El planeta de los Simios (1) Genesis

Pierre François Marie Louis Boulle (1912 -1994); fue un escritor francés que tuvo una vida interesante y que plasmo parte de sus vivencias en muchas de sus novelas. Su juventud la paso como técnico ingeniero en las plantaciones de caucho en el sur oriente de Asia.

En la segunda guerra mundial sirvió como un agente secreto y ayudó el movimiento de resistencia en China, Birmania, e Indochina francesa; acciones por las cuales estuvo en campo de prisioneros. Tras su liberación, algunas condecoraciones al valor y algunos años más en las plantaciones de caucho, regresa finalmente a Francia a donde vive su hermana y empieza a escribir en 1949, ayudando a mantener a su joven sobrina.

Su éxito con la novela “El Puente encima del Río Kwai” (1952); una historia de ficción basada en hechos reales, de cuando los japoneses obligaron a los prisioneros aliados a construir unos 400 km férrea y qué fue conocida como la “Vía férrea de Muerte”, ya que cobró la vida de 16000 prisioneros y 100000 asiáticos; y su posterior llevada al cine en 1957 lo volvieron un escritor conocido.

Pero sería la obra de ciencia ficción “El Planeta de los Simios” (1963), obra en la que plasmaría su crítica al las ideas preconcebidas sobre el hombre y su lugar en el mundo la que daría origen a una de las series más importantes de la ciencia ficción moderna.

La obra de ficción narra las experiencias de Ulysse Merou en el año 2500 y sus aventuras en un planeta que gira alrededor de la estrella Betelgeuse, en la constelación de Orión, y como único superviviente de la expedición, Ulysse trata de sobrevivir en un mundo donde los grandes simios (Orangutanes, Chimpancés y Gorilas) son las razas inteligentes; mientras que los hombres son simples bestias animales, cazados por diversión o enviados a laboratorios para experimentación científica.

En una sociedad simia similar a la humana de los años 50-60; las tres razas marcan de alguna manera la preconcepción de la época sobre los grandes simios; se define a los gorilas como violentos; los orangutanes como conservadores y por ello el autor los define como pedantes y a los chimpancés como los intelectuales y amigables, ya que eran lo más parecido al hombre, lo que no conocía el autor es cuán parecido somos.

Si bien el libro no es gran cosa desde el punto de vista literario; la película de 1968, protagonizada por Charlton Heston (Taylor), y con algunas modificaciones menores (por problemas de presupuesto), iniciaría una saga que hoy es considerara todo un clásico dentro del cine.

Es interesante señalar que este clásico de la ciencia ficción ocurrió con la llegada del hombre en la Luna, la Guerra Fría en su mayor apogeo y fue el mismo año de otro clásico de la ciencia ficción; la película de Stanley Kubrick “2001 Odisea Espacial“.

Entre las diferencias importantes entre el libro y la película señalamos que los simios montan caballos y no carros o camiones; y aunque sus casas y muebles parecen de la edad de piedra, tienen rifles y armas de fuego modernas, y pueden hacer cirugías muy avanzadas.

Los hombres, aunque salvajes y sin poder hablar —como en el libro— no andan desnudos, sino que se cubren con taparrabos como cavernícolas —la moral no permitiría que se les mostrara desnudos—; otro aspecto interesante es que el protagonista no se llama Ulysse Merou, sino Taylor; otros personajes siguen igual al libro: Zira y Cornélius son dos chimpancés que tratan de ayudar a Taylor; el Dr. Zaius, un orangutan que es la “ciencia oficial” y que sabe más de lo que todos creen; Nova (Linda Harrison), una joven humana que se vuelve compañera de Taylor; y un final que todos tratan de descubrir y otros a su vez evitar que se descubra.

En el libro Ulysse descubre que la civilización simia es muy antigua, pero que no ha habido cambios significativos y hay un periodo oscuro que no se conoce; el propio inicio de la civilización simia y cuando crearon lo que ha sido igual para ellos desde siempre. Cornélius, tras ciertos hallazgos arqueológicos ha planteado una nueva teoría en contra de toda la “ciencia establecida”; el Dr. Zaius ve en ello el peligro de los humanos, Ulysse y Nova escapan en la nave espacial para ponerse a salvo.

En la versión del cine, Taylor no tuvo que aprender el idioma y la escritura simia; todos hablan ingles (no francés); y cuando el Dr. Zaius pretende castrar y someter a una lobotomía a Taylor, él huye con Nova hasta la excavación arqueológica de Cornélius, ubicada en una región llamada desde siempre “la zona prohibida“, que ha sido tabu para los simios aunque actualmente los simios no conocen las causas del mismo.

Una muñeca humana parlante plantea a todos una respuesta nueva, los humanos gobernaron el planeta antes que los simios y en la película al final Taylor y Nova se interna en “la zona prohibida“, descubriendo el secreto, no es otro mundo sino que es la propia Tierra. Las palabras finales de Taylor y la imagen de la Estatua de la Libertad enterrada en la costa muestran la realidad de 1968 y aún nos asusta escucharlas:

“He vuelto… estoy en mi casa otra vez. ¡Durante todo este tiempo, no sabía que estaba en ella! ¡Maniáticos! ¡Os maldigo a todos! ¡Maldigo las guerras! ¡OS MALDIGO!”

A continuación incluimos la obra literaria en cuestión:

(para leer la obra pulsar la imagen)

Critica general

Pese a que la película de 1968 abrió un universo por derecho propio; tanto a la obra escrita, a la propia película y a las siguientes, hay que hacerles algunas observaciones de simple lógica.

El libro plantea que los viajes a las estrellas son posibles y que las distancias se pueden recorrer en pocos meses; por ejemplo el protagonista Ulysse (Ulises en español) del libro viaja de regreso desde el planeta Soror que gira alrededor de la Estrella Betelgeuse a una distancia de casi 600 años luz de la Tierra en poco menos de un año; eso es físicamente imposible, contradice la segunda ley de la relatividad de Einstein, en la cual nada, absolutamente nada, puede superar la rapidez de la luz.

Hablemos de posibilidades; suponiendo una evolución similar en ambos mundos Soror y la Tierra; no es posible que la evolución siga la misma secuencia y en ambos mundos haya humanos, chimpancés, gorilas y orangutanes; y de paso el terrícola Ulises se pueda unir sexualmente a la humana Nova de Soror y tener descendencia. La probabilidad de eventos geológicos que ocurrieron en la Tierra para que surgiera el hombre y los grandes simios son tantos que para que ello se repita igual en otro mundo es tan improbable que sólo se puede calificar de imposible.

La película de 1968 muestra algo más de lógica respecto al ultimo aspecto, no es un mundo distinto; se trata de la misma Tierra en el futuro. Los problemas de presupuesto describieron una sociedad simia que sería comparable evolutivamente a una sociedad humana en la época de las antiguas civilizaciones (China, Babilonia, Roma, Egipto,…), salvo por las armas de fuego; pero bueno eso ya la habían inventado los chinos cuando los romanos recién construían los primeros acueductos, así que eso es posible; un poco más dudoso son las cámaras fotográficas, pero no discutiremos los logros de la civilización simia, en América nunca conocieron la rueda y no por ello los mayas e incas no dejan de ser civilizaciones.

Hay sin embargo algunas incoherencias absurdas; George Taylor (en ninguna parte de la película se le llama George) encuentra un mundo donde los simios hablan ingles; podemos entender en este mundo moderno que el ingles es el idioma internacional más importante (aunque no el más hablado); pero no hay forma que un idioma se conserve invariable en el tiempo y espacio, más cuando han transcurrido cerca de dos mil años. Que Taylor crea que está en un mundo distinto, aunque todos hablen ingles nos hace pensar seriamente en su salud mental. Claro que los estadounidenses son muy egocéntricos y creen que América son solo ellos, y que Canadá es un arrimado, no hablemos de todo lo que existe al sur del Río Bravo hasta la Patagonia; seguramente juran que no sólo el mundo, sino el universo entero habla el idioma de la reina.

El autor tampoco difiere mucho en este aspecto; el libro se inicia con unos viajeros de una nave espacial recogiendo una botella en el espacio que lleva un manuscrito en francés y que los tripulantes de la nave leen sin problema.

Olvidemos la primera película y vayamos a la tercera; tres monos regresan en el tiempo, producto de la energía de la explosión que destruye la Tierra en el 3955. Bueno aquí otra vez contradecimos las leyes de la física; aunque en teoría es posible viajar al futuro; las mismas leyes hablan de la imposibilidad de viajar al pasado.

Quizás la más absurda es la cuarta película; los perros y gatos se extinguen en 1984 y para 1991 han sido remplazado por los grandes simios. En menos de una década las especies simias se han multiplicado y evolucionado de tal forma que hay más simios que humanos. Bastaron sólo siete años para que la población simia pasara de casi extintos a crecer tanto como la población humana, y con un sólo simio evolucionado para que todos pudieran aprender con el ejemplo a hablar.

Veamos la realidad, las hembras chimpancés son sexualmente maduras a los 8 años, los machos a los diez, cada cuatro o cinco años tienen una cría con un periodo de gestación de ocho meses y una hembra puede tener en su vida activa unas cinco a seis crías. Actualmente su número es de apenas 12000 sujetos en todo el mundo; hay un 10% en zoológicos, circos, institutos de investigación y otras actividades humanas. Los orangutanes tienen un número similar y los gorilas en todo el mundo no llegan a mil sujetos. Asumiendo periodos de cría similares en las tres especies, para tener una población de un millón de simios, partiendo de la suma de individuos de las tres especies hoy harían falta (asumiendo también una alta tasa de crecimiento demográfico) unos 100 años. Si quieren alcanzar el tamaño de la población de los Estados Unidos actual se requerirían unos 250 años, no hablemos de la población mundial actualmente se acerca rápidamente a los 7 mil millones.

Otra incongruencia común en todas las películas es que todas las razas simias tiene tamaño similar al humano; cuando en realidad los chimpancés y orangutanes apenas superan el metro, como mucho alcanzan el metro y medio; y los gorilas son más altos que los humanos. En todas las películas no hay ninguna gorila o orangután hembra (salvo en la cuarta película que aparece una orangután); los chimpancés son los únicos con hembras y machos.

El final de cada película y libro nos muestra el egocentrismo de los autores, en el libro Ulysse, en su regreso a la Tierra, observa la Torre Eiffel; Taylor descubre los restos de la Estatua de la Libertad (regalo de Francia a USA) y Leo en su retorno a la Tierra encuentra que la estatua de Abraham Lincoln en Washington  está ahora sustituida por la de un simio. No podemos culpar a los norteamericanos de su ya nombrado egocentrismo; si la película hubiera sido en otro país; seguro que cada cual había puesto su icono nacional.

Tanto en el libro, como en las dos películas (1968 y 2001), la incongruencia mayor era cómo los simios eran los dueños del planeta. El autor a inicio de la novela plantea explicaciones tales como: “los simios al tener cuatro manos eran más hábiles que el hombre que tiene dos; o al permanecer en los arboles podían manejar el espacio tridimensional, a diferencia del hombre que camina y sólo piensa bidimensionalmente“; cuestiones como estas, o como la existencia del alma y la conciencia; hacen en el autor replantear al hombre su lugar en el mundo, y con el trato que sufre Ulysse y sus congeneres como animales de circo o de investigación científica se criticaba lo que hacemos con los animales nosotros mismos.

A medida que avanza la obra aparecen los problemas claves y un replanteo de la hipótesis; las sociedades simias parecen haber surgido de la nada y desde ese oscuro origen no haber evolucionado, cuestionado así la inteligencia de los simios como creadores de sus propias obras; son unos diez mil años en el libro; unos dos mil años en la película de 1968 o unos pocos siglos en la de 2010. La explicación se encuentra siempre en “las antípodas”, “la zona prohibida” o el “templo prohibido”; al final los simios no evolucionaron por su libre cuenta; son productos del error humano, (un virus espacial, una guerra nuclear, la experimentación genética, etc.), el hombre sigue siendo el motor creador de todo.

La obra plantea una distopía; un mundo futuro que por su naturaleza el hombre mismo a creado lejos del ideal de utopía. Hay que por supuesto entender al autor y su obra; no sólo vivió los horrores de la segunda guerra mundial; sino también tuvo que vivir la era de la guerra fría, en el que el mundo casi se destruyo a si mismo.

_________________

Para más referencias puede consultar: aquí, aquí, aquí, aquí, aquí, aquí y aquí.

El Planeta de los Simios (2) Secuelas y Precuelas

La película “El Planeta de los Simios” fue tan bien recibida por la critica y el publico que en 1970 una nueva película; “Debajo del Planeta de los Simios“; en ella otro astronauta, Brent (James Franciscus), que partió en misión de rescate de la nave de Taylor, llega al planeta.

Ya no se discuten cuestiones morales, ni nadie se extraña de un mundo controlado por simios; nadie busca entender ello. Brent es ayudado por Zira y Cornélius de ser asesinado por el General gorila Ursus. Brent acaba yendo a “la zona prohibida” con Nova  en busca de Taylor, que ha desaparecido en la región.

Lo que oculta “la zona prohibida” son los resto de la Ciudad de Nueva York; bajo estas ruinas, humanos mutantes por la radiación han evolucionado a una raza que usa la telepatía, y con ella aterrorizan a los simios que se atreven a entrar en la zona mostrando terribles imágenes; los mutantes, guiados por Ongaro, adoran a la bomba final (Α-Ω). Mientras Taylor y Brent tratan de vencer el control mental de los mutantes, Nova pronuncia su único dialogo, gritando la palabra “Taylor

Los simios, guiados por el General Ursus y el Dr. Zaius que perseguían a Brent entran en la cuidad y empiezan a matar a los mutantes; mueren también Nova y Brent; y Taylor, que había sido atrapado por los mutantes al inicio de la película, antes de morir detona la bomba final y la Tierra deja de existir.

Lo que pudo haber sido el final no ocurrió y una nueva película el año siguiente (1971); “Escape del Planeta de los simios“; y en ella estamos en el año 1973 de nuestra era, cuando una nave espacial aterriza con tres simios.

El ejercito los lleva a un refugio para estudiarlos; uno de ellos muere —por culpa de un gorila, siempre en el papel de malos—; los dos simios sobrevivientes son Zira y Cornélius; en un principio; tras descubrir que hablan, se vuelven una celebridad; pero cuando se descubre como es el futuro de donde vienen se vuelven una amenaza; y al igual que Ulysse/Taylor huyen para salvar su vida; la cría de Zira nace, pero son descubiertos y finalmente asesinados. Pero en una jaula del circo de Armando (Ricardo Montalbán) un pequeño simio articula “mamá”.

Con el final abierto para 1972 sale al aire la cuarta película, “Conquista del Planeta de los Simios“; en ella se retoma el libro original la tesis de Cornelíus sobre el origen de la sociedad simia. Una plaga acabo con gatos y perros, los simios se vuelven las nuevas mascotas de los hombres y poco a poco en esclavos. César, el hijo de Zira y Cornélius, ha crecido y para 1991 es un simio adulto que descubre la desgracia de su congéneres.

Tras la muerte de Armando, César logra entrar al servicio del gobernador Breck, quien maneja el control de los simios. Desde adentro César trama y logra finalmente unir a los suyos para derrotar a los humanos y proclamar el inicio de la sociedad simia. Este final no fue muy bien recibido y fue posteriormente cambiado, y aquí una mona, Liza, impide a César de matar a Breck y el final alternativo señala un retiro de los simios de las ciudades humanas para formar sus propias ciudades.

La última película en 1973 ya muestra el desgaste de la trama, en la “Batalla por el Planeta De Los Simios” la sociedad humana se ha hundido; producto de un “conflicto nuclear”; aunque no se aclara quien lo empezó; simios y humanos sobrevivientes viven una tensa calma; ya no aparecen grandes estrellas (Charlton Heston, James Franciscus y Ricardo Montalbán); el único actor común en todas las cintas es Roddy McDowall (Cornélius/César). En la cinta César y la chimpancé Liza son padres de un adolescente impetuoso llamado Cornélius.

En esta cita César tiene que decidir el destino de la relación Simio-Humana; MacDonald, único humano (un afroamericano para variar) al que César acepta cerca,  ya que lo ayudó en su rebelión; le informa que viendo archivos grabados de sus padres puede aprender sobre el futuro; pero los archivos están en la Ciudad Prohibida, que ahora es una zona de ruinas nucleares; mientras que en el poblado simio, las tensiones entre los monos y los humanos crecen; César y MacDonald apenas tienen tiempo de ver los archivos en la visita a los restos de la ciudad, eso hace que los aún moradores se sientan atacados nuevamente por los simios y deciden atacar al poblado simio.

En el poblado simio un gorila, Aldo, cree que ves hora de sacar del poder a César y engaña al joven Cornélius quien sufre un accidente mortal. Al iniciarse el ataque de los moradores de la Ciudad Prohibida; Aldo se apodera de las armas y va a atacar a los humanos con ayuda del resto de los gorilas —siempre de malos—.

Aunque la lucha se gana con ayuda del resto de los simios y la dirección de César; tras la victoria, Aldo quiere eliminar a los humanos del pueblo; a lo que se opone Cesar, revelando la verdadera causa de la muerte de su hijo se debe a Aldo. Aunque la película es la primera que cierra la historia de manera positiva, simios y humanos juntos; la lagrima de una estatua de Cesar hace pensar que esta relación cambiará en el tiempo y que esta sociedad igualitaria se desintegrará con el paso del tiempo y historia pasara a ser cíclica.

Ya fuera del cine; se realiza una serie de televisión en 1974; la serie “El planeta de los Simio” tuvo trece capítulos, apenas media temporada en el aire y quedó inconclusa su resolución. Retoma la llegada de una nave espacial a la tierra del año 3085; los simios como en la película inicial parecen vivir en una era antigua, casa de barros y otras similares; la diferencia es que los hombres son siervos esclavos de los simios, ya no son salvajes desnudos y mudos. Siguiendo el estilo de otras series como “El Fugitivo“, dos astronautas de tres (el tercero murió en el aterrizaje), Alan y Peter; acompañados por un chimpancé, Galeno (interpretado nuevamente por Roddy McDowall) huyen del Consejero Zaius (un análogo del Dr. Zaius de la película original) quien recuerda un evento similar diez años atrás; y quien envía al General Urko (un gorila) a atrapar a estos extraños, vivos o muertos.

En el año 1975 otra serie de televisión, esta vez de dibujos animados retoma la historia; igual de inconclusa que la anterior; tuvo apenas trece episodios. “Retorno al planeta de los Simios” muestra por primera vez una civilización simia parecida a la plasmada en el libro; con simios en casas modernas y usado carros, televisión y otros. En ella se mezclan aspectos de las dos primeras películas; reaparecen de la serie televisiva anterior el General Urko; el Dr. Zaius, Zira, y Cornélius de la película inicial.

Los nuevos astronautas son: Bill Hudson (un rubio platinado) y Jeff Allen (el primer afroamericano); son acompañados por Judy Franklin (la primera astronauta) y reaparecen Brent (renombrado aquí como Ron Brent) y Nova de la primera y segunda película. Los hombres salvajes son ayudados a sobrevivir por Ron Brent; llegado años antes; reaparecen los hombres mutantes subterráneos, cuyo líder es llamado aquí Krador, que secuestran a Judy para poder renovar su raza. Bill y Jeff son el eje conector que acompaña y enlaza a todos los personajes. Al igual que con la serie anterior, quedo inconclusa. A partir de este punto la serie sobrevive en comic e historietas; basadas en las distintas películas y series.

Breve cronología del Planeta de los Simios

1972

En Febrero los astronautas Taylor, Dodge, Landon, y Stewart van en una expedición al espacio interestelar.

En Noviembre de ese año el astronauta Brent es enviado al espacio para buscar la primera nave que ha desaparecido, esta también desaparece.

1973

Reaparece la nave de Taylor en las costas de California, a bordo tres chimpancés, Cornelius, Zira y Milo. Son los acontecimientos de la tercera película.

Al final Cornélius y Zira son masacrados por los militares y su bebé, Milo, permanece oculto en el circo Armando cerca de Los Ángeles.

1979

Siguen años de contradicciones y confusión. En la tierra todos los gobiernos se convierten en regímenes totalitarios y dictatoriales.

El circo de Armando se muda a la provincia para ocultar a Milo (el hijo de Zira y Cornélius a quien ha renombrado César).

Los viajes espaciales continúan, se mantiene el secreto la desaparición de las dos primeras naves; y en 1979 otras dos naves espaciales, una con los astronautas Hudson, Franklin y Allen desaparecen en el espacio; así como la nave de los astronautas Virdon, Burke y Jones que perdió en el espacio vía la estrella Alfa Centauri.

1984

El año de la epidemia de perros y gatos en todo el mundo. El brote llegó desde el espacio en una nave de la Tierra. Pocas especies sobreviven; entre ellas humanos y simios.

El virus muta a los simios, se vuelven más grandes y más inteligentes. Los humanos los transforman primero en mascotas y luego en esclavos.

La contaminación y falta de materias primas crea tensiones entre gobiernos y países.

1991

Armando regresar a la ciudad; César tiene dieciocho años; son los hechos de la cuarta película.

1992

César condujo a su pueblo fuera a la península de California y construyo un nuevo mundo con la ayuda de algunos asesores humanos.

En todo el mundo la rebelión de los simios se está extendiendo y son todos los gobiernos humanos entran crisis, estalla la guerra nuclear, mueren millones en todas las ciudades.

Algunos supervivientes humanos llegan a la comunidad de simios de César que sobrevivió al estar aislada por completo.La combinación de la guerra nuclear, el virus espacial hace cada vez más a los humanos dóciles y serviles, y a los simios más y más inteligentes.

1995

César y su esposa Lisa tiene su único hijo, Cornélius.

2001

César, Virgilio (un orangután) y el humano MacDonald van a las ruinas de San Francisco, donde creen que están la grabaciones en vídeo de Zira y Cornélius, que hablan del futuro de la Tierra, son los acontecimientos de la quinta película.

2001 a 2040

Aparecen las ciudades simios; en la comunidad de César de la situación simio humana se está deteriorando.

Liza muere en 2038 y César en 2040 sin dejar herederos.

En los restos de la san Francisco un nuevo líder, Méndez, trata de agrupar a los humanos mutantes, es el primero con poderes psíquicos.

Las regiones donde cayeron la bombas nucleares son radiactivas y se decretan como “zonas prohibidas”.

2040

César muere a los 67 años sin heredero; la comunidad es regida por un consejo de simios y humanos; que es encabezado por un orangután muy respetado llamado “Legislador” (el dador de las leyes).

2042 a 2052

Las diferencias entre los seres humanos y los simios son cada vez más fuertes, por lo que los seres humanos abandonan el lugar para comenzar su propia comunidad separada de la de los simios.

Los mutantes están en continuas guerras entre ellos, la secta Méndez huye y se establece una nueva comunidad regida por el poder mental; surge una nueva religión y ellos se llevan la bomba Alpha Omega.

2052

Nacen Jason (humano) y Alexander (chimpancé).

2052 a 2069

Un gorila llamado Brutus codicia el poder en la ciudad de los simios, es el ministro de la paz bajo el mando del segundo Legislador.

Jason y Alexander se convierten en amigos.

2069 a 2070

Bruto se pone en contacto con “Los herederos”, como se hace llamar el grupo de mutantes que promueve el poder mental; el fin de Brutus es provocar una guerra entre humanos y monos, como resultado de esta guerra se establecerá la dictadura del gorila Bruto.

Jason, Alexander y el Legislador van a la zona prohibida para tratar de detener la guerra y pactar con los herederos. No hay resultados y “las semillas del odio” ya están sembradas.

2070 a 2220

Durante este período las diferencias entre humanos y simios se acentúan, los seres humanos poco a poco se vuelven salvajes y los monos se convierten en dueños de la tierra.

En ese momento la secta mutante de Méndez comenzó a adquirir poderes mentales.

2220

En la zona prohibida (alrededor de un centenar de kilómetros al norte de San Francisco), una terrible batalla entre humanos y monos. Jovan un humano y Salomón un gorila gravemente heridos tratan de sobrevivir y deben unirse. Descubren las ruinas de San Francisco y se dan cuenta del horror de la guerra, pero Jovan y Salomon son masacrados por mutantes y humanos que volvieron al estado salvaje.

2220 a 2750

Los seres humanos vueltos a la naturaleza son esclavizados por los simios.

2750 a 3085

Los rollos sagrados son escritos y contienen las leyes de la cultura simia; los orangutanes ocultan la verdad histórica sobre los orígenes su civilización y toman las posiciones de poder respaldados por el poder militar de los gorilas.

Las comunidades simias se vuelven cada vez más independientes entre si.

3085

La nave espacial con los astronautas Virdon, Burke y Jones cae a la Tierra al sur de California, Virdon y Burke son el únicos sobrevivientes. La ciudad más cercana a la caída de la nave estadounidense, está dirigida por un orangután llamado Dr. Zaius y el jefe de seguridad es el gorila Urko. (Son los acontecimientos de la serie de TV de 1974)

3085 a 3479

La degeneración de la humanidad se completa. Los monos son los únicos seres inteligentes en la Tierra. El final del reinado de la humanidad ocurrió alrededor del año 3400.

3479

La nave con los astronautas Bill Allen, Judy Franklin y Hudson Jeff cae en una laguna en el suroeste de Nueva York,… (son los hechos de la serie animada de 1975)

3479 a 3955

Es un período de estancamiento, salvo los orangutanes ningún mono conoce que en el pasado los hombres gobernaban la Tierra. Sólo los chimpancés parecen querer sólo a conocer su pasado. Deja de existir relación entre las distintas ciudades simias.

3955

Taylor y la tripulación de su nave se estrellan en un lago de la zona prohibida. Son los acontecimientos de la primera película.

Poco después llega la nave de Brent que se estrella también en al zona prohibida. Son los acontecimientos de la segunda película.

La bomba Alfa Omega fabricada en San Francisco y que fue transportada por Méndez en 2042 se encuentra ahora en los restos de la Catedral de San Patricio en las ruinas de Nueva York.

Mientras los simios atacan la comunidad mutante, Taylor activa la bomba justo después de la muerte de Brent y Nova. Antes de morir Taylor le grita a Zaius “Es el día del fin del mundo” y Zaius responde “el hombre es incapaz de hacer otra cosa que destruir.”

En la zona prohibida Milo, Zira y Cornéluis abordan la nave espacial de Taylor (que había sido reparada por Milo); los tres chimpancés dejar al mundo en 3955 y la onda expansiva de la explosión de la Tierra los regresa al pasado, a 1973 en una playa de California …

El Planeta de los Simios (3) Siglo XXI – Reinventarse

Desde 1975 el “Planeta de los Simios” sobrevivió en historietas y comics; con distintos hilos arguméntales, basados en las distintas películas y series de televisión. No sería hasta el año 2001 que una nueva película hollywoodense trataría de retomar la trama.

La historia se centra en una misión de exploración que envía una sonda tripulada por Pericles (un chimpancé) hacia una nebulosa con sospechosos fenómenos. Ante la perdida de contacto, otra nave tripulada por Leo Davidson (Mark Wahlberg) sale en su busca. Leo acaba aterrizando en un planeta donde, al igual que en libro, el hombre está sometido ante los simios. En esta versión los hombres son como en la serie de televisión, son seres conscientes, pero esclavos.

La historia no incluye ni a Zira, ni a Cornélius; en su lugar la sociedad simia es regida por un terrible chimpancé, el General Thade; Ziaus (interpretado por Charlton Heston) es un simple consejero; Nova es una joven rubia, lejos de aquella morena exótica de Linda Harrison; y en reemplazo de Zira, tenemos a la mona Ari, que muchos dicen en burla que es la versión femenina del ahora difunto Michael Jackson.

Leo acaba como esclavo pero junto con un grupo de humanos y simios se alza, y huyen hacia el templo prohibido que supuestamente contiene los misterios del origen de la civilización simia. Leo se da cuenta de que el templo no es sino su nave que llegó al planeta (por el fenómeno de la nebulosa) hace siglos dando pie a la civilización que ahora domina el planeta.

Mientras multitudes de tribus humanas ven en Leo a su salvador en la batalla contra los simios que se producirá frente a la nave, acontecimientos y giros ridículos acabaron por dar al traste con el intento de Tim Burton de poner al día la historia. Llena de efectos especiales y sin nada de lo que tuvo la película original (problemas de ética, ecológicos, misterios y lo que es ser humano), esta obra no logró el apoyo de la crítica y de los espectadores; seguramente muchos se quedaron esperando ver en taparrabos al protagonista, que era ya famoso como modelo de calzoncillos e interiores.

Aún así quedo inconclusa la explicación como surgió tan rápido una civilización simia en el planeta; El autor de la novelización en 2001 de la película de Tim Burton crea una nueva novela que tiene por título: “El planeta de los Monos: La caída” (2002); William Thomas Quick relata lo que ocurrió a los tripulantes de la nave espacial Oberon mientras estaban en busca de Leo; y que termina estrellándose en un planeta desconocido, dejando vivos sólo unos pocos de sus tripulantes. Y los que se quedan no están solos en este mundo extraño e inhóspito. Criaturas esperan bajo la superficie tratando de eliminar los invasores no deseados. Los supervivientes humanos de la Oberon debe buscar aliados poco probables, los monos que llevaban a bordo. Usando tecnología genética, los científicos la nave espacial esperan transformar a los primates en un poderoso ejército, fuerte, ágil, servil … e inteligente. Pero las consecuencias de jugar a Dios pueden ser más devastadoras de lo que nadie podría alguna vez ha previsto, marcando el comienzo de un futuro oscuro y terrorífico que enfrentará a amos y esclavos, a hombres y monos.

En 2003 otra nueva obra del escritor; “El planeta de los Monos: Colonización“; en ella una raza de los primates inteligentes ha hecho un mundo distante de su casa. Con los años su número ha crecido y ahora necesitan más espacio, la colonia envía exploradores a la tierras desconocidas. Pero al aventurarse hacia adelante, los monos están en terreno hostil donde habitan monstruosos reptiles cuyo increíble salvajismo es capaz de destrozar a un simio adulto en segundos; aventurarse en medio de ellos es casi perdición, pero quedarse atrás sería un suicidio. Otro enemigo está al acecho en las sombras; un enemigo llamado hombre. Y en las ruinas de una nave espacial una fusión horrible de cerebro, carne y metal espera … negándose a morir, y en un solo mono se basa en la supervivencia de todos en el planeta.

El último intento lo tendremos este año, a fines de 2011 se estrena “Rise of the Planet of the Apes” (Rebelión en el Planeta de los Simios); si bien esta versión no se basa en ninguna película específica de la serie original, toma la mitología en general y la reforma para una audiencia moderna; con una historia que se espera inicie una nueva serie de películas. De la trama se sabe sólo que un científico que esta trabajando en encontrar una cura para la enfermedad de Alzheimer mediante ensayos con monos. Cuando de repente el mono de prueba César comienza a evolucionar rápidamente, el científico lo lleva a casa para sacarlo de los crueles médicos del laboratorio. Podemos imaginar el resto.