Animales en los cuentos de hadas (3) Simbolismo del búho y la lechuza

Su característica nocturna y rapaz ha tendido al igual que con el cuervo una connotación siniestra. Su aspecto de ojos grandes y plumas que parecen orejas o cuernos les da esa apariencia temida. Su aullar pronostica mal augurio, si el búho es blanco es señal de una pronta muerte. Si canta cuando hay un parto, el niño por nacer morirá a los pocos días.

En México al búho se le conoce como Tecolote o Teco derivada de la palabra nahuatl tecolotl, nombre dado en el folclore mexicano a las brujas y brujos que tienen la capacidad de transformarse búhos y lechuzas para velar el sueño de sus víctimas o poder agarrar niños mientras duermen, que sacrificaran luego a sus dioses. En los pueblos indigenas de México es considerado como signo de la muerte y de los malos presagios, representando a varios dioses principalmente del inframundo, destacando Chalchiutecélotl (Chalchiuhtecolotl – precioso pavo nocturno),  dios de la pestilencia y el misterio.

El demonio femenino Lilith está relacionado con los búhos, describir el grito de este demonio/vampiro de la antigüedad sólo es comparable con el canto del búho; así el búho paso a ser  una de las  formas que adoptaba el demonio. El búho, fue asociado por romanos y griegos con las Strix (Stryx), eran aves nocturnas legendarias asociadas a la mala suerte, que se alimentaban de la carne humana y la sangre. Las lamias griegas heredarían esta imagen y serían la base para los futuros vampiros europeos.

La imagen con la muerte y la mala suerte se mantiene en Chile, Argentina y en países tan distantes como Japón. En Rumanía su canto es signo de una pronta muerte y los romanos señalaban que ver volar de día a esta ave nocturna era señal de mala suerte. Pero pese a estas creencias muchas personas tienen y colocan en sus casa amuletos con apariencia de búhos para protegerlas de los maleficios. Es por tanto una imagen dual, temida y venerada; quizás un poco de que el fuego se puede detener con fuego.

En los cuentos las lechuzas (o los búhos) son el símbolo de sabiduría oculta, este era el animal sagrado de Atenea (Minerva) diosa de la inteligencia. Al igual que con el cuervo, los búhos y lechuzas traen señales de cambio, la muerte de los protagonistas de los cuentos de hadas son el símbolo del paso de un estado de conocimiento a otro más alto, igual el búho y la lechuza implican que se debe avanzar a un nuevo estado de conocimiento.

En la obra “La espada en la piedra” de Walt Disney (1963) basada en el cuento homónimo de T. H. White, Arquímedes, el búho sabio y cascarrabias del mago Merlín equilibra y muestra cordura ante las esperanzas a futuro de un Merlín moralizante sobre el niño Arturo que no tiene más aspiraciones en la vida que ser escudero. El búho es la inteligencia sensata que busca encontrar un equilibrio ante un futuro con muchos posibles caminos a elegir.

Tipos de magos (2) El druida.

Estos sacerdotes celtas estudiaron la naturaleza, internándose en los bosques europeos, estudiando la propiedades curativas de las plantas, el poder de transformarse en animales (hombres lobos y aves), como hablar con las bestias y convocar tormentas. Merlín era de este grupo de magos. El largo aprendizaje de un druida lleva muchos años, pasando por varios niveles, Ovidio o Vate serían los aspirantes; Bardo, el aprendiz; Druida, el mago, ya en este nivel puede tomar otro aprendiz y finalmente algunos superan a muchos en sus habilidades llegando a ser Archidruidas, que son maestros de maestros y presiden las reuniones importantes.

Incubos y Súcubos

Los demonios han estado presentes en todas las culturas, restos de antiguos dioses, representan a la enfermedad, los vicios, el hambre, la guerra y la muerte; su iconografía y clasificaciones varia según culturas y pueblos; pero rara vez tienen forma agradable. Destacan en este grupo los Íncubos (masculinos) y Súcubos (femeninos), que son espíritus demoniacos que buscan unirse sexualmente a mujeres y hombres respectivamente. Los mitos dicen que el mago Merlín tiene por padre a un íncubo que violó a una monja.

El Mago y/o Brujo

El Mago representa a un personaje igual de complejo, si es bueno se conoce como mago, en caso contrario, se le suele denominar brujo; su origen se encuentra en los hechiceros o médicos brujos que buscaron conocer los secretos de este mundo y los del más allá y servir de enlace entre ambos mundos, encontrando ayuda para sus logros en los seres elementales.

mago1.jpg

Otros explican sus poderes sobrenaturales como heredados de un padre o una madre (algún dios o diosa, hada o genio) que se enamoró de algún mortal. Existen muchos magos famosos en los cuentos, destacan en primer lugar Gandalf del “Señor de los Anillos” de J. R. R. Tolkien, el mago Ged-Gavilan que aparece en las “Cronicas de Terramar” de Ursula L. Le Guin; Harry Potter de J. K. Rowling es el más nuevo de este grupo de famosos, pero ninguno ha logrado superar en definitiva al poderoso Merlín de la corte del rey Arturo.

gandalf.jpg

harry_potter.jpg

merlin.jpg