Snegurochka, la doncella de nieve – Aleksandr Ostrovskii

Erase una vez que vivían un leñador y su esposa de edad. Eran pobres y no tuvieron hijos. El cortaba viejos troncos en el bosque y los llevaba a la ciudad, de esta manera se ganaba la vida. A medida que envejecían se volvieron más tristes y más tristes de no tener hijos.

—Cuando estemos tan viejos. ¿Quién cuidará de nosotros? —La esposa le decía de vez en cuando.

—No te preocupes, vieja. Dios no nos abandona. Él vendrá en nuestra ayuda en su momento—, respondió el anciano.

Un día, en pleno invierno, se fue al bosque a cortar leña y su esposa vino a ayudarle. El frío era intenso y ellos estaban casi congelados.

—No tenemos ningún niño—, dijo el leñador a su esposa. —Vamos a hacer una pequeña “snegurochka”[1] para divertirnos—

Ellos empezaron a rodar las bolas de nieve juntos, y en poco tiempo que había hecho una “snegurochka” tan hermosa que ninguna pluma puede describirla. El viejo y la vieja, la miraron y se pusieron aún más tristes.

—Si el buen Dios nos enviara una niña para compartir nuestra vejez!—, Dijo la vieja.

Pensaban en ello tan fuerte que de repente sucedió un milagro. Miraron a su doncella de nieve, y se asombraron de lo que vieron. Los ojos de la doncella de nieve brillaban, una diadema tachonada de piedras preciosas brillaba como el fuego en su cabeza, una capa de brocado cubría los hombros, botas bordadas aparecieron en sus pies.

La pareja de ancianos miraba y no cría en sus ojos. Entonces la niebla de la respiración se abrió paso separando los labios rojos de la Snegurochka; tembló, miró a su alrededor, y dio un paso adelante.

La pareja de ancianos se quedó estupefacta, pensaron que estaban soñando. Snegurochka se acercó a ellos y dijo:

—¡Buenos días, gente amable, no se asusten! Seré una niña buena para ustedes, la alegría de tu vejez. Me honran ustedes como padre y madre.

—Mi hija querida, que sea como usted desea, —respondió el viejo—. Venga a casa con nosotros, nuestra ansiado niña!— Le tomaron las manos blancas y la sacaron del bosque.

Mientras caminaban, los pinos se balanceaban diciendo adiós a Snegurochka, con su murmullo le deseaban un buen viaje, y una vida feliz.

La pareja de ancianos trajeron a Snegurochka a su choza de madera, su isba[2], y ella comenzó su vida con ellos, ayudándoles a hacer las tareas. Ella siempre fue muy respetuosa, nunca los contradijo, y no pudieron ellos dejar de alabarla lo suficiente, no se cansaban de mirarla, ella era tan buena y tan hermosa.

Snegurochka, sin embargo, preocupaba sus padres adoptivos. Ella no acompañaba en todas sus conversaciones y su carita estaba siempre pálida, tan pálida que no parecía que ella tuvieran una gota de sangre, pero sus ojos brillaban como estrellas pequeñas. Y su sonrisa! Cuando sonreía se iluminaba la isba como un regalo de rublos.

Vivieron juntos y paso el tiempo. La pareja de ancianos no pudieron regocijarse lo suficiente en su pequeña hija, don de Dios.

Un día, la anciana dijo a Snegurochka: —Mi hija querida, ¿por qué eres tan tímida? ¿Por qué no ves amigos?, siempre estar con nosotros, los viejos, debe ser pesado para usted. ¿Por qué no sales y juegas con tus amigos, y ves otra gente? Usted no debe pasar todo su tiempo con nosotros, en su joven edad.

—No tengo ningún deseo de salir, madre mía, —respondió Snegurochka—. Estoy feliz aquí.

El carnaval llegó. Las calles estaban llenas de paseantes, con cantos desde la mañana temprano hasta tarde en la noche. Snegurochka, vio los festejos a través de los cristales de las ventanas poco congeladas. Vio … y, finalmente, no pudo resistir más, le dio a la vieja mujer, se puso el pequeño cabo, y salió a la calle para unirse a la multitud.

En el mismo pueblo vivía una joven llamada Kupava. Ella era una verdadera belleza, como las cejas oscuras como las alas del cuervo, piel blanca como la leche, labios arqueados y rojos como la sangre.

Un día, un rico comerciante paso por la ciudad. Su nombre era Mizgir, y él era joven y alto. Vio Kupava y a ella le gustó. Kupava no era nada tímida, era insolente y nunca rechazó una invitación a pasear.

Mizgir se detuvo en la aldea, llamado a todas las jóvenes, les dio los frutos secos y pan de especias, y bailó con Kupava. A partir de ese momento nunca abandonó la ciudad, y, debe decirse, pronto se convirtió en la amante de Kupava. Kupava se volvió la reina de la ciudad, paseándose en terciopelos y las sedas, sirviendo vinos dulces a los jóvenes y las doncellas de vida alegre.

El primer día que Snegurochka paseaba en la calle, conoció a Kupava, que presentó a todos sus amigos. A partir de entonces Snegurochka salió con más frecuencia y miró los otros jóvenes. Un niño, un pastor, le agradó. Se llamaba Lel. Snegurochka le gustaba demasiado, y se convirtieron en inseparables. Siempre que las chicas salían a pasear y cantar, Lel corría al isba de Snegurochka, toca en la ventana y le decía: —Snegurochka, querida, ven y únete a la danza.— Una vez que se presentaba, nunca salía de su lado.

Un día Mizgir llegó a la aldea mientras las doncellas bailaban en la calle. Se unió con Kupava e hizo reír a todos. Se dio cuenta de Snegurochka y ella le gustó, era tan pálida y tan bonita! A partir de entonces Kupava le pareció demasiado oscura y demasiado pesada. Pronto la encontró desagradable. Las peleas y escenas estallaron entre ellos y Mizgir dejó de verla.

Kupava estaba desolada, pero ¿qué podía hacer? Uno no puede por favor o por la fuerza revivir el pasado! Ella notó que Mizgir a menudo regresaron a la aldea e iba a la casa de los padres ancianos de Snegurochka. El rumor voló de que Mizgir que había pedido la mano de Snegurochka en matrimonio.

Cuando Kupava supo esto, su corazón se estremeció. Corrió al isba de Snegurochka, le reprochó, la insultó, la llamó víbora, una traidora, hizo una escena que había que obligarla largarse.

—Iré al zar!—, Gritó. —No voy a sufrir esta deshonra. No hay ninguna ley que permita que un hombre se comprometa con una doncella para luego tirarla a un lado como un trapo inútil! —

Así Kupava fue a la zar para pedir su ayuda contra Snegurochka, quien insistió había robado a su amante.

Zar Berendei gobernaba este reino, era un zar bueno y amable que amaba la verdad y velaba por todos sus súbditos. Escuchó Kupava y ordenó Snegurochka ante él.

Los enviados del Zar llegó a la aldea con una proclama ordenando Snegurochka a comparecer ante su señor.

—Buenos súbditos del Zar! Escucha bien y nos dicen donde vive la soltera Snegurochka. El Zar la cita a ella! Permita que se prepare a toda prisa! Si ella no viene por su voluntad, la llevaremos por la fuerza!

Los antiguos leñadores se llenaron de temor. Pero la palabra del zar era ley. Ellos ayudaron a hacer preparar a Snegurochka sus cosas y decidieron acompañara, para presentarse ante el zar.

Zar Berendei vivía en un palacio magnífico, con paredes de roble macizo y puertas de hierro forjado, una gran escalera condujo a grandes salas donde las alfombras de Bujara cubría el suelo y los guardias estaban en caftanes escarlata brillante, con ejes. Todo el amplio patio estaba lleno de gente.

Una vez dentro del suntuoso palacio, se quedó asombrado la pareja de ancianos y Snegurochka. Los techos y arcos cubiertos de pinturas, la placa precioso alineados en las estanterías, a lo largo de las paredes corrió bancos cubiertos con alfombras y brocados, y en estos bancos estaban sentados los boyardos con sombreros altos de piel de oso con adornos de oro. Los músicos tocaban música intrincada en sus tímpanos. En el otro extremo de la sala, el zar Berendei se mantenía erguido en su trono dorado y esculpidos. Alrededor de él había guardaespaldas en caftanes blanco como la nieve, manteniendo los ejes de plata.

La barba blanca del Zar Berendei era tan larga que caía hasta su cinturón. Su sombrero de piel era el más alto, su caftán de brocado precioso bordado con joyas y con oro.

Snegurochka estaba asustada, ella no se atrevía a dar un paso ni a levantar los ojos.

Zar Berendei le dijo: —Ven, doncella, acércate, Snegurochka. No tenga miedo, responde mis preguntas. ¿Tu cometisteis el pecado de separar dos amantes, después de que este robara el corazón de su amada Kupava? ¿Tu coqueteaste con él con la intención de casarse con él? Asegúrete de que me digas la verdad!

Snegurochka se acercó al Zar, hizo una profunda reverencia, se arrodilló ante él, y dijo la verdad, que no tenía la culpa, ni en el cuerpo, ni en alma, es cierto que el comerciante Mizgir la había pedido en matrimonio, pero ella se había negado a dar su la mano.

Zar Benendei Snegurochka tomó las manos para ayudar a levantarse, miró a los ojos y dijo: —Veo en tus ojos, niña hermosa, que dices la verdad, que esto en ninguna parte es tu culpa. Ir a casa ahora en paz y no te molestare!

Y el Zar deja salir a Snegurochka con sus padres adoptivos.

Cuando Kupava enteró de la decisión del Zar se volvió loca de dolor. Ella rasgó su sarafan, rompió su collar de perlas de su cuello blanco, corriendo de su isba y se tiró en el pozo.

Desde ese día, Snegurochka se puso más triste y más triste. Ya no salió a la calle a pasear, ni siquiera cuando Lel, le rogaba venir.

Mientras tanto, la primavera había regresado. El sol glorioso se elevó más y más, la nieve se derritió, brotó la hierba, los arbustos se puso en verde, los pájaros cantaban y hacían sus nidos. Pero cuanto más brillaba el sol, más pálida y triste Snegurochka se volvía.

Una bella mañana de primavera Lel llegó a pequeña ventana Snegurochka y le rogó a salir con él, sólo una vez, por un momento. Durante mucho tiempo Snegurochka se negó a escuchar, pero finalmente su corazón no pudo resistir los motivos Lel, y ella se fue con su amado hasta el extremo de la aldea.

—Lel, oh mi Lel, toca tu flauta para mí solo!—, pidió. Se puso de pie antes de Lel, apenas viva, con los pies hormigueo y ni una gota de sangre en su rostro pálido!

Lel sacó su flauta y comenzó a tocar la tonada favorita de Snegurochka.

Ella escuchó la canción, y las lágrimas rodaron de sus ojos. Entonces, sus pies se derritieron bajo ella, y ella cayó sobre la tierra húmeda, y de pronto desapareció.

Lel vio nada más que una ligera niebla que se elevaba donde había caído. Un vapor Rosa que desapareció lentamente en el cielo azul.

FIN


Referencia: Snegurochka, la doncella de nieve

[1] Snegurochka = doncella de nieve, los rusos se refieren en femenino al muñeco de nieve
[2] Isba = Casa rústica de madera, propia de algunos pueblos del Norte de Rusia y Siberia.