueden acabar con toda la vida que este contiene. Varuna surge de las aguas y pide que detenga su ataque; y permite el paso de Rama construyendo un puente sobre las aguas.

A Varuna se le incluyen el juicio, la naturaleza sentenciosa, la inquisición, la moralización, la justicia, la inmensidad, grandeza, grandiosidad, la ampulosidad, la inmortalidad, lo global, las visiones inolvidables, lo apocalíptico. Varuna es el guardián del orden divino y Señor del cosmos (los cielos divinos). Al igual que Radamanto busca la verdad, pero su meta es la aplicación de justicia; no es el detective, sino el policía que busca resolver un crimen para llevar al culpable ante la ley. Trabaja solo, sin prisas, acepta las tareas encomendadas; pero entre sus aspectos negativos se le puede asociar la incompetencia, pomposidad, el egoísmo, el resentimiento por ascensos y descensos.

Los símbolos de Varuna hacen referencia al dios (V) sobre las  aguas (recta quebrada); o a una imagen del carácter devanagari “Va” () y la serpiente que  Varuna lleva como lazo,  esta obra del artista  Denis M. Moskowitz.

Los Dragones (6)

Los neodragones, tiene o agrupan a aquellas bestias que no entraron en los grupos anteriores pero no se las puede clasificar como reptiles propiamente, en este grupo tenemos:

  • La Hidra: una especie de dragón serpiente sin alas y múltiples cabezas, el mito dice que al cortar alguna esta se regeneraba en dos nuevas (por eso el número de cabezas varía con los mitos, ya que se regeneraba como la cola de los lagartos, pero aún más rápidamente y terrorífica); es también un hijo de Tifón y de Equidna. Esta criatura fue derrotada Heracles (Hércules) en su segundo trabajo, quien al cortar cada una de sus cabezas, su amigo Yolao cauterizaba los muñones. La hidra representa la fuerza indomable de los ríos crecidos. En la India la serpiente Vasuki de múltiples cabezas es una hidra.

hidra.jpg

  • Ladón, el dragón de la Hesperídes (del que se dice tiene cien cabezas, es un hermano de la hidra, pero a diferencia de ella tiene cuatro patas), protege el árbol de las manzanas de oro, fruto con la que se fabrica la ambrosia (bebida de los dioses); hijo como la mayoría de los dragones griegos de Tifón y Equidna, fue según los mitos vencido por Heracles (Hércules) en su undécimo trabajo. Aunque en la narración oficial, fue Atlas (el gigante que sostiene el cielo) quien ayudo y buscó las manzanas, pidiéndolas a sus hijas, las Herperides, mientras Heracles le cuidaba el puesto. Al dragón no le paso nada y aún cuida el sagrado árbol.

ladon.jpg

  • El Basilisco: conocido como el rey de las serpientes, es una mezcla de ave y serpiente; al igual que las gorgonas petrifica con la mirada. Los mitos medievales lo hacen hijo de un gallo viejo y negro que pone en una noche sin luna un huevo, que es empollado por una serpiente. Su peor enemigo es la comadreja o el canto de un gallo. Suelen morir pronto ya que al ver propio su reflejo al ir a beber al agua se petrifican; pero son tan venenosos que acaban con los terrenos fértiles y las fuentes de agua.

basilisco1.jpg

basilisco2.jpg

basilisco3.jpg

  • La Quimera: es un ser formado por tres partes, una de león, otra de cabra y en medio de serpiente o dragón. Seguramente se trata de un dragón tricefalo (tres cabezas).

quimera-1.jpg

quimera-2.jpg

  • En el cercano oriente existe la Anfisbena, esta es una serpiente que no posee cola, sino que en su dos extremos hay una cabeza de serpiente; esta serpiente bicefala a inspirado muchas hermosas obras de orfebrería. En México existe una versión conocida como Maquizcóal.

anfisbena.jpg